sin rastro de ella desde el 1 de mayo

La policía localiza sana y salva a Natalia Sánchez, la estudiante de Erasmus en París

El padre informa a la Guardia Civil de que la joven ha aparecido en buen estado y pide respeto para la familia

Foto: La chica hasta ahora desaparecida. (Twitter)
La chica hasta ahora desaparecida. (Twitter)

Natalia Sánchez Uribe, la joven mallorquina de 22 años desaparecida en París el pasado 1 de mayo, ha sido localizada sana y salva por la policía francesa. La chica se encuentra en un hospital de París para someterse a una inspección médica. Así se lo ha comunicado el padre de la joven a la Guardia Civil, que ha colaborado con las autoridades galas desde España.

La familia de la española —que se encontraba en París con una beca Erasmus— ha pedido a los medios que respeten la intimidad de la joven y que le den tiempo para volver a la normalidad y recuperar su vida, según ha difundido en Twitter la organización QSDGlobal, dedicada a ayudar a buscar a personas desaparecidas, que ha difundido desde el primer momento el caso de Natalia.

La chica había puesto unos enigmáticos mensajes en su cuenta de Facebook horas antes de desaparecer que, unidos a los comentarios de los amigos y de la familia de que Natalia tenía una personalidad asustadiza, desataron la alarma de los medios. Pocas horas antes de que la policía la localizara, su padre pidió que no se difundieran "datos o imágenes de sus redes sociales" y que se evitaran "hipótesis o especulaciones gratuitas", al tiempo que agradeció a los medios y a los ciudadanos interesados la "solidaridad" que estaban manifestando por el caso.

Natalia estudiaba en la Facultad de Economía y Empresa de la Autónoma de Barcelona y cursaba desde septiembre un programa Erasmus en la Escuela de Economía de la Universidad de la Sorbona. Le quedaban apenas dos semanas para terminar la beca y regresar a España. Como había concluido su contrato con el propietario del piso en el que residía, se estaba mudando a otro inmueble de unas amigas con objeto de pasar sus últimos días con ellas antes de volver a casa. La joven se encontraba sola en el piso, pues su compañera ya se había marchado, tan solo con una maleta, ya que el resto de sus pertenencias las había llevado a la vivienda de sus amigas.

La noche del miércoles, cuando aún dormía en su antiguo piso, su familia trató de localizarla sin éxito. Según una amiga suya, la chica había quedado con otra compañera para estudiar, pero finalmente no había acudido. El jueves por la mañana, el propietario del inmueble abrió la puerta y se encontró allí la maleta, pero ni rastro de la estudiante de Erasmus. No estaban tampoco su bolso, su ordenador portátil y su teléfono móvil, que fueron posteriormente encontrados por las autoridades francesas en un parque cercano. La Fiscalía de París abrió una investigación que asumió la Brigada de Represión de la Delincuencia a las Personas (BRDP, por sus siglas en francés), dentro de la Dirección de la Policía Judicial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios