LA CARA B DEL REFERÉNDUM

Hablan los votantes del 1-O: "Me acuerdo del ruido de las porras cuando abrían cabezas"

Este martes comenzó el turno de los votantes del 1-O, los que vivieron esa jornada de forma diametralmente opuesta a la que relataron los policías

Foto: Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona el 1 de octubre de 2017. (EFE)
Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona el 1 de octubre de 2017. (EFE)

El juicio del 'procés' pasa a la cara B. Este martes comenzó el turno de los votantes del 1-O, los que vivieron esa jornada de forma diametralmente opuesta a la que relataron los policías citados por la Fiscalía. "Recibí un golpe en la cara, se me rompieron las gafas", "arrastraban a la gente", "la pegaban", "vi llorar, yo lloré", "entraron con porras"... La mayoría acabó votando y admitió ante el tribunal que su protesta en los colegios estaba destinada a evitar la acción de la policía. El teniente de alcalde de Sabadell reconoció incluso que se guardó material electoral en dependencias municipales, mientras que uno de los testigos se emocionó al recordar cómo cargaron contra sus vecinos: "Vi mucha sangre".

Uno tras otro fueron describiendo escenas violentas. "Los primeros no llevaban ni casco ni escudo. Entraron directamente hacia la gente. Levantamos las manos y decíamos que éramos gente de paz y que queríamos votar y la Guardia Civil sin aviso y sin decir nada entró a saco. Si alguien se caía al suelo, no importaba mucho". "Llegaron otros agentes a apalearnos, nos pegaban en la cabeza sin ningún problema. Se pusieron en formación, nos pegaban en la barriga, el hígado, las partes bajas y según caían de dolor les abrían la cabeza. Me acuerdo del ruido de las porras cuando abrían las cabezas. Vi a gente amiga íntima, a los carniceros del pueblo, a amigos, pasteleros, pescadores". "Un agente me pego directamente en la mano derecha, de ahí mi lesión en el dedo índice de la mano derecha. Luego recibí un puñetazo directo en la cara de un sargento, que me tuvieron que dar puntos porque me hizo una brecha en el entrecejo".

Además de la supuesta violencia policial, otro de los puntos de encuentro fue la importancia que para los citados tuvo ese día. "Era una jornada de ilusión", "fue el voto más importante de mi vida", explicaron algunos. Y también coincidieron en la impresión que les produjo ver lo que sucedía a personas conocidas. "Vi salir volando al tío Juanito, que llevaba una chamarreta del Barça", detalló uno de ellos. El quinto testigo lo personalizó todavía más: no era "masa", eran personas con cabezas ensangrentadas. "Vi sangrar a Miquel Angel", "vi a Lope siendo apaleado", "vi a mi primo Xavi"..

El primero en llegar aseguró por su parte que no esperaba "esa violencia". "Nos separaron por la fuerza, hicieron dos bloques. Quedé delante de la puerta. Empezaron a sacar gente, estábamos ejerciendo un gesto de protesta y manifestación, me cogieron dos policías y me llevaron al otro lado. Allí pude ver cosas que nunca hubiera imaginado: golpes, gente cogiéndola por el pelo. Escenas realmente..... Había gestos bastante violentos. no me lo esperaba". Se refería al colegio Nostra Llar, en Sabadell.

"Pude ver incluso a una abuelita a la que levantaba la policía", aseguró la segunda votante, pañuelo amarillo al cuello. Relató que cuando esto sucedió en el mencionado, la gente "estaba sentada, con la manos levantadas diciendo 'votarem, votarem'". Mientras tanto, según su testimonio, los agentes se llevaron en una bolsa de basura material escolar como juguetes y disfraces. "Los mossos estaban auxiliando a los heridos", explicó. También se refirió a la 'resistencia' durante el fin de semana, las actividades que desarrollaron "para aguantar". "Decidimos que haciendo actividades manifestábamos nuestro derecho al voto".

El exalcalde de Sabadell, Juli Fernández, también compareció en calidad de votante. "La calle estaba cortada de tanta gente que iba a votar. Llegaron unidades de la policía". "Delante de mí sacaron a un hombre con puñetazos en la espalda. Recibí un golpe en la mejilla izquierda, mis gafas saltaron y caí al suelo. Me dieron un par de patadas, se me rompió la chaqueta, las gafas, el bolso...", relató. "Arrastraban a la gente como si fueran maletas, deja una huella que se manifiesta de diferentes maneras", continuó. En su declaración, se refirió a 'extrañas' incautaciones de material por parte de los agentes: vio cómo se llevaban recortables y "comida para celíacos", denunciando incluso "vulneraciones de derechos".

Pero Fernández no fue el único político que compareció este martes. La alcaldesa de Sant Esteve Sesrovires, Carmen Rallo, también acudió al Supremo para explicar cómo votó el 1-O. "Entraron a presión, vi que golpeaban a un vecino en la cabeza con una porra", aseguró. Ante las preguntas de las acusaciones, que pusieron el foco en si el Gobierno le notificó la prohibición de ceder locales para el referéndum ilegal, Rallo se escudó en que le fallaba la memoria. "Recibí varias comunicaciones esos días, pero no recuerdo".

Las declaraciones de algunos de los testigos llegaron a tal punto que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, tuvo que pararles los pies. "Se puso encima de los vecinos un helicóptero a muy baja altura subiendo y bajando muchas veces como indicando 'hemos llegado aquí'", lanzó Marc Puigtió, alcalde de Sant Julià de Ramis. Pero el juez no dejó que continuara: "Mire, yo le escucho con sumo interés, pero cuando interpreta, son valoraciones personales de las que debe prescindir". La interrupción cogió a pie cambiado al abogado de Junqueras, Andreu Van Den Eynde, que dudó al plantear la siguiente pregunta: "Estoy pensando", dijo ante la insistencia del magistrado. "Eso hay que traerlo pensado de casa", respondió entonces Marchena con ironía. El resto de abogados sonrieron ante la pulla, pero a Van den Eynde no le hizo gracia: "Quiero recobrar un poco la serenidad para poder ejercer la función de defensa". Lejos de entrar al trapo, el juez optó por tenderle la mano: "Recobre la serenidad y formule una pregunta".

El contrainterrogatorio de la Fiscalía

La sesión sirvió también para comprobar cómo se desarrollaba el contrainterrogatorio del Ministerio Público. El fiscal Fidel Cadenas incidió en si, pese a la actuación policial, se pudo o no votar, en si hubo insultos o amenazas a los agentes. El que abrió la ronda de la mañana se pensó este último punto: "Mmmmm. Yo creo que sí, pero fue fruto de la indignación, nos estaban agrediendo". No fue el único. Tras el primer receso de la mañana, otro de los testigos reconoció también que hubo insultos a los agentes, pero los justificó diciendo que les "estaban pegando" y quizá alguno se les "escapó".

Hubo también continuas referencias al censo universal, al lanzamiento de objetos y a si eran conscientes de que la votación se había prohibido. "¿Sabía que existían resoluciones del Tribunal Constitucional y un auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que prohibía la votación por ilegal?", preguntó una y otra vez la Fiscalía. Pero no todos los testigos respondieron con un sí o un no: "No estoy muy al caso, pero creo que impedía al Govern hacer acciones, yo solo fui a votar", llegó a decir uno de ellos.

El director del Servicio Catalán de Salud

Por la tarde compareció también David Elvira, director del Servicio Catalán de Salud el 1-O. "Las personas atendidas registradas fueron 1.066: 991 el 1 de octubre y 75 entre el 2 y el 4 de octubre, entre ellos 13 agentes de la autoridad", aseguró ante el tribunal. "La mayoría de personas fueron atendidas por contusiones. 78% hombres y 32% mujeres. La mitad de los heridos tenía entre 41 y 65. Hubo cinco casos graves registrados: traumatismos craneales que habían dado algunas crisis hipertensivas, alguna afectación a un glóbulo ocular y un infarto", detalló.

La Fiscalía centró entonces sus preguntas en si se contabilizó a las personas atendidas por el servicio médico de la Guardia Civil o Policía Nacional, ante la que la respuesta del testigo no dejó lugar a dudas: "No". En la misma línea, la Abogacía del Estado se centró en el título que llevaba su informe médico: 'Pacientes atendidos a consecuencias de las cargas de los cuerpos policiales del Estado'. Ante semejante encabezamiento, Elvira trató de justificarse: "La denominación que se utilizó era la que correspondía a las actuaciones policiales del 1 de octubre".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios