EN EL JUICIO DEL 'PROCÉS'

Los Mossos, el acusado ausente: la sospecha de que trasladaron urnas llega al Supremo

"A las 19.45 uno de los 'mossos' que estaban allí haciendo no sé, coge unas urnas y pasa un radiopatrulla de los suyos y se las lleva", aseguró uno de los policías nacionales ante el Supremo

Foto: Mossos ante el colegio Gili Gayà de Lleida el 1-O. (EFE)
Mossos ante el colegio Gili Gayà de Lleida el 1-O. (EFE)

El Tribunal Supremo se llenó este jueves de policías nacionales. Pero los protagonistas fueron los Mossos. Uno tras otro, los agentes que intervinieron el 1 de octubre criticaron la pasividad del cuerpo autonómico en los colegios electorales. "Permanecieron estáticos y en actitud contemplativa". Aunque las primeras declaraciones incidieron en aspectos ya comentados en jornadas anteriores, a media mañana uno de los testigos soltó un obús: aseguró que los Mossos trasladaron urnas en sus vehículos. Fue incapaz de aclarar si se trataba de material incautado, pero la sospecha de que la policía catalana colaboró con los organizadores del referéndum se instaló en el alto tribunal. Tras nueve semanas de juicio, los Mossos se han convertido en el acusado ausente del procedimiento.

La sorpresa llegó en la declaración del jefe de la policía judicial en el distrito 8. Después de explicar las trampas que los manifestantes les prepararon en el CEIP Tomás Moro, en Barcelona, el mando pasó a describir la actuación de los Mossos. Sin ni siquiera cambiar el tono, fue soltando unas perlas. "A las 19.45 uno de los 'mossos' que estaban allí haciendo no sé qué, coge unas urnas y pasa una radiopatrulla de los suyos y se las lleva". "Sobre las 21.40 salen ocho personas con urnas, se las dan a los 'mossos' y los agentes rellenan un papel... Todo con cordialidad y saludos". "Se realiza el seguimiento del coche que va a la comisaria de Aiguablava, una agente saca las urnas y las mete dentro de las dependencias".

Los Mossos, el acusado ausente: la sospecha de que trasladaron urnas llega al Supremo

El regalo más llamativo fue el de lo ocurrido en el instituto Valldemossa. Allí vieron cómo unos mossos introducían una caja con documentación en un coche camuflado del departamento de Presidència de la Generalitat. Aunque en un primer momento no supieron que se trataba de un coche oficial, al comprobar su matrícula en la base de datos se confirmaron sus sospechas. Cuando los agentes volvieron al colegio, el coche arrancó y la Policía comenzó entonces a seguirle hasta que se metió en un parque de bomberos, de donde salieron dos 'mossos' con urnas que metieron en el Peugeot. Este coche se juntó con una furgoneta de los Mossos y una radiopatrulla y todos se dirigieron a la comisaría de Aiguablava.

El mando policial describió las intervenciones en el CEIP Tomás Moro, el CEIP Víctor Català, el centro Freire, el centro Aquamarina, el centro Agora... Y aseguró que en todos ellos la policía autonómica se puso de perfil. Destacó el repaso que hizo de lo ocurrido en el colegio Calderón de la Barca, donde una de las presentes, "la jefa Lore", se dedicó a "coger las urnas y llevarlas a una casa particular" a poco más de 60 metros. En aquella intervención, los agentes catalanes ni siquiera se molestaron en guardar las apariencias, permitiendo incluso que los manifestantes se llevaran el material como 'souvenir': "Se realizó un sorteo de urnas en presencia de Mossos".

También en el Carrasco i Formiguera se encontraron una situación surrealista —un 'mosso' iba con una urna en la mano mientras con la otra agarraba a su pareja—, o en el IES Gineuta, donde una vez hecho el recuento dijeron a los presentes que podían llevarse sus votos a casa. En la misma línea, otro policía nacional explicó la colaboración que mostró la policía autonómica cuando dos mujeres salieron del colegio Octavio Paz portando una urna cada una, material que introdujeron en un coche particular "ante la indolente mirada de 'mossos'".

Una inspectora explicó también cómo se enfrentó a dos 'mossos' en el colegio La Caparrella. La falta de colaboración por su parte llegó a tal punto que la agente decidió dirigirse a ellos: "Ante su pasividad, me decidí a acercarme a ellos, saludarlos y pedirles su carné profesional. Se giraron, no me saludaron y al principio no quisieron dármelo, pero finalmente acabaron dándomelo", relató. Todos los testigos salvo uno dejaron además claro que en sus actuaciones no vieron las unidades de orden público de los Mossos. La excepción llegó con un inspector que el 1-O se movilizó por distintos colegios de Girona: "En uno de los centros vi unos ARROS pero por motivos diferentes... Era porque unos vecinos se habían enfrentado con los que estaban votando".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios