Detenidos 17 miembros de la organización

Cae en Ceuta una red dedicada al tráfico ilegal de migrantes marroquíes hacia España

La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada al paso ilegal de marroquíes hacia la península a través de embarcaciones y pidiendo a cambio entre 1.500 y 4.000 euros

Foto: Algunos de los objetos incautados en la operación de la Policía Nacional contra el tráfico de migrantes marroquíes en Ceuta (Ministerio del Interior)
Algunos de los objetos incautados en la operación de la Policía Nacional contra el tráfico de migrantes marroquíes en Ceuta (Ministerio del Interior)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La Policía Nacional ha desarticulado una organización en Ceuta que se dedicaba al tráfico ilegal de migrantes de origen marroquí hacia la península. El traslado, por el que exigían entre 1.500 y 4.000 euros, se realizaba a través de embarcaciones tipo zodiac. La operación se ha saldado con la detención de 17 miembros del entramado, entre los que se incluyen los principales responsables. Todos ellos están acusados de delitos de tráfico ilega, inmigración clandestina y pertenencia a un grupo organizado.

Según informa la Policía Nacional, la investigación se inició hace cinco meses, cuando las autoridades tuvieron conocimiento del paso de migrantes por Ceuta para embarcarse ilegalmente hacia España. Cuando un viaje era frustrado por la Policía, bien por circunstancias climatológicas o bien por infraestructura, un sicario de la organización amenazaba a los migrantes para que no exigiesen la devolución de su dinero.

Desde el mes de octubre del pasado año, los investigadores comenzaron a detectar varios intentos de transporte ilegal de inmigrantes en embarcaciones neumáticas tipo zodiac, con motores fueraborda. El grupo organizado se dedicaba a la inmigración clandestina de ciudadanos marroquíes desde Ceuta y cobraban a cada uno de los migrantes entre 1.500 y 4.000 euros.

Ocultos en 'casas patera'

Al llegar a Ceuta, los migrantes se ocultaban en casas patera esperando para luego reunirse en lugares discretos de la costa y poder embarcar. Los viajes se realizaban aprovechando las horas nocturnas en días con poca luna y con buena climatología para partir hacia la costa del sur peninsular.

En varias ocasiones, los migrantes no pudieron ser embarcados por el mal clima o por problemas de infraestructura, como puede ser la falta de motores para las embarcaciones. Los agentes pudieron comprobar cómo, tras un desplazamiento frustrado por la actuación policial, los miembros del grupo sospechoso habían amenazado a aquellos migrantes que les reclamaban el dinero aportado para el transporte ilegal fallido y nunca les devolvían. En esos casos el sicario, en los escalones bajos de la organización, era el encargado de amenazarles e intimidarles para que no presentaran una denuncia ante la Policía.

Los agentes pudieron identificar al piloto de las embarcaciones, al taxista que colaboraba en los desplazamientos o a las personas que cobraban a los inmigrantes el precio del transporte y estancia en las casas patera. Otros los acompañaban en su pase por la frontera y los llevaban a las viviendas donde eran alojados y escondidos. También estaban aquellos que los guiaban hasta los puntos de embarque y que realizaban contravigilancias.

En el mes de marzo se realizaron registros en cinco viviendas y en un garaje situados en diversas barriadas de Ceuta: dos en el Príncipe, dos en el Poblado Regulares y uno más en la barriada de San Amaro.

Durante los registros han intervenido dos motores fueraborda, una pistola simulada, así como prismáticos, GPS, trajes de neopreno y otros útiles relacionados con la actividad ilegal. También se han intervenido 105.800 dirhams (9.722 euros) y 430 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios