acusado de defraudar 14,8 millones a hacienda

El fiscal pide poner en busca y captura al millonario libanés amigo del rey Juan Carlos

El Assir lleva años sin pisar España; su mansión en Madrid, de hecho, se encuentra en estado de abandono; el ministerio público pide ocho años de cárcel y multa de 74 millones

Foto: El Assir junto a su primera esposa, en Sotogrande hace lustros. A la derecha su mansión en estado de abandono. R. M.
El Assir junto a su primera esposa, en Sotogrande hace lustros. A la derecha su mansión en estado de abandono. R. M.

La Fiscalía de Madrid ha pedido a la Audiencia Provincial que emita una orden de busca y captura contra el millonario libanés Abdum Rahman El Assir El Kassab, amigo del rey emérito Juan Carlos I. El ministerio público ha reclamado su inmediato ingreso en prisión después de que el magnate no se presentase esta mañana al juicio que tenía que asistir por defraudar supuestamente más de 14,8 millones de euros a la Hacienda Pública.

La Fiscalía, que solicita una multa de 74 millones de euros y una pena de ocho años de prisión, entiende que el imputado es culpable de este desfalco. Sin embargo, el también excuñado de Adnad Kashogi, no pisa España desde hace años. La mansión que todavía tiene en Madrid, uno de los inmuebles que levantó las sospechas de la Agencia Tributaria, da cuenta de ello con su visible estado de abandono. Este libanés que también cuenta con nacionalidad española ha sido relacionado con el tráfico de armas desde los años 80.

A pesar de no pasar por España, el millonario no se esconde. En 2016 organizó por todo lo alto la boda de su hija Alia María en Gstaad (Suiza). Entonces fletó un avión para los invitados desde la península, a los que conoce bien porque fue residente legal en España entre 1999 y 2004, aunque llevaba muchos años más vinculado al país. Hacienda comenzó a investigarle en 2008 en el marco del caso BBVA Privanza. La Abogacía del Estado, en representación de la Agencia Tributaria, entendía que El Assir había ocultado al fisco "su patrimonio" utilizando mercantiles como La Granjilla Corporation, Miraflores Dieciocho y Gransoto, sociedades panameñas las dos primeras y española la tercera.

La Abogacía considera que El Assir montó un entramado de empresas también en Holanda y otros países con el fin de esconder "los bienes inmuebles" así como "su verdadera capacidad económica". El libanés utilizaba el despacho panameño Icaza González Ruiz & Alemán para construir su trama societaria que apenas tenía actividad económica y se limitaba a albergar la propiedad de los inmuebles del magnate en España.

La Agencia Tributaria le atribuía, además de la mansión de Madrid, una casa en Sotogrande y el atraque de un barco de grandes dimensiones en la misma localidad. Disponía, relató la acusación en 2014, "de fuentes de renta y fondos situados en el exterior". Además, continuó, había también pagos al exterior. "Suiza, Marruecos, Reino Unido, Isla de Man, San Vicente y las Ganadinas, Bélgica, Francia, República Checa o Puerto Rico" eran algunos de estos destinos donde remitía dinero, según Hacienda, que señaló también que en 2002 las empresas de El Assir en España recibieron 26 millones de euros en préstamos a cinco años que el magnate nunca devolvió del Banco Portugués de Negocios, donde el libanés tenía un amigo, según contó el diario luso 'Público'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios