BARÓMETRO DEL CIS DE FEBRERO

El 'temor' nacionalista del votante de Bildu y otras cuatro rarezas del CIS de Tezanos

El barómetro del CIS de febrero de 2019 da como vencedor al PSOE con un 33% de los votos si se celebraran hoy las elecciones, pero una muestra del 0,008% del electorado arroja rarezas

Foto: El presidente del CIS, José Félix Tezanos, durante el acto de entrega del Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política 2018. (EFE)
El presidente del CIS, José Félix Tezanos, durante el acto de entrega del Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política 2018. (EFE)

Doctores tiene la Iglesia. Doctores tiene el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que dirige José Félix Tezanos, su actual presidente y exmiembro de la comisión ejecutiva federal del PSOE. Él mismo se doctoró en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense y cuenta desde hace unas dos semanas con otros 27 expertos en demoscopia y metodología sociológica para mejorar la elaboración de los estudios estadísticos del CIS.

La ciudadanía debe confiar en esos profesionales versados para aceptar que una encuesta realizada en febrero a 3.000 personas es representativa de los aproximadamente 36,5 millones de personas que tienen derecho a sufragio en las próximas elecciones generales del 28 de abril. Los consultados por el CIS conforman aproximadamente el 0,008% del electorado potencial. Este porcentaje exiguo no es óbice para que mensualmente este sondeo ocupe las portadas de todos los diarios y sea carnada de debate para los mentideros políticos.

Esta circunstancia estadística no es exclusiva del CIS de Tezanos. El diseño del barómetro de abril de 2018, momento en el que gobernaba Mariano Rajoy, contempló entrevistas a tan solo 2.500 ciudadanos, lo que da un resultado porcentual aún menor que el actual.

La metodología de Tezanos ha sido criticada en diferentes ámbitos por favorecer supuestamente a Pedro Sánchez y al PSOE. El barómetro de febrero muestra que si se votara hoy en unas elecciones generales, Sánchez sería el candidato ganador con un 33% de los votos a su favor. Además, el presidente socialista aparece como el líder político mejor valorado, con 4,3 puntos sobre 10, seguido de Albert Rivera, de Ciudadanos, con 3,9.

A la cocina de Tezanos ya le fallaron los fogones en las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre en su primera prueba de fuego. El sondeo inmediatamente anterior a su celebración otorgaba entre 45 y 47 escaños al PSOE y uno a Vox. Cuando hablaron las urnas, el resultado fue muy diferente al reflejado por el CIS: tan solo 33 diputados lograron los socialistas andaluces y Vox se adjudicó 12.

Periodistas prestigiados en el análisis y la crónica política han puesto en solfa recientemente los resultados del barómetro diseñado por Tezanos. Javier González Ferrari, ex director general de RTVE, lo llama ‘cisgarabís’. Carlos Alsina, de Onda Cero, locutó lo siguiente a comienzos de febrero: “Lo dice el CIS. Sánchez es dios (lo dice el CIS) y así hay que reconocérselo”. Alsina añadió: “Qué terrible para el CIS que sus barómetros se hayan convertido en objeto de chanza. Y que el CIS sea visto como un timo”.

Otro periodista colaborador de Onda Cero, Rubén Amón, aludía en antena al desprestigio de la institución por el escepticismo general con que recibe la ciudadanía “las encuestas mensuales del maestro cocinero [Tezanos], entre pucheros y pucherazos”.

Al margen de esas opiniones, los resultados del estudio de febrero arrojan algunas rarezas para quien lo lea detenidamente.

  • Sobrerrepresentación de votantes del PSOE y Bildu

En los últimos meses, existe en los estudios sociopolíticos del CIS una sobrerrepresentación de encuestados que votaron en las elecciones generales de 2016 a partidos como PSOE o EH Bildu respecto a otros partidos como el Partido Popular o Unidos Podemos. El CIS solicita a los encuestados el dato de su voto en 2016 en el momento de las entrevistas.

En preguntas como la evaluación de la gestión del Gobierno de Sánchez, acerca de quién preferiría que fuese presidente del Gobierno en estos momentos o sobre el partido por el que siente más simpatía, los que contestan en el último barómetro y que votaron al PSOE en 2016 son 708, al PP 563, a Ciudadanos 237, a Unidos Podemos 226 y a EH Bildu 21. Por orden de partidos más beneficiados en el barómetro en la relación escaños/encuestados, son consultados 10,5 seguidores de EH Bildu por cada diputado logrado (2); 8,3 electores del PSOE (85); 7,4 de Ciudadanos (32); 5 votantes de Unidos Podemos (45), y 4,1 electores del PP (563).

Pedro Sánchez es el líder mejor valorado en el sondeo del CIS de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez es el líder mejor valorado en el sondeo del CIS de febrero. (EFE)

Es decir, a pesar de que el PP logró 137 escaños en el Congreso en 2016 como partido más votado, solo fueron sondeados 563 de sus votantes en febrero; mientras que fueron 708 los electores consultados por el CIS que manifestaron haber votado al PSOE, que únicamente consiguió 85 diputados.

Esto no es nuevo. En el barómetro de septiembre pasado, los votantes del PP entrevistados fueron 574 y los del PSOE, 596. En el estudio de enero, los electores que eligieron la papeleta del PSOE en 2016 también superaron en número a los votantes del PP preguntados por el CIS: 690 contra 518.

  • Los soberanistas ven el nacionalismo como un problema

A la pregunta de cuáles son los tres principales problemas de España, el conjunto de los encuestados piensa que el más importante es el paro, con un 39%.Le siguen la política (15%) y la corrupción y el fraude (9,3%).

Pero resulta llamativo que sea a los votantes que eligieron opciones soberanistas a quienes más les inquieta porcentualmente el nacionalismo. Esto les ocurre al 9,5% de los 21 electores de EH Bildu, al 4,2% de los 24 de EAJ_PNV y al 2,9% de los 69 votantes de ERC.

No hay evidencias sobre a qué nacionalismo se refieren, pero la lógica apunta a que podrían aludir al español.

  • Votantes de Podemos que jamás votarán a Podemos

Los electores cambian su sentido del voto de unas elecciones a otras (también mienten en las encuestas). El trasvase de sufragios de un partido a otro es habitual y uno de los principales objetos de estudio de sociólogos y expertos en estadística. Pero es una rareza en el barómetro de febrero que se muestren altos porcentajes de votantes que prefirieron a una formación determinada en 2016 y que ahora manifiesten que jamás la volverían a elegir.

El 12,4% de los electores de Podemos expresa que “con toda seguridad” no volvería a votarles jamás

Como ejemplo, de los 226 encuestados que votaron a Podemos, hasta un 12,4%, “con toda seguridad”, expresa que no lo volvería a hacer nunca más. En el caso de Ciudadanos, el porcentaje se sitúa en casi el 6%. En esos datos podría radicar la mengua de la expectativa de voto de esas dos formaciones políticas que expresa el CIS. Ciudadanos pierde 2,5 puntos porcentuales con respecto a enero y Podemos, uno.

  • La corrupción y el fraude fiscal no inquietan

La corrupción y el fraude fiscal no están entre los problemas principales para la gran mayoría de los votantes del conjunto de los partidos. Salvo para los ciudadanos que votaron a En Marea en 2016, ya que uno de cada tres responde que la corrupción y el fraude fiscal le inquietan.

De las 40 opciones que ofrece el CIS, la corrupción es solo un contratiempo importante para el 7,4% de los electores del PP y para el 8% de los del PSOE. Esto sucede a pesar de la saturación de casos de corrupción abiertos en los tribunales y que involucran a numerosos integrantes de ambas formaciones políticas.

Zaplana sale del juzgado de guardia de Valencia tras firmar para conservar su libertad provisional.(EFE)
Zaplana sale del juzgado de guardia de Valencia tras firmar para conservar su libertad provisional.(EFE)

En cuanto al fraude fiscal, después de las múltiples historias que ha contado este diario en trabajos como Swiss Leaks, Panama Papers o Paradise Papers, y que han afectado a las actividades ilícitas de numerosos políticos y empresarios españoles, no parece una contrariedad mayor para los ciudadanos encuestados. Ninguno de los sondeados del PP, Ciudadanos o Podemos eligieron ese problema como una de sus preocupaciones prioritarias.

Sin embargo, resulta llamativo que a los votantes de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) sí les incomodan la corrupción y el fraude fiscal. Hasta al 17% de sus fieles de 2016 le preocupan esos problemas. El imaginario del ‘tres per cent’ podría influir en esta posición.

  • El 2.0 no acaba de llegar a la Administración

La pregunta número 14 del barómetro versa sobre cómo les gustaría a los sondeados recibir la información sobre los Presupuestos Generales del Estado. Se les ofrecen hasta seis vías, entre ellas, remitírsela por correo postal a sus domicilios, mediante notas de prensa que difundan los medios de comunicación o mediante un discurso o intervención directa del presidente del Gobierno en la televisión.

¿No sería más sencillo y práctico por correo electrónico o a través del teléfono móvil? ¿Vulneraría esta acción la Ley Orgánica de Protección de Datos? Pero, ¿acaso no envían los consulados españoles un mensaje al móvil cada vez que uno llega a otro país?

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios