Era de alquiler

"Mi papá tiene un coche nuevo": la frase que llevó hasta el asesino de Tenerife

Ahora ha quedado bajo la tutela provisional del Gobierno de Canarias, aunque el magistrado ha autorizado a que el pequeño sea visitado por un sacerdote alemán

Foto: A prisión el detenido por la muerte de su mujer y su hijo en Tenerife. (EFE)
A prisión el detenido por la muerte de su mujer y su hijo en Tenerife. (EFE)

Esta frase, aparentemente anodina, pronunciada por el pequeño Jonas de 6 años fue clave para la detención de Thomas, su padre. El contexto es el siguiente: el niño, tras escapar de la cueva en la que vio cómo su padre golpeaba salvajemente a su madre, Silvia, y a su hermano, Jacob, de 10 años, y tras vagar durante horas por el monte, llegó a una zona habitada. La primera en atenderlo fue Rosi: "Venía asustado, sin dejar de mirar para atrás. Yo le preguntaba por su padre y su madre, pero el pequeño solo hablaba alemán y yo no lo entendía". Fue Annelies, una mujer holandesa alta y rubia que reside cerca, quien logró comunicarse con él: "Me dijo que su padre los llevó de paseo al monte. Habían preparado bocadillos para hacer un picnic. En un momento dado les avisó de que había escondido regalos de Pascua en una cueva para darles una sorpresa y así consiguió engañarles y meterlos dentro. Ahí es donde dice que ve como su padre comienza a pegar a su madre". Annalies no quiere entrar en los detalles de la agresión y salta el episodio para continuar su relato: "Con la Policía Local lo montamos en un coche y tratamos de buscar la casa de su padre y de su madre, pero es muy pequeño y como llevaba pocos días en la isla no se orientaba".

Finalmente fue la Guardia Civil la que tomó las riendas del asunto y este punto es clave. Una psicóloga del cuerpo hizo un trabajo sobresaliente para lograr extraer del menor, con todo el tacto, la información necesaria. Tras ganarse su confianza, Jonas le dijo: "Al entrar en la cueva mi padre pegó un manotazo a mi madre y ella se cayó al suelo. Entonces mi hermano se tiró sobre mi padre para evitar que le pegase más. Mi padre le dio una patada para apartarle y mientras mi madre se levantó del suelo y él la volvió a golpear…". Comenzó así a describir la agresión, pero lo verdaderamente nuclear era localizar a Thomas Hadrick, el padre y la cueva. Se rastrearon las bases policiales para dar con su domicilio, pero como llevaba pocos meses residiendo en la isla, no localizaron ningún dato que les permitiese obtener su dirección: ni denuncias, ni multas, ni se había empadronado. "¿Cómo os llevó tu padre hasta el monte? ¿Fuisteis todo el rato caminando?", preguntó la psicóloga. "En coche", respondió el niño. "¿Cómo es ese coche? ¿Te acuerdas?", insistió ella. "No sé, oscuro, era un coche nuevo", contestó el pequeño Jonas.

Esa respuesta provocó una inmediata reacción de los investigadores de la Guardia Civil: llamar a las empresas de alquiler de vehículos de la isla, comenzando por las del aeropuerto, para rastrear el nombre de Thomas Hadrick. Si el vehículo era nuevo, y como parecía, había planificado la agresión, quizá había alquilado el auto para la ocasión.

Si el vehículo era nuevo, y como parecía, había planificado la agresión, quizá había alquilado el auto para la ocasión

¡Bingo! Minutos después los agentes averiguaron que lo había alquilado en la empresa Proa Rent a Car del aeropuerto Reina Sofía de Tenerife Sur. Fue un empleado el que revisó la ficha y facilitó a los agentes la dirección de Thomas. Dos guardias se presentaron en su casa y lo encontraron durmiendo en el sofá. En su rostro y en sus brazos eran visibles lesiones y arañazos. Además, se mostró arisco y casi violento y negó en todo momento saber cuál era el paradero de su mujer y sus hijos. Afirmó que al estar cansado, él había regresado a casa, mientras el resto de su familia había seguido caminando por el monte. La versión era increíble e inmediatamente le pusieron las esposas. Desde entonces se ha negado a colaborar. Había urgencia por encontrar a Silvia y a Jacob, pero a pesar de la insistencia de las preguntas se encerró en su silencio y no quiso explicar dónde estaba la cueva que había descrito su hijo Jonas.

Ante el juez que encabeza la instrucción también permaneció en silencio y se negó a responder a sus preguntas. Solo abrió la boca para decir que necesitaba tomar su medicación y que la tenía en su casa. El magistrado ordenó entonces un inmediato registro en el domicilio para saber qué medicación era de la que hablaba y si la tenía prescrita por un médico para entonces permitirle tomarla. Por lo demás, después del testimonio del menor y de que la autopsia preliminar haya determinado que mujer e hijo murieron como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos provocados por golpes de una piedra, el juez lo ha enviado a prisión provisional acusado de doble asesinato, por la muerte de su mujer Silvia y su hijo Jacob, y de tentativa de homicidio de su hijo Jonas que logró huir.

"Mi papá tiene un coche nuevo": la frase que llevó hasta el asesino de Tenerife

A pesar de su corta edad, el menor superviviente ha hecho la siguiente reflexión: "Más vale la vida que unos regalos de Pascua". Ahora ha quedado bajo la tutela provisional del Gobierno de Canarias, aunque el magistrado ha autorizado a que el pequeño sea visitado por un sacerdote alemán, al parecer autorizado por la familia, y si en los próximos días se verifica su capacidad como tutor, permitirá que quede a su cargo.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios