pasa de testigo a investigado

El ex alto cargo de Moncloa reconoce que entregó los datos sobre Podemos a Villarejo

El supuesto espionaje a Podemos orquestado por Villarejo parte de un registro realizado en 2017 en casa del policía, donde hallaron el dispositivo de memoria con información sobre el partido

Foto: El último director de 'Interviú', Alberto Pozas. (EFE)
El último director de 'Interviú', Alberto Pozas. (EFE)

El último director de 'Interviú' y responsable de Información Nacional en la Moncloa hasta la pasada semana, Alberto Pozas Fernández, reconoció este lunes ante el juez que fue él quien entregó a Villarejo la información obtenida de un móvil robado a Podemos después de que este llegara a su redacción, una confesión que confirma la noticia adelantada por El Confidencial. Pozas estaba citado a declarar como testigo, condición que le obliga a decir la verdad, pero tras reconocer los hechos, el juez interrumpió la sesión y anunció que se reanudaría en otra fecha todavía por concretar a la que el ex alto cargo de Moncloa acudirá ya como investigado con un abogado.

El supuesto espionaje a Podemos orquestado por la trama policial de Villarejo parte de un registro realizado en noviembre de 2017, cuando los responsables de la investigación hallaron en la vivienda del policía un soporte de memoria con información obtenida a partir de un móvil de Dina Bousselham, actual dirigente de Podemos en la Comunidad de Madrid. Los archivos habrían sido extraídos del teléfono a lo largo de 2016, cuando Dina ejercía como asesora de Iglesias y mantenía con él una estrecha relación de trabajo. Según ha declarado la pareja de Bousselham, que también ha comparecido como testigo ante el juez, el móvil se lo robaron a la política del bolsillo de su chaqueta cuando ambos se encontraban en el Ikea de Alcorcón, pero por el momento no ha trascendido quién se encargó de enviarlo a 'Interviú'.

La memoria del aparato guardaba abundante documentación sobre el funcionamiento ordinario de Podemos, pero también conversaciones privadas con otros dirigentes del partido y fotografías comprometedoras de índole personal. Gran parte de los datos afectaban directamente a Pablo Iglesias, aunque el móvil que había sufrido el robo pertenecía oficialmente a una simple colaboradora. Tras abrirse una pieza separada bautizada como Dina en el marco de la causa en la que se investiga a Villarejo, el propio Pablo Iglesias declaró como perjudicado en la Audiencia Nacional que Antonio Asensio, el presidente del Grupo Zeta, editora de 'Interviú', le entregó la tarjeta del móvil que fue sustraído a la asesora del partido.

Tras llegar la información a 'Interviú', sus responsables estudiaron detenidamente el contenido de la tarjeta, sobre todo, las imágenes. De todos modos, ante las implicaciones que podía tener sacar a la luz un material de ese tipo, los jefes editoriales del medio decidieron meter las fotografías y el resto de archivos en un cajón. La tarjeta de memoria, que había llegado a la publicación en un intento de que se publicara para intentar dañar la imagen personal de los protagonistas, parecía que ya no tendría ningún valor, pero Pozas se encargó entonces de enviársela a Villarejo, que buscó otras vías para que saliera a la luz.

La dimisión de Pozas

El propio presidente del Grupo Zeta acudió también a declarar como testigo el pasado 2 de abril, asegurando a su salida de la Audiencia Nacional que se trataba de un "tema menor". El que fuera director de 'Interviú', sin embargo, presentó su dimisión como director de Información Nacional en la Moncloa el pasado jueves, para lo que alegó que su nombre estaba siendo "utilizado" para "atacar" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y no lo podía "permitir".

"Sin hacerme el interesante, he visto de todo, y en los últimos 10 años, como director de 'Interviú', no os quiero ni contar. Aunque hubo muy poco tiempo para aceptar el puesto que me ofrecían, hicimos un breve repaso de las cosas pendientes que heredaba de la dirección de 'Interviú', y en ningún momento fui capaz de valorar que un asunto que en otras circunstancias podría ser menor, fuera a convertirse en una especie de bomba informativa en plena campaña electoral. Pensé que conocía la política, pero he aprendido una nueva lección: con las urnas cerca, hasta el arcoíris puede verse en noche cerrada", argumentó en un mensaje enviado a los periodistas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios