'Lo que no son cuentas son cuentos'

Las morcillas de Rajoy y la frustración de Nadal

Las miradas de todos los asistentes no estaban en el nuevo equipo económico de Casado, que hizo mutis por el foro pese a que Nadal formó parte del núcleo duro del PP

Foto: Mariano Rajoy y Álvaro Nadal, en la presentación de su libro. (EFE)
Mariano Rajoy y Álvaro Nadal, en la presentación de su libro. (EFE)

"A ver cuánto se habla del contenido del libro y no de otras cosas después de la sesión de hoy", se preguntaba irónicamente el exministro Álvaro Nadal tras presentar 'Lo que no son cuentas son cuentos', su obra postrera tras dejar el Consejo de Ministros.

Tenía razón, las miradas de todos los asistentes no estaban en el nuevo equipo económico de Pablo Casado, que hizo mutis por el foro pese a que Nadal formó parte en los últimos 15 años del núcleo duro del PP en materia económica.

Quienes sí estaban, por el contrario, eran sus viejos compañeros de armas: Montoro, Bañez, Alonso, Ayllón, y, por supuesto, Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, que hizo de maestro de ceremonias. Incluso los exministros socialistas Miguel Sebastián y Valeriano Gómez no se perdieron el acto, como tampoco el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre, pero ni rastro del equipo de Casado. Mutis total.

El hecho de que Rajoy presentara al autor era una señal inequívoca, y no defraudó.

Reivindico su legado y dejó escrita una frase en el aire que debía tener algún destinatario: "Nadal es una persona preparada, algo de lo que deberían presumir algunos políticos". No dio más pistas, pero el ambiente de revancha no dejó de flotar por el recinto del espacio Abante, con una de las mejores vistas de Madrid.

Reivindicó su legado y dejó escrita una frase en el aire: "Nadal es una persona preparada, algo de lo que deberían presumir algunos políticos"

¿Y qué hizo Rajoy? Pues ni más ni menos que criticar veladamente a quienes llamó "demagogos" y "voluntaristas" que construyen falacias con sus programas electorales. "Conviene atender a las promesas, y ahora hay mucho cuento", dijo en tono críptico.

No quiso, sin embargo, hacer sangre, pero reivindicó el valor de la política "desde la independencia" para defender el interés general, no el particular.

Y esa es, precisamente, la percepción de Nadal, quien reconoció "frustración" tras abandonar el ministerio y la política activa, después de haber vivido los años más duros, y apasionantes, que casi acaban con el rescate de España por los hombres de negro de la UE.

¿Estará de acuerdo Casado? Nadie se lo pudo preguntar este miércoles. Ni a él ni a su equipo económico

Una circunstancia que, según Nadal, no se dio por tres razones. España era demasiado grande para caer, hubiera costado un billón de euros, el doble que el balance del FMI; el rescate hubiera supuesto una huida de los acreedores, lo que hubiera agravado los problemas, y, por último, no había consenso político.

Nadal, en todo caso, cree que lo más positivo es que hoy el euro es indestructible, de hecho, aseguró que nunca había visto un cuadro macroeconómico "tan sano" como el que luce hoy España.

¿Estará de acuerdo Casado? Nadie se lo pudo preguntar este miércoles. Ni a él ni a su equipo económico.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios