ENCONTRADA EN BUEN ESTADO DE SALUD

La Fiscalía francesa descarta cualquier delito tras la desaparición de Natalia en París

La joven fue encontrada desorientada y aturdida hace días y trasladada al hospital sin documento de identificación; la denuncia de padres y amigos hizo a la policía gala sospechar que la española podía ser la chica hospitalizada

Foto: Fachada del edificio en la calle Paul Fort en el distrito 14 de París, donde se ubica la vivienda en que residía la estudiante española Natalia Sánchez Uribe. (EFE)
Fachada del edificio en la calle Paul Fort en el distrito 14 de París, donde se ubica la vivienda en que residía la estudiante española Natalia Sánchez Uribe. (EFE)

Fuentes de la Fiscalía francesa citadas por la prensa gala descartan la existencia de cualquier tipo de acción delictiva tras la desaparición de la joven española que estudiaba en París de Erasmus. El Ministerio Público tiene claro que la ausencia de la joven durante una semana no se debe a actuación criminal externa alguna, por lo que ha cesado automáticamente las diligencias de investigación que había puesto en marcha cuando los amigos de la chica, Natalia Sánchez Uribe, interpusieron una denuncia después de que los padres —que viven en Mallorca— trataran de localizar a su hija sin éxito durante todo el pasado 1 de mayo.

La familia mantiene el silencio sobre los motivos que llevaron a la chica a ausentarse tanto tiempo y cortar todo contacto con sus padres y amigos. El padre de la española se ha limitado a confirmar a la Guardia Civil, que colaboraba desde España con la policía francesa, que su hija ha sido encontrada sana y salva y en perfecto estado de salud, aunque algo desorientada. Lo mismo ratifican desde el Ministerio de Asuntos Exteriores español.

Desde el principio, la familia también ha pedido respeto por la intimidad de la joven y ha reclamado no dar importancia a los mensajes que Natalia publicó en las redes sociales los días previos y la jornada misma de su desaparición. La chica compartió, en concreto, un enigmático mensaje en Facebook. Poco antes de las seis de la mañana, colgó en su muro la nota que había puesto otro usuario de la red social. "Cuando tu salud mental es mala, date un descanso; no te hagas sentir culpable por cosas que no son tu culpa; no te sientas mal por comer mal, por no hacerlo como normalmente lo harías; eres humano; está bien luchar; cuídate y cuida tu mente; es importante", rezaba en inglés el texto, el penúltimo que la chica compartió antes de que su familia le perdiera el rastro.

La Fiscalía francesa descarta cualquier delito tras la desaparición de Natalia en París

Además del mencionado mensaje, publicó otro en la misma línea el pasado 28 de abril. "La vida es más fácil cuando sacas a la gente negativa de ella", aseguró en las redes sociales un día después de otro igualmente llamativo. "Deja que la gente te eche de menos; a veces te tienen por segura porque piensan que siempre estarás disponible; añórame cuando me haya ido", afirmó la chica, que nueve meses antes había colgado en la web Erasmusu un anuncio para buscar piso en el que decía que no le importaba compartir casa con desconocidos, que se había pasado un año trabajando en Londres y que no le gustaba vivir sola.

La policía francesa analizó todos estos mensajes junto al testimonio de los familiares y amigos, que revelaron que días antes de la desaparición la joven había confesado sentirse "agobiada", "sola" y "observada". A pesar de que dominaba perfectamente el inglés, pues estudiaba en ese idioma la carrera de Económicas en la Universidad Autónoma de Barcelona, lo cierto es que le estaba costando más de lo previsto el francés en el que se impartían las clases de la Escuela de Economía de la Soborna, en París, donde estudiaba con la citada beca Erasmus.

Los amigos de Natalia denunciaron su desaparición en la capital gala después de que la compañera con la que iba a vivir las dos últimas semanas de estancia en París desvelara que la mallorquina había dejado dos maletas en su nuevo piso, había vuelto a por la que le quedaba pero ya no había regresado. No estaban, en ninguna de las estancias, ni su bolso, ni su portátil ni su teléfono móvil, que fueron encontrados posteriormente por la policía francesa en un parque cercano a su facultad. También denunciaron la ausencia sus padres en paralelo ante el cuartel de la Guardia Civil en Mallorca.

La realidad es que la chica llevaba varios días hospitalizada tras ser encontrada algo aturdida y desorientada en la calle sin identificación por agentes de la policía francesa. Tras la denuncia de la desaparición interpuesta por sus amigos, la policía gala observó la posibilidad de que la joven encontrada sin filiación y trasladada al hospital fuera la española. De ahí que los funcionarios responsables de la investigación reclamaran a la Guardia Civil restos de ADN con objeto de compararlos con la chica y llamaran a los padres, que viajaron a la capital francesa con el fin de reconocer a su hija en el centro médico, como de hecho terminó ocurriendo.

De momento, la familia no ha salido a explicar lo sucedido porque, según fuentes cercanas a la misma, todos se encuentran muy superados por el estrés que han vivido estos días y se sienten incapaces de salir a hablar ante los medios. Las mismas fuentes aseguran que están preparando un comunicado con el fin de dar a conocer los detalles de lo sucedido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios