los mossos también protegen en cataluña

Una campaña de alto riesgo: Interior pone escolta a Rivera, Abascal y Pablo Iglesias

El Ministerio establece un plan de protección de líderes políticos de aquí a la cita electoral del próximo 28 de abril que incluye a los dirigentes más expuestos

Foto: Albert Rivera. (Getty)
Albert Rivera. (Getty)

La seguridad también será protagonista de aquí a las elecciones generales del próximo 28 de abril. Así lo ponen de manifiesto las últimas decisiones tomadas por los técnicos del Ministerio del Interior especializados en evaluar los riesgos de las personalidades públicas. Estos expertos han considerado necesario poner escolta permanente a dos de los líderes políticos más mediáticos y que más están subiendo en las encuestas, el máximo responsable de Ciudadanos, Albert Rivera, y el presidente de Vox, Santiago Abascal.

Ambos comienzan ahora un periplo de actos por toda la geografía española que, a juicio de los especialisas del departamento dirigido por Fernando Grande Marlaska, podría poner en riesgo su integridad. Mítines, encuentros públicos y todo tipo de contactos con la gente les exponen, entienden los técnicos, a cualquier ataque por parte de un perturbado, con lo que es necesario que estén constantemente acompañados por al menos un guardaespaldas.

Los dos, además, ya han sido objeto de amenazas e incluso de agresiones físicas y verbales durante los últimos años. Tras la sorprendente irrupción de Vox en el Parlamento de Andalucía, un cúmulo de incontables manifestaciones tomaron las calles para protestar contra lo que consideraban la entrada de la extrema derecha en las instituciones. Estas concentraciones fueron acompañadas de amenazas personales en las redes sociales, en actos públicos o en apariciones en los medios. En paralelo, dirigentes del partido fueron insultados y amedrentados en Zaragoza, Barcelona y otras localidades.

Antes incluso de que se celebraran estos últimos comicios, Abascal fue víctima de un intento de agresión. Según explicaron el pasado diciembre fuentes del partido a El Confidencial, un desconocido se quedó observando en plena calle al líder de la formación y, cuando este subió a su moto, el individuo se abalanzó sobre él. "Somos conscientes de que ahora existe mucho riesgo, sobre todo por la estigmatización y demonización que estamos sufriendo; no podemos descartar que cualquier fanatizado pretenda hacer alguna locura", aseguraron entonces desde el partido.

Pablo Iglesias e Irene Montero. (EFE)
Pablo Iglesias e Irene Montero. (EFE)

Este cúmulo de violencia provocó ya entonces que los de Abascal reclamaran hasta en tres ocasiones por conducto reglamentario protección personal para sus dirigentes más expuestos. Tras semanas de silencio administrativo, Interior ha dado respuesta afirmativa y ha concedido escolta a Abascal y a su número dos, Javier Ortega Smith, el abogado que representa al partido como acusación particular en el juicio del procés que estos días se celebra en el Tribunal Supremo.

En paralelo, Rivera ha experimentado una historia parecida. En septiembre de 2017 el negocio de su madre en Granollers aparecía estampado de pintadas. "Ciudadanos, no es vuestra tierra ni vuestra lucha", rezaba la frase que manchaba la fachada del inmueble. No era la primera vez que amanecía atacado. En 2008, registró otra pintada con el mensaje "puercos fascistas" junto a una diana. La Generalitat no condenó este episodio ni la amenaza de muerte que recibió un mes antes. El 2007, además, una carta anónima llegó al buzón de Rivera. Contenía una foto de líder de Ciudadanos con una bala en la frente de la que manaba una mancha roja que simulaba ser sangre. La justicia condenó casi dos años después a los autores de la misiva, varios jóvenes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Según las fuentes consultadas, Rivera también tendrá escolta durante toda la campaña electoral, tanto para sus mítines en Cataluña -donde habitualmente ya era protegido por guardaespaldas de los Mossos d'Esquadra- como en los que celebre su partido en el resto de España. La portavoz del partido en Cataluña, que se perfila como número dos de la formación, Inés Arrimadas, también lleva escolta, aunque pertenece a la policía autonómica y solo actúa en esa región. Un caso similar ocurre con el diputado autonómico de la misma formación Fernando de Páramo, que aunque ahora vive en Madrid está obligado a tener protección de los Mossos cuando viaja a Cataluña.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también cuenta con guardaespaldas desde que el pasado octubre se la concediera el Ministerio del Interior. El líder de la formación morada llevaba mucho tiempo reclamando la protección, desde que su partido entró en el Parlamento Europeo en 2014, y la consiguió hace apenas cuatro meses, en plena negociación de los Presupuestos Generales del Estado con el Gobierno de Pedro Sánchez. En ese contexto, Iglesias consiguió obtener esa seguridad dinámica y también la estática de la que disfruta su chalet en Galapagar, custodiado las 24 horas por agentes de la Guardia Civil. La seguridad que tiene el líder de Podemos es superior a la que actualmente poseen muchos ministros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios