LA UCO LOCALIZA LA FORTUNA OCULTA DEL EXMINISTRO

La vida vip de las hijas 'mileuristas' de Zaplana: pisos de lujo, Porsche y 500.000€

Un oficio de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil revela el elevadísimo tren de vida que llevaban las hijas del exdirigente del PP, a pesar de que sus ingresos oficiales eran ridículos

Foto: Eduardo Zaplana, tras firmar en el juzgado de guardia de Valencia. (EFE)
Eduardo Zaplana, tras firmar en el juzgado de guardia de Valencia. (EFE)

La investigación sobre el patrimonio oculto de Eduardo Zaplana, procedente presuntamente del cobro de 10,5 millones de euros en comisiones durante su etapa como jefe del Gobierno de la Comunidad Valenciana (1995-2002), salpica ya a sus dos hijas, María y Rosa María Zaplana Barceló. Los expertos en delitos económicos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han descubierto que ambas han llevado en los últimos años un elevadísimo tren de vida que no se corresponde con sus ingresos declarados a la Agencia Tributaria. Los investigadores sospechan que gran parte de los fondos que tenían en sus respectivas cuentas bancarias y que también habrían utilizado para comprar casas y coches de lujo tendrían su origen en los sobornos cobrados por su padre.

Según recoge un oficio de la UCO del pasado 14 de noviembre de 2018, al que ha tenido acceso El Confidencial, María Zaplana Barceló no declaró ingresos del trabajo hasta 2012, cuando José Manuel Soria la incorporó al Ministerio de Industria, Energía y Turismo como asesora en el gabinete de la Secretaría de Estado de Turismo. Hasta ese momento, no consta ninguna nómina en el historial de María. Pero la hija del exministro de Trabajo (2002-2004) en el último Ejecutivo de José María Aznar no tuvo que esperar hasta ese año para disfrutar de un importante patrimonio.

Los investigadores destacan que el 17 de julio de 2009, María Zaplana Barceló recibió de sus progenitores (ambas son hijas del matrimonio del exdirigente del PP con Rosa María Barceló) una donación de 340.000 euros. Ese mismo día, la joven destinó íntegramente el dinero al pago de parte de una vivienda situada en el número 31 de la calle Príncipe de Vergara de Madrid, en pleno barrio de Salamanca. Por otro lado, en 2003, María realizó un pago de 12.000 euros a la mercantil Maremoto Jets SL, un concesionario de vehículos. Y en 2007, abonó otros 67.425 euros a otra sociedad relacionada con la compraventa de vehículos de motor, Autonáutica SA. “Resulta que en fecha 19.07.2007”, escribe la Guardia Civil, “María Zaplana adquiere un vehículo de la marca Land Rover, modelo Range-Rover Sport (….). Este vehículo ha figurado bajo su titularidad hasta 2017”.

A los investigadores les llama la atención que María pudiera realizar esos pagos sin contar con ingresos conocidos. También destaca que, curiosamente, una de las mercantiles que supuestamente usó Eduardo Zaplana para blanquear parte de las comisiones ilegales, Costera del Glorio SL, abonó un cheque de 100.000 euros al presunto testaferro del político, Joaquín Barceló, el 10 de julio de 2007, solo nueve días antes de María se convirtiera oficialmente en titular del Range Rover.

El caso de la otra hija del expresidente valenciano es aún más sorprendente. Entre 2016 y 2017, cuando la Guardia Civil ya le pisaba los talones al político, este y su mujer donaron a Rosa María Zaplana Barceló un total de 582.050 euros cuyo origen se desconoce. Varios años antes, en concreto, el 31 de diciembre de 2011, esta segunda hija ya tenía en una cuenta de su titularidad otros 518.177 euros igualmente de procedencia no declarada. “Estos fondos, al parecer, se utilizan en la compra de una vivienda sita en la calle Alberto Alcocer número 30 [Madrid] en fecha 23.02.2012”, una de las arterias más caras del distrito de Chamartín.

Los agentes comparan ese patrimonio con los ingresos que declaró Rosa María Zaplana Barceló en 2011, apenas 15.000 euros brutos, es decir, un sueldo de mileurista. “Durante ese ejercicio, tampoco constan operaciones ante notarios de escrituras de constitución de préstamos, donaciones, etcétera que den respuesta al origen de los fondos que aparecen en el saldo de esta cuenta bancaria”, recoge el oficio al que ha tenido acceso este diario.

Además de esos saldos y la compra de la vivienda en Alberto Alcocer, esta otra hija del exdirigente del PP habría realizado aún más pagos bajo sospecha desde el año 2004. Ese ejercicio, por ejemplo, abonó 114.000 euros a la mercantil Raval Class SL, dedicada a la venta de automóviles y vehículos a motor ligeros. “Estos pagos estarían aparentemente relacionados con la compra de un vehículo marca Porsche modelo Cayenne (…), el cual figura bajo su titularidad desde el 02.08.2004 hasta el 05.12.2007”. Este último día, el Porsche habría pasado a ser propiedad de un tercero. Por la venta, Rosa María Zaplana Barceló recibió 50.300 euros. Ese fue el único ingreso que declaró en 2007 a la Agencia Tributaria. También es el primero. No hay ningún registro previo de ella, destacan los investigadores.

La UCO concluyó su oficio solicitando nuevas diligencias de investigación sobre las dos hijas de Zaplana ante los indicios de que los activos aflorados durante las pesquisas tendrían su origen en las presuntas comisiones que cobró su padre de la constructora Sedesa, propiedad de la familia Cotino, por el presunto amaño de licencias eólicas y de ITV. El dinero salió de España rumbo hacia Luxemburgo y pasó luego por Suiza y Andorra para regresar presuntamente a territorio nacional mediante supuestas operativas de blanqueo. Los investigadores consideran que las hijas de Zaplana pudieron participar en esa última fase de repatriación de los fondos que permanecían ocultos en el extranjero.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios