la policía continúa con la investigación

Los asaltantes de la embajada de Corea se llevaron datos sobre la gestión consular

La Policía continúa barajando varias hipótesis sobre la autoría del robo; los empleados de la sede consular denunciaron que los atracadores se llevaron información sobre la gestión consular

Foto: La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.
La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.

El grupo de personas que asaltaron la embajada de Corea del Norte en Madrid el pasado 27 de febrero aún no está identificado. La Policía Nacional continúa trabajando para averiguar la identidad, la nacionalidad y para quién trabajaban los atracadores. Estos se llevaron varios equipos informáticos de la sede consular, una de las más sensibles del planeta, dirigida hasta 2017 por Kim Hyok-chol, uno de los colaboradores más cercanos de Kim Jong-un. Hyok-chol, de hecho, fue el hombre que organizó la última cumbre bilateral entre el líder norcoreano y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Según el testimonio de los empleados que residen y trabajan en la sede diplomática, los dispositivos electrónicos que los ladrones se llevaron contenían "información sobre la gestión consular", extremo que de momento no pueden contrastar los investigadores, ya que los ordenadores y el resto de equipos continúan en manos de los atracadores no identificados.

Los agentes de los Servicios de Información de la Policía, responsables de las pesquisas coordinadas por el Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, manejan varias hipótesis sobre la autoría del asalto, aunque de momento no descartan ninguna. Buscan pruebas que respalden alguna de ellas por encima del resto. Por eso, continúan analizando los vestigios hallados en los dos vehículos diplomáticos encontrados en las inmediaciones de la embajada, que fueron utilizados por los asaltantes para abandonar a toda velocidad la instalación consular. Se trata de una furgoneta Mercedes y un Audi A8.

También siguen investigando el interior y los alrededores del propio recinto. En concreto, el transformador eléctrico y la antena telefónica ubicados en un pequeño inmueble que se sitúan a pocos metros de la finca que alberga la sede diplomática. Tras las informaciones publicadas por El Confidencial y días después del asalto, la Policía ha acordonado esta instalación eléctrica que también acoge la mencionada antena.

Vista área de la embajada de Corea del Norte.
Vista área de la embajada de Corea del Norte.

Fuentes de la investigación explican que el pasado 2 de febrero tuvo lugar un incendio en esa instalación de Iberdrola. Los bomberos y la Policía Municipal acudieron para controlar el fuego y las operadoras restablecieron el servicio telefónico poco más de una hora después de que el incendio lo interrumpiera. En ese tiempo, los investigadores tratan de averiguar si alguien pudo ocasionar voluntariamente aquel incidente con el fin de acceder a los equipos electrónicos de la embajada que días después fueron robados. Las primeras teorías apuntan a la posibilidad de que esos piratas informáticos hicieran esta maniobra para averiguar si los ordenadores contenían la información que buscaban antes de entrar a por ellos.

Los agentes rastrean también las farolas sin apenas luminosidad que había en las inmediaciones de la embajada. La mayoría de ellas habían sido manipuladas. De hecho, la Policía llamó al servicio técnico del Ayuntamiento de Madrid para que las reparara y los especialistas se trasladaron a la zona, cambiaron las bombillas y se fueron no sin antes retirar algo que entregaron a los agentes y que no debía estar en las farolas.

La Audiencia Nacional ha autorizado también que los agentes rastreen el posicionamiento y el código de identificación de los números de teléfono que el pasado 27 de febrero estuvieron físicamente en la zona de la embajada. Este estudio continúan haciéndolo los investigadores con el fin de determinar quiénes fueron las personas que portaban esos móviles y si alguna pudiera tener algo que ver con el asalto. En la misma línea, siguen visualizando las cámaras de vídeo de la sede consular y de los alrededores para tratar de detectar a los asaltantes, que muy posiblemente llegaron hasta la embajada andando, ya que huyeron en los coches diplomáticos y en las cercanías no hay rastro de otros vehículos.

Los Servicios de Información de la Policía Nacional se coordinan con la Subdirección de Inteligencia Exterior del Centro Nacional de Inteligencia, que también trata de esclarecer el misterio del asalto. Este último departamento está especializado en labores propias de los servicios secretos fuera de nuestras fronteras, con lo que mantiene contacto directo con fuerzas homólogas en otros países. Los investigadores, de hecho, no descartan que el atraco haya sido perpetrado por un servicio de inteligencia de otro país, extremo que el embajador cultural de Corea del Norte, Alejandro Cao de Benós, no ve como principal hipótesis. El diplomático considera que la posibilidad de que hayan sido miembros del crimen organizado sería más factible, teoría que sin embargo han descartado por completo los investigadores

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios