Por el intento de secuestro de otra joven

¿Por qué ha rebajado la justicia de 16 a 5 años la condena del Chicle?

Antes de explicarlo los jueces en la sentencia, dan un severo repaso a la fiscal del caso por haber solicitado una condena tan alejada de la legalidad

Foto: El Chicle en el banquillo por el rapto de otra joven. (EFE)
El Chicle en el banquillo por el rapto de otra joven. (EFE)

No se me escapa que todavía no se ha celebrado el juicio por la agresión sexual y posterior asesinato de Diana Quer. Será probablemente dentro de siete meses, en noviembre de este año, cuando José Enrique Abuín, alias El Chicle, se vuelva a sentar en el banquillo para responder por estos crímenes y, sin embargo, hay juristas que creen que el influjo (entiéndase de forma positiva) de Diana Quer es tan fuerte que ha servido para aumentar su reciente condena en 9 meses.

Pongámoslo todo en contexto: el 25 de diciembre de 2017, Abuín asaltó a una joven en Boiro y trató de introducirla en el maletero. En el juicio, que se celebró recientemente, la fiscal solicitó 16 años de prisión que se distribuyen de la siguiente manera:

  • Detención ilegal: 6 años.

  • Agresión sexual en grado de tentativa: 11 meses y 15 días.

  • Robo con violencia en grado de tentativa: 1 año y 11 meses.

  • Delito de amenazas: 2 años.

  • Delito de lesiones: 5 años.

En total, la representante del Ministerio Público pedía que El Chicle se pasase 16 años entre rejas. Sin embargo, los tres magistrados que dictaron sentencia establecieron que la pena solo debía ser de 5 años y un mes de prisión. ¿Por qué semejante rebaja? Antes de explicarlo los jueces en la sentencia, dan un severo repaso a la fiscal del caso por haber solicitado una condena tan alejada de la legalidad: "El fin de prevención de la pena, o la ejemplaridad de las condenas no se cumple tratando de sancionar más conductas que las realmente cometidas. Los jueces debemos aplicar la Ley sin estridencias, sin exhibicionismo y con rigor. Este rigor debería ser exigible no solo a jueces y tribunales, sino también al resto de operadores jurídicos porque los efectos perversos que produce esa falta de rigor son el de trasmitir a la sociedad una falsa imagen de impunidad y el de socavar la confianza de esta en los tribunales de justicia" (sic).

¿Por qué ha rebajado la justicia de 16 a 5 años la condena del Chicle?

Después de la filípica, los tres magistrados explican el porqué de su condena. Afirman que no hay tentativa de robo porque "alguien que necesita dinero no lo rechaza cuando se lo ofrecen (la joven de Boiro lo hizo durante el asalto). Y porque si solo quería llevarse el móvil, no hay explicación alguna para que también tratara de introducir a la víctima en el vehículo". Es decir, cuando el Chile abordó a la joven, su ánimo no era robar, sino otro. Por eso no es condenado a 1 año y 11 meses de cárcel.

Respecto al delito de lesiones, los magistrados recuerdan que el Código Penal exige para la condena un tratamiento médico de más de un día. En cuanto a las lesiones que sufrió la joven de Boiro durante el asalto, la sentencia afirma que para su curación requirieron "una primera asistencia facultativa y sin tratamiento quirúrgico. A la lesionada solo se le pautaron analgésicos durante 3 o 5 días". Pero es que, además, a la fiscal se le olvidó llamar a declarar al juicio al médico forense que evaluó esas lesiones, lo que es imprescindible.

Sí acudieron dos psicólogos que durante horas departieron sobre las gravísimas consecuencias mentales que la víctima padece: insomnio, se levanta por las noches a comprobar que las ventanas están cerradas, tiene miedo a salir sola a la calle… Su sufrimiento es incontestable y probablemente le acompañe durante años. ¿Y por qué no se ha tenido en cuenta? Porque debe ser un médico quien prescriba el tratamiento psicológico y en este caso durante el juicio la fiscal no aportó "testifical, documento o pericial que nos indique que el tratamiento psicológico recibido por la víctima haya sido prescrito por un médico". Por esta razón los cinco años del delito de lesiones, tanto físicas como psicológicas, se caen de golpe.

Otro de los delitos por los que no se condena al Chicle es el de amenazas, cuando le dijo eso de "te corto". Considera el tribunal que "las amenazas se profieren para forzar la privación de libertad de la víctima". Es decir, se incluyen (los abogados usan la expresión se subsume) dentro del delito de detención ilegal. Por tanto, de un plumazo se esfuman otros dos años más de cárcel.

Estas son las razones por las que al Chicle le han condenado tan solo por dos de los cinco delitos que solicitaba la representante del Ministerio Público. Estos son, detención ilegal y tentativa de violación. No hay duda de que la retuvo y trató de introducirla en el maletero. Las pruebas son sólidas. Lo que no termina de estar claro para algunos juristas es la agresión sexual. Afirma el tribunal que la única explicación lógica para obligarla a meterse dentro del maletero es "trasladarla a otro lugar para agredirla sexualmente". Y sin duda es cierto, pero hay juristas que opinan que, además de esta posibilidad, hay otras y proponen el siguiente ejercicio: si por un momento borramos de la cabeza el nombre del acusado: ya no es el Chicle, es otro, y también olvidamos que está acusado de asaltar a Diana Quer, meterla en el maletero, agredirla sexualmente en una nave aislada y asesinarla para que no le delatase, ¿quién dice que no podía tratarse, por ejemplo, de un secuestro exprés o que su intención era asesinarla en un lugar donde nadie le viera? Lo que hace que esté claro cuál era el ánimo verdadero de José Enrique Abuín, la agresión sexual, es Diana Quer. La joven, sin que su caso haya sido juzgado, ya ha logrado que le aumenten la condena en nueve meses y lo que le queda: prisión permanente revisable.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios