foro el confidencial y suez

José Ballesta: "Murcia es la región de España que menos agua consume"

El popular José Ballesta gobierna la ciudad desde 2015. Pide no seguir con la demagogia en torno al trasvase Tajo–Segura y propone una urbe más sostenible y tecnológica

Un total de 300 días de sol al año y una temperatura media de 20 grados. Estos son dos de los principales reclamos de Murcia y de otras regiones del Mediterráneo. Sin embargo, tal y como presume su alcalde, José Ballesta, el turismo masivo no ha inundado sus costas, como sí ha ocurrido en Valencia, Alicante o Almería. “A los murcianos nos cuesta salir de nuestros límites y vender nuestra tierra. Siendo la séptima capital de España, todavía no tenemos alta velocidad [se prevé que el AVE llegue finalmente en 2021], y hasta hace bien poco solo teníamos el aeropuerto militar de San Javier. Somos los primeros culpables de nuestro ancestral aislamiento”, reconoce.

“Murcia es una isla en cuanto a desarrollo turístico se refiere. El de Almería o Alicante es 20 veces superior al de nuestra región, pero la buena noticia es que, como hemos llegado tarde, ahora tenemos la oportunidad de apostar por un turismo más sostenible”, declara Ballesta a El Confidencial en el foro organizado por este diario en colaboración con Suez. La región cuenta con siete espacios naturales protegidos bajo la figura de parque regional.

Somos conscientes de que somos deficitarios en agua y la cultura por el respeto y el ahorro de este bien es un principio que se inculca desde niños

Doctor en Medicina y Cirugía y catedrático de Biología Celular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, de la que fue rector hasta 2006, José Ballesta es su alcalde desde el 13 de junio de 2015, y ahora, cuando se prepara para presentarse a la reelección, continúa con su esfuerzo de presentar Murcia como más que una ciudad costera del Mediterráneo. "Quien desee caminar por una calle de la España medieval y descubrir, entre edificaciones reales, cómo vivían nuestros antepasados durante los siglos XI y XII, tendrá que venir a las excavaciones de San Esteban", afirma.

Entre los restos arqueológicos de Murcia también se aprecia la que a día de hoy continúa siendo una de las principales preocupaciones de la región: la distribución del agua. Bajo la ciudad, hay todo un sistema de canalizaciones de llegada y evacuación de agua de la época romana. Restos de cisternas, termas, fuentes, tuberías de plomo y cerámica y una extensa red de alcantarillado que coincidía con las calles principales, parte de ese pasado que a la vez está tan presente en la ciudad. “La escasez de agua en la región es coyuntural. Somos conscientes de que somos deficitarios y por ello la cultura por el respeto y el ahorro de este bien es un principio que se inculca desde niños”, acepta Ballesta.

100.000 familias viviendo del trasvase

El problema de la falta de agua encontró parte de su solución hace ya 40 años con el trasvase del Tajo-Segura. “Tener acceso a los recursos hídricos del trasvase fue una revolución. Nuestro principio es que las cuencas excedentes utilicen toda el agua que necesiten para su mantenimiento, consumo y disfrute, y que un 10% de lo que les sobre y vaya a ir al mar nos lo vendan. Ya nos encargaremos nosotros de hacerlo rentable”, asume.

Alberto Artero, director general de El Confidencial, y José Ballesta, alcalde de Murcia.
Alberto Artero, director general de El Confidencial, y José Ballesta, alcalde de Murcia.

El trasvase es una pieza fundamental dentro de un sistema productivo agrícola del que España depende en un 70%, siendo el mayor exportador de frutas y verduras frescas a nivel mundial. “Actualmente, hay más de 100.000 familias viviendo del trasvase. Si hace cinco años nuestra exportación estaba valorada en cinco millones, ahora es de 10 millones”, asegura el alcalde. Sin embargo, no todos ven con tan buenos ojos el trasvase. En esta precampaña electoral, Vox propuso a principios de febrero acabar con él y el presidente de Castilla-La Mancha el socialista, Emiliano García-Page, ha asegurado que presentará a mediados de marzo una denuncia ante las autoridades europeas con el fin de reabrir el debate sobre los planes hidrológicos que afectan a la comunidad autónoma y al trasvase, por considerarlo una “hipoteca” para Guadalajara que va en contra de la política ambiental que impulsa la Unión Europea.

“El daño que se hace con esta demagogia es enorme. Por ganar unos cuantos votos, que en realidad no se sabe muy bien si los consiguen ganar, la condición humana puede ir muy lejos”, lamenta Ballesta, quien insiste en que la cuestión del agua no es solidaridad sino equilibro e igualdad. “Todos tenemos que tener las mismas oportunidades independientemente del sitio en que nazcamos. ¿Se imaginan que no dejáramos utilizar al resto de España el petróleo que viene a Cartagena, con el riesgo y la contaminación que supone? Es algo que no se plantea. La cuestión del agua tampoco debería plantearse”, enfatiza y advierte de que la desertificación afectará cada vez a más territorios. “Muchos que ahora nadan en la abundancia se van a encontrar con la desertificación de golpe”, avisa.

Desalar el agua del mar

Murcia es una de las regiones con mayores plantas desalinizadoras y otra de las quejas de la oposición —y de Europa— es que estas no son explotadas al 100%. “Las desaladoras no son la panacea. Hoy por hoy, son instalaciones insostenibles por su elevado consumo energético y por el impacto que producen en el medio ambiente. Además, los agricultores deben mezclar el agua desalada con agua normal para poder utilizarla”, apunta el alcalde. Su impacto medioambiental reside en que la salmuera que se recoge tras el proceso de desalinización se vierte al mar, con el riesgo para la flora marina, como la amenazada posidonia, a causa de la alta concentración de sales en un espacio relativamente pequeño.

Hoy por hoy, las desaladoras son insostenibles, por su elevado consumo energético y por el impacto que producen en el medio ambiente

Ballesta no se cierra a sacrificarse aún más. “Con 110 litros de consumo por habitante, somos la región de España que menos agua consumimos, pero si el discurso es que tenemos que restringir más el gasto, lo vamos a hacer”, asegura el alcalde. “En Murcia conseguimos producir con la misma cantidad de agua tres cosechas, mientras otros solo consiguen una, y a duras penas”, evidencia. Parte de ese éxito reside en la apuesta por el I+D+i desde la región y desde las comunidades de regantes y productores. “Murcia es la región que más aprovecha el agua para la agricultura del mundo. Gracias a la tecnología, no desperdiciamos ni una sola gota”, acentúa.

Apuesta por ser una 'smart city'

Respecto a los objetivos de cara a 2030, el alcalde apuesta por fundamentarlos en cuatro bases. “La primera es involucrar a toda la sociedad impulsando la participación ciudadana; la segunda, involucrar a todos los niveles a la Administración; la tercera, implicar a la empresa privada, y la cuarta, aplicar todo el desarrollo tecnológico, que llevamos aplicando tanto tiempo en el agua, a esos objetivos”.

El alcalde de Murcia, en un momento del encuentro.
El alcalde de Murcia, en un momento del encuentro.

“Se trata de hacer que toda la economía se base, tal y como ya hace el agua, en una economía circular, y para ello se necesita la colaboración de todos los integrantes de la sociedad, además de apostar por el conocimiento. Y en este sentido, Murcia, con tres universidades en un radio menor de 50 km, tiene muchas posibilidades”, invita el alcalde. “Somos foco de conocimiento y queremos estar en la batalla de la tecnología y el talento”, insiste. La ciudad ha invertido 10 millones de euros en proyectos de 'smart cities', con la confianza de ser una de las ciudades con mayor implantación de las nuevas tecnologías de los próximos años, y ha creado distintos lugares para intentar atraer científicos de todo el mundo. “Nuestro proyecto de ciudad debe sobrevivir a las futuras legislaturas. Debemos atraer el talento, y en esto el sol también puede servirnos de ayuda porque ¿quién tiene más atractivo en cuanto a climatología, Finlandia o Murcia?”.

En cuanto al sol, el alcalde espera poder aprovecharlo también como fuente de energía renovable, aunque es consciente de que muchas zonas de Murcia son lugares inaccesibles y escarpados, y que otras están ocupadas por cultivos. De momento, se ha aprobado la construcción de varias plantas que se pondrán en marcha en los próximos años, dando servicio a miles de habitantes y, por qué no, “suministrando energía a las plantas desaladoras con el fin de hacer de ellas una opción más asequible y sostenible”, concluye el alcalde.

* Este artículo está escrito por Sara Rivas, pero incluye una firma genérica porque corresponde a una periodista que hoy hace huelga.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios