CONTINÚA EL DESFILE DE AGENTES

Un policía: "Sacamos las defensas porque a un compañero le tiraron una moto encima"

Uno tras otro, los agentes fueron declarando ante el Tribunal Supremo las situaciones violentas a las que se enfrentaron ese día

Foto: Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona el 1 de octubre de 2017. (EFE)
Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el IES Tarragona el 1 de octubre de 2017. (EFE)

Las declaraciones de policías que actuaron en distintos colegios electorales durante el 1-O continúan en el Supremo. El primer agente de la jornada abrió los interrogatorios, ya más de 200, relatando su experiencia en el colegio Pau Clarins. Como novedad y continuando con una vía ya abierta este lunes, el testigo se refirió al uso legítimo de la porra en los centros. Lo justificó así: "Sacamos las defensas porque a un compañero le tiraron una moto encima".

Uno tras otro, los agentes fueron declarando las situaciones violentas a las que se enfrentaron ese día. Detallaron sus lesiones a preguntas de la Fiscalía y se enfrentaron a la ronda de las defensas, en un círculo infinito que se cerrará este miercoles, día previsto para el término de la ronda de testigos del Ministerio Publico. El resumen, con distintos acentos y distintas expresiones, es que en los centros encontraron "mucha hostilidad".

"Claro que sí, hice uso de la defensa", indicó el primero. "Se sacó como contención. Yo no vi un golpeo, pero sí hacer uso. La defensa no es un objeto contundente, las utilizamos de muchas maneras". Y la usaron —según su versión— porque encontraron en los centros "muchos aspavientos y pateos". Otro de los testigos de la mañana pintó una imagen surrealista: tras conseguir entrar en uno de los puntos de Tarragona, encontraron en el interior "una urna y una flor". En el colegio Dolors Monserdà la situación también fue memorable: apareció una urna en una cámara frigorífica.

Las escenas se fueron sucediendo a cada declaración: encapuchados en los colegios, la 'exconseller' Clara Ponsatí sentada en el suelo y gritando que esa era su "casa"... Volvió a mencionarse la presencia de uno de los abogados de las defensas en el Dolors Monserdà, el letrado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, que se encontraba allí y pidió a los agentes el auto de la magistrada que esgrimían para actuar. "Empezó a hablar con el instructor del acta, que estaba a mi lado, le requirió el auto y se puso a leerlo Yo me puse a otra cosa", explicó uno de los agentes.

El transporte de las urnas

Las urnas aparecían con adornos florales o en congeladores y, además, se traían y se llevaban de aquí para allá, relató el tercer agente de la sesión. Explicó que en la Escuela Augusta se presentó un Volkswagen Polo con los contenedores para el voto dentro. Al rato, un Seat Ibiza se llevó un par de ellas. "Mientras, los mossos observaban", dijo.

Los agentes fueron explicando ante el tribunal los sinsentidos que presenciaron aquella jornada. "Vi a una señora con un carrito de bebé en el que no había ningún bebé, e iba de un lado a otro interponiéndose en la actuación policial", relató uno de los policías que intervino en el Dolors Monserdà. En ese mismo colegio, ninguno de los presentes quería presentarse como responsable de la votación: "Vimos a una persona que salió del baño. Le preguntamos si era organizador o responsable. De forma muy nerviosa, lo niega, aunque lleva colgada una tarjeta o distintivo similar a un interventor de unas elecciones convencionales". Toda una escenografía digna de presenciar si no fuera por cómo les recibieron: "No querían abandonar el sitio".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios