37 agentes de policía investigados

Los policías investigados por cargas durante 1-O afirman que "temían por su vida"

Los agentes han mantenido una estrategia común y han coincidido en tildar de "hostilidad y violencia extremas" la actitud de los manifestantes dentro de las escuelas

Foto: Policía Nacional, en Barcelona. (EFE)
Policía Nacional, en Barcelona. (EFE)

Los tres agentes de la Policía Nacional investigados por las cargas durante el referéndum ilegal del 1-O que han declarado este viernes ante el juez han asegurado que "temían por su vida" y que "nunca habían sentido el odio que sintieron ese día".

Se trata de tres agentes de policía imputados por su actuación en las escuelas Mediterrània, Pau Claris y Dolors Monserdà de la capital catalana, que han sido interrogados por el juez de instrucción número 7 de Barcelona, ante quien también ha declarado en calidad de testigo un escudero del cuerpo que estuvo en el colegio Ramon Llull.

Según Núria Garrido, abogada de la Asociación Juristas por los Derechos Humanos, que ejerce la acusación, los agentes han mantenido una estrategia común y han coincidido en tildar de "hostilidad y violencia extremas" la actitud de los manifestantes que se encontraban dentro de las escuelas.

Los agentes han accedido a declarar ante el juez y uno de ellos, el que actuó en el colegio Dolors Monserdà, lo ha hecho por videoconferencia, aunque todos ellos se han negado a responder a las preguntas de la acusación.

Un subinspector ha reconocido haber actuado en la escuela Pau Claris de Barcelona y haber propinado patadas a personas congregadas en el patio

Uno de los policías, un subinspector, ha reconocido haber actuado en la escuela Pau Claris de Barcelona y haber propinado patadas a personas congregadas en el patio del colegio y en las escaleras del interior del recinto.

Según Anaïs Franquesa, del centro Irídia de defensa de los derechos humanos, que también ejerce la acusación, el policía ha reconocido que fue él el autor de esas patadas, que ha calificado como "puntapiés muy leves" que "no lesionaban a las personas".

El agente habría asegurado que los puntapiés los dio en los pies y en la suela de los zapatos de la gente congregada para protegerse de los golpes que, "de forma indiscriminada", estaba recibiendo en el casco y con el objetivo de facilitar el trabajo de sus compañeros para que éstos no fueran agredidos.

Ninguno de los agentes ha aclarado la procedencia de la pelota de goma que lesionó en un ojo al activista Roger Español en la escuela Ramon Llull.

"O alguien tiene muy mala memoria o está ocultando los hechos", ha señalado Franquesa, quien ha insistido en que las imágenes recogen "claramente" que, en la misma acera y a escasos metros de Roger Español, "hay como mínimo dos escuderos y todos ellos ya han declarado".

Uno de ellos habría reconocido asimismo no ser muy "consciente" de quién le daba las órdenes durante la carga, pero ha asegurado que los manifestantes le tiraban adoquines y piedras.

En total, son 37 los policías que están siendo investigados por su actuación durante al celebración del referéndum del 1-O en siete escuelas -Pau Claris, Mediterrània, Dolors Monserdà, Ramon Llull, Estel, Prosperitat y Àgora-, y todavía faltan tres agentes por declarar, los cuales han sido citados el próximo viernes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios