así lo aseguró nieto ante el tribunal supremo

Urnas en las plazas: la oferta de Rajoy a Puigdemont desvelada en el juicio

Mariano Rajoy trató de evitar el 1-O hasta el último momento e hizo entonces una oferta arriesgada, la de cambiar ese referéndum por un acto simbólico, festivo y popular

Foto: El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto, durante su declaración en el Tribunal Supremo. (EFE)
El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto, durante su declaración en el Tribunal Supremo. (EFE)

Era 28 de septiembre, quedaban solo tres días para el referéndum que debía celebrarse el 1 de octubre de 2017. Aquella jornada se celebró una Junta de Seguridad en Barcelona para afrontar decisiones de cara al día de la votación. Desde el Govern de Carles Puigdemont se daban continuas señales de que no había intención alguna de retroceder en la intención de colocar las urnas. Aquel día, los principales responsables de la Generalitat se vieron con representantes del Ministerio del Interior. En el encuentro estaba presente el dos de Zoido, José Antonio Nieto.

Urnas en las plazas: la oferta de Rajoy a Puigdemont desvelada en el juicio

Este lunes, ante el tribunal del 'procés', Nieto materializó lo que hasta su declaración era solo un rumor. El Ejecutivo de Mariano Rajoy trató de evitar el 1-O hasta el último momento. Hizo entonces una oferta arriesgada. Cambiar ese referéndum que pretendía tener efectos formales contra viento y marea y las decisiones del Tribunal Constitucional por un acto simbólico, festivo y popular. Algo mucho más parecido al 9 -N de lo que fue en definitiva.

Nieto explicó que se acudió a aquel encuentro con intención dialogante, pero que la otra parte se cerró en banda. "No hubo el más mínimo gesto de diálogo. Llegaron con una idea y se fueron con la misma idea. Se podría haber simulado ese referéndum en las plazas de los municipios o en lugares abiertos, donde no se fuese en contra de ese mandato. Así se les trasladó también", dijo en concreto. Fuentes cercanas al anterior Ejecutivo aseguran que esta oferta partió del propio Nieto y precisan que no se trató de una oferta formal del Gobierno.

La idea, como la definió, implicaba cambiar el formato y eliminar el resultado finalista de la consulta. A la Junta de Seguridad acudieron, en concreto, Puigdemont y el 'exconseller' de Interior Joaquim Forn, junto a los mandos de los Mossos, Josep Lluís Trapero y Pere Soler, mando político del cuerpo. Por parte del Gobierno central, acompañaba a Nieto el exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo. Estaban también el entonces alto mando de Interior Juan Antonio Puigcerver y el coordinador de los tres cuerpos, Diego Pérez de los Cobos.

Según expuso, tanto ese encuentro como otros posteriores solo sirvieron para evidenciar que las dos partes no solo hablaban idiomas distintos sino que incluso vivían en mundos diferentes. Él lo definió como una "realidad paralela" que se impuso en aquellos días en Cataluña que, en gran parte, tuvo éxito a nivel mediático y, por tanto, hizo mella en la opinión. El debate viró y fue noticia "que el perro mordía al hombre". Los que trabajaban para cumplir la legalidad pasaron así a ser cuestionados mientras que los que impulsaban el referéndum prohibido por el TC parecían en posesión de la virtud suprema del ejercicio del mandato del pueblo catalán.

Otra muestra de ese criterio irreconciliable fue su valoracion de la Policía y la Guardia Civil, que fue, en su opinión, no solo proporcionada sino ejemplar

La doble visión lo alcanzó todo, también su declaración. Para él, las cargas policiales en los colegios no fueron tales. Mucho más consistente que su jefe, Juan Ignacio Zoido —aunque con inexactitudes que desveló el interrogatorio de las defensas—, Nieto definió lo que, en definitiva, fue una trampa. Los Mossos aparentaron, solo aparentaron, que iban a cumplir la orden de cerrar los colegios. Sin embargo, ni lo hicieron ni tenían intención de hacerlo.

El dos de Interior con el PP llegó a decir que el cuerpo bajo el mando de Trapero no cerró un solo colegio, aunque en otro punto se refirió a que hicieron ver que actuaban cuando los centros que decían clausurar nunca se abrieron. Apuntó directamente al mayor, al que responsabilizó de no evitar el 1-O. Y dijo que ese papel de la policía autonómica se combinó con una resistencia "organizada" y no espontánea que venía arrastrándose desde el 20 de septiembre.

Urnas en las plazas: la oferta de Rajoy a Puigdemont desvelada en el juicio

Otra muestra de ese criterio irreconciliable fue su valoracion de la actuación de la Policía y la Guardia Civil, que fue, en su opinión, no solo proporcionada sino ejemplar. Siempre predominó en los operativos la intención de usar la fuerza de forma moderada con la prioridad de salvaguardar la convivencia sobre la orden de impedir el referéndum. Ni hubo cargas ni hubo, por tanto, orden de retirada por la tarde.

Durante este martes, otros de los protagonistas policiales de esos días desfilarán ante el tribunal. La jornada se abrirá con el testimonio de Millo, al que seguirá Puigcerver que, tras el 155, pasó a supervisar a los Mossos. Testimonio esencial será el de Pérez de los Cobos. El centro de la jornada será, así, de nuevo, la rama sobre el uso de la policía autonómica en la estrategia para la independencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios