la guardia civil halló los cadáveres en Adeje

“Mi papá pegaba a mi madre. Había mucha sangre”: el drama de un niño de 5 años

El padre, detenido, ha contado que salió a pasear con su mujer y sus hijos y que en un momento dado se sintió cansado y se fue a casa mientras ellos siguieron por el monte

Foto: Un amplio dispositivo estuvo durante horas buscando los dos cuerpos. (EFE)
Un amplio dispositivo estuvo durante horas buscando los dos cuerpos. (EFE)

"Mein Vater schlug meine Mutter". Son las palabras que utilizó Jonas, el pequeño de cinco años que apareció el pasado lunes en las inmediaciones de la localidad tinerfeña de Adeje, entre los barrancos del Infierno y del Burro, cuando unos senderistas le encontraron rebozado de tierra y llorando. Eran las 16.30 de este martes.

Los montañeros no entendían alemán, por lo que se acercaron con el niño a una zona de unas pocas casas de nombre La Quinta-Taucho. Allí una vecina trató de hablar con él, pero tampoco entendía alemán: “Venía nervioso, mirando todo el rato hacia atrás”. La mujer le preguntó por sus padres, pero como Jonas no sabía responder en castellano, a la mujer se le ocurrió la idea de llamar a un amigo suyo que sabía el idioma: “Tengo un amigo alemán. Le llamé para que hablasen los dos y ahí fue cuando le dijo que su padre había pegado a su madre y que había mucha sangre”. Llamaron rápidamente a la Policía Local y a la Guardia Civil a última hora de la tarde y le trasladaron hasta la comandancia.

“Mi papá pegaba a mi madre. Había mucha sangre”: el drama de un niño de 5 años

Los agentes pusieron una traductora a disposición del pequeño y poco a poco, con mucho tacto, entre ella y los funcionarios fueron calmando al menor, que comenzó a contar lo que había ocurrido antes de ser hallado en pleno monte. "Mi papá estaba pegando a mi madre", tradujo la intérprete. El niño dijo también que él, su hermano Jacob (10 años) y su madre Silvia (39 años) llevaban unas horas en la isla. Habían acudido a visitar a su padre, que vive solo. Una vez aquí, el pasado lunes por la tarde, salieron a pasear por el monte los cuatro miembros de la familia, agregó el niño.

En un momento dado, continuó, todos entraron en una cueva y, una vez en el interior, el padre comenzó a golpear con violencia a la madre, que trató de defenderse sin éxito. Según el testimonio que ofreció el pequeño, tanto él como su hermano comenzaron entonces a llorar y a gritar porque había "mucha sangre". Jacob, prosiguió el niño, trató de ayudar a su madre, pero en ese instante el pequeño huyó y se escondió por las inmediaciones.

El testimonio del niño provocó que la Guardia Civil activara inmediatamente un dispositivo de búsqueda que movilizó a más de 130 efectivos tanto del instituto armado como de la Unidad Militar de Emergencias (UME), la Cruz Roja, los Bomberos y Emergencias. Tres perros, varios vehículos policiales y dos helicópteros completaban los medios que las autoridades policiales ponían a disposición del operativo de rastreo, que comenzó precisamente en la zona donde los senderistas habían encontrado al pequeño.

En paralelo a este dispositivo de búsqueda, la Guardia Civil se presentó en el domicilio del padre. Varios agentes golpearon la puerta y el sonido despertó al hombre, que en ese momento se encontraba durmiendo. Cuando los funcionarios preguntaron por el paradero de Jacob y Silvia, el interpelado se mostró taciturno. Al final, sin embargo, explicó que había salido a pasear con su familia y que, en un momento dado, se sintió cansado y se volvió a casa para tumbarse. Su mujer y sus hijos, según la versión del hombre, siguieron andando por el campo.

Los agentes no creyeron el testimonio del varón, que presentaba visibles señales de lucha en su cuerpo. El difuso e inconcreto relato, además, incrementó las sospechas de los guardias civiles, que decidieron detenerle en ese mismo momento a la espera de que el dispositivo de búsqueda y la investigación aclararan lo que había sucedido. A las 13.40 de ayer, varios agentes de la Guardia Civil encontraron los cadáveres de Jacob y Silvia en la zona alta de Adeje. Ambos cuerpos presentaban numerosos traumatismos y, según los investigadores, todo apunta a que estos golpes fueron la causa de la muerte. Las diligencias han sido declaradas secretas por el juzgado de instrucción que dirige las pesquisas.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios