el supremo cerró la puerta a los 'observadores'

Tres semanas de juicio, tres informes críticos de los supuestos 'observadores' extranjeros

La plataforma se llama International Trial Watch, pero tras ella se encuentran seis asociaciones catalanas que emiten un informe semanal en el que denuncian aspectos del procedimiento

Foto: Vista general de la Sala de Plenos del Tribunal Supremo. (EFE)
Vista general de la Sala de Plenos del Tribunal Supremo. (EFE)

El Tribunal Supremo rechazó a comienzos de febrero reservar asientos en la sala para juristas extranjeros en el juicio del 'procés'. Pese a ello, seis asociaciones catalanas han seguido adelante con la idea y desde la primera jornada han introducido a 'observadores' internacionales y nacionales en la sala, objetivo que han perseguido con la puesta en marcha de una nueva organización a la que han bautizado con un nombre anglosajón: International Trial Watch. Sus promotores ya han publicado por el momento tres informes semanales en los que critican distintos aspectos del procedimiento tanto en francés como en inglés, por lo que El Confidencial ha querido entrevistar a uno de sus percursores, el abogado Xavier Muñoz:

PREGUNTA. Si el juicio se retransmite íntegramente en directo y el acceso a la sala es libre, ¿para qué necesitan observadores?

RESPUESTA. La figura del observador internacional es una figura que se reproduce en juicios que tienen trascendencia jurídica. Esto sucedió por ejemplo en el juicio que vimos a Pablo Ibar en Florida, cuando se enfrentaba a la pena de muerte. El Parlamento o el Gobierno vasco mandó entonces una delegación de observadores, de juristas, para que pudiesen observar y sacar sus propias conclusiones. Desde mi propia experiencia, una cosa es seguir el procedimiento vía televisión y otra muy distinta estar dentro y percibir sensaciones, gestos...

P. Siendo seis asociaciones catalanas, ¿por qué optaron por un nombre en inglés para su organización?

R. Porque nuestro objetivo es que vengan personas de referencia, defensores y defensoras de los derechos humanos y juristas de cierto calado a nivel internacional, tantas como podamos, entonces la vía de comunicación es en inglés.

Los juristas extranjeros invitados por la asociación acapararon titulares desde la primera jornada. Aunque el Supremo había rechazado guardar sitio para los 'observadores', llegada la hora de la verdad varios abogados vinculados a International Trial Watch encontraron la forma de acceder a la sala: se identificaron en el control policial como letrados y se les facilitó una acreditación de este tipo, lo que les daba preferencia sobre el público general y la posibilidad de saltarse la correspondiente cola para entrar, explican fuentes jurídicas. La sorpresa llegó entonces al ingresar al alto tribunal, cuando personal del Supremo advirtió que varios hombres ataviados con toga querían ocupar asientos destinados al público, una situación que no se resolvió hasta que los letrados se quitaron dicha vestimenta.

"No estoy para nada de acuerdo con esa información", defiende Muñoz cuando se le pregunta por ello. "Sé que hubo un poco de lío, pero no me consta que nadie de nuestra plataforma entrara en esas circunstancias. Sí entró uno de nuestros observadores, un señor belga, con toga, y se la hicieron quitar, pero no me consta que nadie se colara usando esa vestimenta", asegura.

Respecto a cómo seleccionan a los juristas internacionales, Muñoz apunta que "mediante su 'background' internacional" conectan con "personas de referencia" que están dispuestas a asistir al juicio. "Hay organizaciones que se dedican a los temas de derechos humanos a nivel internacional, en mi caso me dedico a la abogacía y tengo contactos por formar parte de la Asociación de Abogados Europeos Demócratas. Es mediante estos contactos y las referencias que estudiamos los perfiles", señala. Cuando el jurista acepta, International Trial Watch se encarga entonces de pagar su viaje y el alojamiento, gastos que, según aseguran, afrontan con "donaciones". Preguntados sobre cuánto han gastado en estas primeras tres semanas, Muñoz apunta que prefieren no dar el dato por el momento: "Al final de todo se hará un informe".

Las críticas al juicio

La plataforma está formada por seis asociaciones catalanas: Associació Catalana per la Defensa dels Drets Humans, Collectiu Praga, Institut de Drets Humans de Catalunya, Irídia, Novact y el Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans de la Universidad Autónoma de Barcelona. En sus informes semanales, sin embargo, no aparecen estas organizaciones, sino el logo de la International Trial Watch sobre la frase 'Catalan Referendum Case'.

Los comunicados arrancan además con los 'observadores' que han asistido al juicio esa semana. "En todo lo que llevamos, por lo menos un observador ha entrado en cada una de las sesiones, mientras que los representantes de International Watch lo que hacemos es el acompañamiento, ponerlos en contexto, hacer de portavocía si es necesario... Pero no puedo decir al 100% si la persona que ha entrado en cada sesión era de origen español o extranjero", explica.

Una vez presentados los juristas que apoyan el informe semanal, los textos aportan entonces una serie de valoraciones respecto a la actuación del tribunal. La primera semana, la plataforma criticaba así que "las acusaciones no tienen en cuenta que las actuaciones de los acusados pueden estar amparadas por derechos fundamentales" y que "introducen hechos nuevos en sus preguntas" . La segunda, denunciaban las "imprecisiones" y "preguntas capcionas" de la Fiscalía, "la alteración del orden en la práctica de la prueba", las cuestiones "especialmente preocupantes" sobre la libertad de reunión... Y la tercera, aplaudían la "habilitación de un día más para las sesiones" mientras cargaban contra el "tratamiento de la libertad de expresión y el derecho de reunión y manifestación en los interrogatorios" o que no haya "un calendario de las sesiones de juicio".

Por el momento, la fórmula de los informes semanales ha conseguido captar la atención de parte de los medios. "Enviamos nuestras notas y convocatorias a medios de toda el Estado español, otra cosa es los medios que nos atienden. Quién nos hace caso o no, no depende de nostros. A quien tenga interés le aportamos nuestras opiniones y quien no, no hay ningún problema", explica Muñoz. "Evidentemente, el caso está siendo más seguido en Cataluña, entonces los medios catalanes no solo prestan más atención a nuestra plataforma sino también al juicio".

De esta manera, titulares como "Observadores internacionales critican que la Fiscalía 'criminalice' el derecho de manifestación" o "Los observadores internacionales alertan de la 'carga política' del juicio del 1-O" han conseguido hacerse un hueco en la prensa catalana.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios