EN UNA DISPUTA EN LOS JUZGADOS

El obispo de Lleida quiere imponer el catalán como lengua oficial en Huesca

El abogado que le representa ha enviado documentación en catalán a los juzgados de Barbastro por ser “una lengua oficial en Aragón”

Foto: Joan Puigcercós, durante la visista que realizó al Museo Diocesano de Lleida para contemplar las piezas que reclamaban las parroquias de Barbastro-Monzón (EFE/Laurent Dominique)
Joan Puigcercós, durante la visista que realizó al Museo Diocesano de Lleida para contemplar las piezas que reclamaban las parroquias de Barbastro-Monzón (EFE/Laurent Dominique)

Salvador Giménez Valls es, desde 2015, el obispo de la diócesis de Lleida, después de seis años desempeñando esa labor en Menorca. Desde entonces, el obispo natural de Muro de Alcoy, en la provincia de Alicante, ha estado trabajando en la capital catalana y se ha visto involucrado en diversas disputas entre su diócesis y las de la provincia de Huesca.

Un total de 43 parroquias de Aragón han presentado una demanda por medio del obispado de Barbastro-Monzón contra el obispado de Lleida por los conocidos como ‘bienes de la franja’. Se trata de un problema que se remonta a 1995 cuando diversas iglesias dejaron de depender del obispado de Lleida y volvieron a Aragón, pero las obras de arte que poseían quedaron en territorio catalán.

Son más de un centenar las obras que terminaron en el Museo Diocesano de Lleida y por las cuales las parroquias aragonesas presentaron una demanda por la vía eclesiástica que les dio la razón, primero en 1998 y, finalmente, en 2002. Incluso el Tribunal de la Rota ratificó aquel fallo en 2008, obligando a Lleida a devolver las obras a Aragón.

Entra en juego el idioma

El Obispado de Lleida tampoco hizo caso de la sentencia esta vez y argumentó que no podía devolverlas porque son parte de una colección que es “patrimonio catalán”. De esa manera dejaban la decisión final en manos de la Generalitat, aunque el Tribunal Supremo tiró por tierra su teoría con una sentencia de mayo de 2015. Pero las obras no volvieron a Aragón.

Aragón reclama estas obras desde 1995 (EFE/Laurent Dominique)
Aragón reclama estas obras desde 1995 (EFE/Laurent Dominique)

Ahora el proceso se ha trasladado a la vía civil, con la demanda de las 43 parroquias en los juzgados de Barbastro, en Huesca. Pero el abogado que representa al obispado de Lleida ha presentado su documentación en catalán, aludiendo a que es una lengua oficial en Aragón, lo que ha indignado aún más a los afectados.

En un escrito que recoge el Heraldo, el abogado José Luis Gómez Gusí, en nombre del Obispo de Lleida, manifiesta estar “sorprendido” porque quien pide las obras que proceden de su provincia no entienda el catalán. Según Gómez Gusí, el catalán es una lengua oficial en Aragón según los estudios de un profesor universitario. Incluso señala que se es una lengua vehicular “voluntaria y optativa”.

Según Gómez Gusí, el catalán es una lengua oficial en Aragón según los estudios de un profesor universitario

El abogado de las parroquias aragonesas, Joaquín Guerrero, ha respondido rápidamente: “La sede de este juzgado queda excluida de cualquier uso distinto del castellano, por lo que el obispado de Lérida tiene la obligación de producir todos sus escritos y documentos en castellano o traducidos a esta lengua”. Y se refiere textualmente al obispado de Lérida y no de Lleida, lo que ha molestado a la parte contraria.

Lérida o Lleida

Gómez Gusí señala que, por su parte, “no somos puristas, ni vamos a poner obstáculos de tan nimia importancia, aunque nosotros no nos referimos a Huesca como Osca, que es la denominación antigua, ni a Zaragoza como Cesaraugusta, ni a Monzón como Monçó o Monsó”.

La respuesta del obispado de Barbastro no ha tardado en llegar: explican que el obispado de Lérida no coincide con los límites provinciales, ya que hay tres diócesis distintas: Lérida, Solsona y la Seo de Urgel. Por eso “la ley estatal 2/1992 sólo impone el cambio en la denominación de la provincia no de la ciudad ni de su obispado, y desde luego no vincula para nada ni siquiera en los escritos que deba producir un abogado particular”.

La ley estatal 2/1992 sólo impone el cambio en la denominación de la provincia no de la ciudad ni de su obispado

Lo cierto es que el obispado de Lérida o Lleida, dependiendo de quién lo escriba, no ha querido devolver las obras que la propia justicia eclesiástica ha sentenciado y ahora deberán ser los juzgados de lo civil quienes entren en materia. Una historia que se mezcla de lleno con el juicio contra los políticos catalanes presos por el proceso independentista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios