EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Una niña canaria de 11 años salva a su madre de morir atragantada

Llamó a su abuelo para avisar del problema y después siguió las instrucciones que el médico de urgencias le daba por teléfono

Foto: Los servicios de emergencias llevaron a la mujer a un hospital para someterla a una valoración médica (Foto: 112 Canarias)
Los servicios de emergencias llevaron a la mujer a un hospital para someterla a una valoración médica (Foto: 112 Canarias)

Una niña de sólo 11 años y que vive en Las Palmas de Gran Canaria ha sido capaz de salvar la vida de su madre. Ambas se encontraban en casa hace unos días cuando la menor se dio cuenta de que su madre se había atragantado al tomar un medicamento. Su primera decisión fue llamar por teléfono a su abuelo, quien alertó rápidamente al 112, pero aún tenía mucho que hacer.

Tal y como explica Canarias 7, desde el departamento de emergencias se dieron cuenta de que la situación era muy delicada por lo que pidieron al abuelo tanto la dirección del domicilio en el que se encontraba su nieta como un número de teléfono para contactar con ella y que fuera ayudando a su madre hasta que llegaran los servicios de urgencias.

El médico del Servicio de Urgencias Canario (SUC) llamó a la niña, que confirmó que su madre no podía respirar porque se había atragantado con una pastilla. Así que el doctor pidió a la menor que pusiera el teléfono en manos libres y que siguiera todas sus instrucciones hasta que llegara la ayuda hasta su casa.

La maniobra de Heimlich

Lo primero que tuvo que hacer la niña fue dar cinco golpes a su madre a la altura de los omoplatos con el talón de la palma de la mano y comprobar si había expulsado el medicamento. Como esa acción no surtió efecto, le pidió que ejecutara la maniobra de Heimlich, guiando a la pequeña para rodeara con sus brazos a su madre y efectuara presión en la boca del estómago.

Como los golpes a la altura de los omoplatos no surtieron efecto, el médico pidió a la niña que ejecutara la maniobra de Heimlich

Mientras la niña pedía a su madre que tosiera y repetía una y otra vez la maniobra, llegó la abuela al domicilio y recogió el testigo de la menor, siguiendo las instrucciones del médico del SUC. Finalmente lograron liberar a la mujer del objeto que le había provocado el atragantamiento y pudo respirar libremente.

Poco después llegaron los servicios sanitarios hasta el domicilio y certificaron que la mujer se encontraba en buenas condiciones. Pese a ello, decidieron trasladarla hasta el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria para someterla a una valoración médica. Se había salvado gracias a su hija.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios