LA FORMACIÓN DE OTEGI LOGRA 15.000 VOTOS MÁS

El norte de Navarra habla 'abertzale': Alsasua y el "voto útil nacionalista" impulsan a Bildu

La antigua Batasuna duplica el número de municipios en los que se impone, al pasar de ganar en 32 localidades a 73. La sentencia de Alsasua "ha influido muchísimo a la hora de votar"

Foto: Un hombre pasa por delante de una puerta con una pintada con el símbolo de ETA que pide amnistía y libertad en Lesaka. (J. M. A.)
Un hombre pasa por delante de una puerta con una pintada con el símbolo de ETA que pide "amnistía" y "libertad" en Lesaka. (J. M. A.)

“Hemos estado abandonados de la mano de Dios durante muchos años. UPN nos ha tratado como ciudadanos de segunda. ¿Qué esperas?”. El comentario en cuestión procede de las calles de Lesaka, un pequeño municipio de Navarra de 2.700 habitantes, pero esta aseveración que encierra una profunda carga de crítica bien podría escucharse en una de las localidades que forman parte del norte de la comunidad foral, donde las urnas hablan el idioma nacionalista. De no ser por el tono que utiliza, del sentido literal de la frase bien podría interpretarse que este vecino se siente molesto por, en cierto modo, tener que justificar el color político de la localidad, como si tuviera que pedir perdón por el sentido del voto.

Pero no es así. Con sus palabras, quiere dejar sentado que este municipio respira nacionalismo de forma natural, al igual que el corredor del norte de Navarra, configurado históricamente como un coto privado del PNV y de la izquierda ‘abertzale’. El dominio nacionalista en el área limítrofe con el País Vasco y Francia es una realidad asentada que no extraña. Como tampoco lo es, al menos de 'puertas para adentro', que Lesaka haya sido una de las localidades bajo control ‘jeltzale’ que en las elecciones generales haya dado el triunfo a EH Bildu.

Es cuestión, en esencia, de cálculos. Por resultados. La experiencia electoral dice que Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra, tiene 'a priori' la puerta cerrada a uno de los cinco escaños al Congreso de los Diputados que están en juego por la comunidad foral en las elecciones generales, mientras que para EH Bildu está entreabierta. Por ello, y más si cabe con la amenaza 'real' en estos comicios del triunfo del 'trifachito' —palabra que se ha impuesto en el vocabulario nacionalista para aludir a PP, Ciudadanos y Vox—, el denominado voto útil parece haberse orientado de un mayor modo hacia la coalición ‘abertzale’. Es el peso del 'voto útil nacionalista'.

Bildu coge 'prestados' votos de Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra, en las generales, al tener más posibilidades de lograr un escaño al Congreso

“Bildu coge prestados votos de Geroa Bai en estas elecciones”. Quien habla, Jon, es de los que han cambiado de papeleta el 28-A. Oier, por su parte, hacía mucho tiempo que no acudía al colegio electoral en unas generales. Ellos, con el sentido de su voto, con su actitud, han contribuido a que EH Bildu haya más que duplicado el número de municipios en los que se ha impuesto en las elecciones generales. De ser la lista más votada en 32 localidades en 2016 ha pasado a ser la fuerza mayoritaria en 73 municipios, la inmensa mayoría, núcleos de la parte alta de Navarra.

En su conjunto, la antigua Batasuna ha logrado 46.640 votos, 15.000 más que en 2016 —ha pasado de recabar el 9,36% al 12,77%—, impulsada por la alta participación. Por su parte, Geroa Bai, el partido de la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, también ha experimentado un crecimiento al hilo de la mayor movilización ciudadana, si bien no ha obtenido ni la mitad de los sufragios logrados por EH Bildu —ha conseguido 22.150 votos, apenas el 6% del total, situándose como quinta fuerza política en la comunidad foral—. “Si el PSOE logró captar el voto útil en las elecciones generales que auparon a Zapatero, en estos comicios el PNV y Bildu han sabido decir ‘nosotros somos el voto útil”, subraya el profesor de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco Rafa Leonisio para explicar esta mayor movilización de la izquierda en Navarra.

Pintada en las calles de Bera. (J. M. A.)
Pintada en las calles de Bera. (J. M. A.)

En todo caso, si se habla en términos de efectividad, el notable ascenso experimentado por EH Bildu no le ha servido tampoco para lograr el anhelado escaño. Situada como cuarta fuerza en el conjunto de Navarra, la coalición ‘abertzale’ estuvo en la lucha hasta el final en dura pugna con el PSN, que le arrebató el asiento por 408 votos, a expensas del recuento del voto extranjero —aunque no parece que vaya a cambiar la situación—. No se ha logrado representación en el Congreso, pero EH Bildu valora como exitosos los resultados del 28-A, ya que considera que el crecimiento experimentado sienta las bases para ganar peso institucional en las trascendentales elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo. Pero esa va a ser otra batalla, a tenor del sentir de la calle. “Estoy convencido de que el efecto de Bildu de las generales no será tan grande en las municipales”. Palabra de Jon. En su caso, volverá a la esencia de su voto.

En todo caso, sin anticiparse al futuro, que dirá si este ascenso es coyuntural o no, el presente dice lo que dice: que en la zona norte de Navarra, donde el euskera se impone en el día a día de los ciudadanos, se habla más si cabe 'abertzale' tras el 28-A. En algunos municipios del norte donde en 2016 se habló mayoritariamente en el idioma de Podemos, que se aprovechó de la ola en la que estaba subido el partido de Pablo Iglesias en el conjunto de España, hoy se impone con autoridad el lenguaje de EH Bildu. Y hay diferentes motivos que explican su notable crecimiento, según se escucha a pie de calle. Ha habido trasvase de voto nacionalista, pero también una mayor movilización del propio electorado ‘abertzale’. La antigua Batasuna, ante la amenaza de la derecha en España, ha sido capaz de movilizar a unas bases que, históricamente, no han comulgado con las elecciones generales —de hecho, ni siquiera la propia izquierda ‘abertzale’ ha prestado interés a su presencia en Madrid hasta hace bien poco—.

Pero hay otro tercer factor muy importante. Alsasua. La condena a ochos jóvenes de este municipio a penas de entre dos y 13 años de cárcel por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en octubre de 2016 y la estratégica decisión de EH Bildu de poner al frente de la candidatura al Congreso por Navarra a la madre de uno de los condenados han incrementado los votos a la coalición ‘abertzale’ a modo de solidaridad con los condenados y de protesta por la decisión de la Audiencia Nacional, que ha indignado al mundo nacionalista.

Bera, el municipio situado más al norte de Navarra, junto a la frontera guipuzcoana, está a un centenar de kilómetros de distancia de Alsasua, pero Javi —nombre ficticio, porque no quiere identificarse— ha votado con los pies puestos en esta localidad. Y como él, asegura, otros tantos vecinos de esta población de 3.760 habitantes gobernada por EH Bildu, que ha visto cómo sus apoyos se han incrementado un significativo 52% en estas elecciones generales con respecto a las anteriores. “Alsasua, sin duda, ha influido muchísimo a la hora de votar”, asegura. Bera, al igual que “el resto de municipios” del norte de la comunidad foral, está “muy sensibilizada” con la “vergonzante” sentencia de la Audiencia Nacional y, de hecho, “muchos vecinos” han acudido a las diferentes movilizaciones convocadas en los últimos dos años largos en Alsasua y Pamplona para denunciar la condena impuesta a los ocho jóvenes. Alsasua, según se coincide en resaltar de forma generalizada, ha estado muy presente en todo el corredor norte navarro a la hora de acudir a las urnas. El ‘efecto Alsasua’ se ha dejado notar en este propio municipio, gobernado por Geroa Bai, donde EH Bildu se ha impuesto tras casi duplicar los apoyos recibidos en relación a 2016: ha logrado 1.115 votos, el 26,85% del total.

El 'efecto Alsasua' se ha dejado notar en el propio municipio, gobernado por Geroa Bai, donde Bildu se ha impuesto tras casi duplicar los apoyos recibidos

En Bera, todavía permanecen en pie los carteles electorales de EH Bildu con el rostro de su cabeza de lista al Congreso, Isabel Pozueta, la madre de Adur Ramírez de Alda, sobre el que ha recaído una de las mayores penas por el caso Alsasua, al ser condenado a 12 años de prisión por un delito de atentado a los agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones y tres delitos de lesiones con el agravante de abuso de superioridad y discriminación. A escasos metros de un panel que pide el voto para la coalición 'abertzale', llevó hace unos días su campaña electoral Navarra Suma, la coalición integrada por UPN, PP y Ciudadanos.

Carteles de Bildu con la candidata al Congreso por Navarra, Isabel Pozueta, en Bera. (J. M. A.)
Carteles de Bildu con la candidata al Congreso por Navarra, Isabel Pozueta, en Bera. (J. M. A.)

“Ya está bien de tratar de enfrentar a los navarros, ya está bien de imponernos la uniformidad del pensamiento único nacionalista. El nacionalismo vasco cree que el norte de nuestra tierra les pertenece. Vamos a romper la espiral de silencio impuesta por el nacionalismo. Es imperdonable que haya gente que vive con miedo a expresar sus ideas en libertad”, clamó el número uno de la lista, Sergio Sayas. Lo que es “imperdonable”, replica un ciudadano de esta localidad, es que UPN se haya aliado con el partido de Albert Rivera, una formación de “marcado carácter antiforalista” que “quiere cargarse el convenio [económico] navarro”.

Ha habido alianzas anteriores entre UPN y el PP, su socio histórico, pero este vecino considera que en esta ocasión la formación liderada por Javier Esparza ha atravesado una línea roja. “¿Pero cómo se puede ir de la mano de alguien que quiere cargarse lo que es propio de Navarra?”, censura. La coalición que lidera el partido regionalista ha ganado las elecciones generales, si bien ha perdido cerca de 20.000 votos respecto de los apoyos que las tres fuerzas obtuvieron en 2016. “Ha habido mucha gente que no es nacionalista que ha dado su voto al PSN porque no acepta esta alianza”.

Es mayoritario el sentir de que el mapa político del 26-M va a ser "muy diferente" al surgido del 28-A. "No creo que EH Bildu gane en tantos municipios"

Así lo consideran, entre otros, dos jubilados que apuran un vino junto a la puerta de un bar de Lesaka. A escasos metros, una pintada en una puerta reclama en euskera “amnistía y libertad” junto al símbolo de ETA. Es uno de los numerosos vestigios de la banda terrorista que aún persisten en el corredor norte de Navarra. Lo que sí ha desaparecido en términos generales son los carteles electorales de la cita con las urnas de este domingo. Da la sensación de que el municipio ha enterrado las elecciones generales a expensas de que la campaña regrese en apenas dos semanas. También la cercana Etxalar, donde la plataforma local Herri Taldea gobierna con mayoría absoluta dentro de un ayuntamiento en el que EH Bildu tiene uno de los siete concejales, parece haberse olvidado de las elecciones generales, en las que la coalición 'abertzale' ha desbancado a Podemos como primera fuerza. Tan solo unos carteles llamando al pasado Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) 'abertzale' rompe el silencio político visual de un entorno del que disfrutan numerosos ciudadanos franceses atraídos por la belleza de sus parajes.

Se impone la calma a la espera de la inminente batalla electoral, en la que, según consideran algunos vecinos de esta franja norte de Navarra, EH Bildu lo va a tener difícil para volver a imponerse en los 73 municipios en los que ha ganado en estos comicios. Como tampoco lo tendrá fácil el PSN para ser la fuerza mayoritaria en las 54 localidades en las que ha sido la lista más votada —41 más que en 2016—, entre ellas alguna gobernada por Bildu, como Tafalla. Es mayoritario el sentir de que el mapa político del 26-M va a ser “muy diferente” al que ha salido del 28-A. “No creo que Bildu gane en tantos municipios”, remarca uno de los dos jubilados tras finiquitar el vino. “Ya veremos qué pasa”, contesta su compañero de poteo antes de emprender camino a otra taberna.

"En estas elecciones, hemos realizado un gran despliegue para estimular el voto de cara a las municipales y al Gobierno de Navarra", admite Bildu

En cuestión de días, se disiparán las dudas y se verá si el viento de cola favorece a la coalición ‘abertzale’. "En estas elecciones, hemos realizado un gran despliegue para estimular el voto de cara a las municipales y al Gobierno de Navarra", reconocen fuentes de EH Bildu. De hecho, los cuatro escaños logrados en el País Vasco han superado las expectativas de la formación liderada por Arnaldo Otegi, que preveía tres asientos en el Congreso al inicio de la campaña. Una de las grandes prioridades de cara al 26-M es la de retener el Gobierno foral, que esta legislatura ha estado sustentado en el cuatripartito integrado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra. Para ello, confía en que la alianza de UPN con Ciudadanos pase factura a la formación regionalista. De momento, a nivel municipal, EH Bildu tiene garantizadas 16 alcaldías en Navarra, por ser la única fuerza que ha presentado candidatura. En su conjunto, 48 de las 272 localidades que componen la comunidad foral ya conocen a sus alcaldes por la presencia de una única lista electoral, de las que 28 corresponden a agrupaciones electorales independientes, tres al PSE y una a Navarra Suma.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios