"ES ESENCIA, NO ACCIDENTE"

El Gobierno se vuelca con Rubalcaba: "Es un político como pocos ha dado este país"

La ministra Celaá, que compartió momentos clave con el exvicepresidente del Ejecutivo, glosa su figura, un hombre que "siempre tuvo el estado en la cabeza: "Su lucha por vivir es la lucha de todos"

Foto: Alfredo Pérez Rubalcaba, exlíder del PSOE y exvicepresidente del Gobierno, el 3 de noviembre de 2016 en Zaragoza. (EFE)
Alfredo Pérez Rubalcaba, exlíder del PSOE y exvicepresidente del Gobierno, el 3 de noviembre de 2016 en Zaragoza. (EFE)

Quizá la de este viernes fuera una de las comparecencias más complicadas para la ministra portavoz. Para Isabel Celaá. Ella conoce desde hace años, muchos años, a Alfredo Pérez Rubalcaba, trabajaron juntos en políticas educativas, cooperaron en el final de ETA, él desde el Ministerio del Interior, ella desde el Ejecutivo vasco. Ambos compartían "amistad, principios", militancia. Y ella tenía que ser la voz del Gabinete de Pedro Sánchez en las que todos temen como horas finales del exvicepresidente y exlíder socialista, que "continúa luchando por su vida" tras sufrir un terrible infarto cerebral. "Un político como pocos ha dado este país".

Celaá comenzó a glosar la figura de Rubalcaba nada más tomar asiento en la rueda de prensa en la Moncloa. Le costaba seguir. Se la veía emocionada, rota. "Honrada, llena de respeto" hacia él. Quería dedicarle unas palabras —fueron seis minutos— desde la "misma sala, la misma mesa que él utilizó como portavoz de los Gobiernos socialistas de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero", "dos etapas cruciales en la historia de España de las que fue pieza clave".

A la ministra se le quebraba la voz. Tuvo entonces que coger aire, respirar profundamente poder continuar con su exposición, antes de mandar todo el "cariño y apoyo" del Gobierno a Pilar Goya, su mujer, y a su familia. "Es una persona excepcional. Poca gente hay tan rápida, tan veloz de mente, veloz en todo", elogió. Recordaba que siempre decía que en 1975, cuando era apenas un chaval, estuvo "a punto de batir el récord de los 100 metros lisos, y que lo tenía a su alcance". "Siempre ha tenido a su alcance los grandes objetivos y ha conseguido tantos. Alfredo es un político como pocos ha dado este país. Es esencia, no accidente".

"Es un hombre de Estado, siempre tuvo el Estado en su cabeza. Ha sido uno de los mejores intérpretes del socialismo español y europeo", señala Celaá


Celaá repasó los numerosos cargos de responsabilidad que Rubalcaba ha ejercido en una fecunda trayectoria política: ministro de Educación y Ciencia, portavoz del Ejecutivo y titular de la Presidencia, ministro del Interior, vicepresidente y de nuevo portavoz, candidato a la Moncloa, secretario general del PSOE. "Él es un hombre de Estado, siempre tuvo el Estado en su cabeza. Sin duda, ha sido uno de los mejores intérpretes de los valores del socialismo español y europeo. Es, ha sido, una persona capaz de diferenciar las políticas de un Gobierno de las políticas de Estado", aquellas en las que es necesario "aunar" a todos "en pos de un objetivo común". Y lo consiguió varias veces, continuó, gracias a su "perseverancia" y a su "inteligencia fina". Lo que más se recordará es su "esfuerzo común con todos los demócratas" para lograr el final de ETA. "Gracias a esa victoria de la democracia, a la que él contribuyó de manera muy esencial, este país vive en paz y en libertad. Dos legados que nunca podremos olvidar".

"Honrado hasta el final"

La ministra remarcó que ese final del terrorismo no fue "fruto de la casualidad", sino de su "tenacidad, reflexión y pragmatismo", siguiendo siempre "los dictados de la razón y nunca caminando por la crispación, ni por la política ineficiente, ni por el insulto", un subrayado que suele reivindicar Pedro Sánchez en sus discursos y mítines.

La ministra elogia su legado, sobre todo el final de ETA: "Su patrimonio político no se borra. Es indeleble. Deja entre nosotros una huella profunda"

"La lucha por vivir de Alfredo es la lucha de todos. Pocos hay que no le hayan estimado y respetado. Un buscador infatigable del acuerdo al que quería incorporar a todos", porque solo entendía la política de Estado, reseñó, si era en "beneficio de todos". Celaá rememoró asimismo cómo para el exministro la educación siempre fue un motor. Era su pasión en la política, y también en su trayectoria profesional —es profesor de Química Orgánica en la Complutense, puesto al que regresó tras dejar las riendas del PSOE, en 2014—. "Amaba la educación, estaba en el centro de la política, la que hacía de ascensor social, la que permitía que la economía se desarrollara, la que modificaba las sociedades. Era el eje del cambio".

El Gobierno se vuelca con Rubalcaba: "Es un político como pocos ha dado este país"

A Celaá le costaba utilizar aún el presente, porque ya es difícil asumir que sea posible una recuperación. Y aunque llevaba parte de su intervención en papel, se notaba que la hacía muy suya, que no era ficción. "Él fue, es honrado hasta el final. Lo contrario de cualquier elemento volátil. Deseamos profundamente que sea capaz de superar este trance. En todo caso, el patrimonio político que hemos tenido la fortuna de compartir no se borra. Es indeleble. Ha dejado entre nosotros una huella profunda que hoy, desde esta mesa de la Portavocía del Gobierno, es justo reconocer y admirar".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios