el interrogatorio se convierte en refriega

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

Más que un interrogatorio, la declaración de Turull fue una refriega, por lo que en el intercambio de preguntas y respuestas sobrevoló un clima de indignación con salpicaduras de ironía

Foto: Jordi Turull, durante su declaración.
Jordi Turull, durante su declaración.

El 'exconseller' de Presidencia Jordi Turull abrió este martes la reanudación del juicio del 'procés' con una declaración potente, con respuestas a la Fiscalía más de ataque que de defensa, y una idea en la cabeza. Indicó —incluso cuando no se le estaba preguntado por ello— que su partido y ERC, contra la tesis del Ministerio Público, no agitaron a la población ni emplearon a la masa para elevar el clima de presión y alcanzar la independencia. Según aseguró, fue todo lo contrario: se limitaron a poner en marcha un sentimiento, un mandato, que partía de los catalanes, quienes sufrían un ataque de un Estado que era capaz de cualquier cosa. "El Gobierno de España, menos política, está dispuesto a hacer de todo. ¿Se acuerda del 'la Fiscalía te lo afina' o las cloacas del Estado? El Gobierno ha estado dispuesto a hacer de todo. Y nosotros queremos que la gente vote", espetó.

A lo largo de su declaración, Turull defendió que todo lo que hicieron fue en nombre de la sociedad catalana: "Los ciudadanos de Cataluña no son ovejas, no son gente militarizada, sean independentistas o no, extrema derecha o izquierda o centro, tienen criterio. Estamos en el siglo XXI. Se habla de la gente con un sentido que implica desconocer Cataluña y el movimiento independentista. El movimiento va de abajo arriba y después hay partidos que quieren recoger ese sentimiento y darle una salida política, pacífica y democrática, porque no puede ser de otra manera", argumentó.

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

Más que un interrogatorio, la declaración de Turull fue una refriega. Esta última afirmación la lanzó como reproche al fiscal, hoy Jaime Moreno, al que acusó de faltar, con su argumentación sobre la estrategia del 'procés', al respeto a los ciudadanos de Cataluña. En el intercambio de preguntas y respuestas, sobrevoló este clima de indignación, con salpicaduras de ironía en muchos tramos.

Aquí otro ejemplo: "El fiscal pregunta por resoluciones por independencia. Yo era el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, que es Juntos por el Sí, nos presentamos así a las elecciones y no hubo impugnación. Por el sí a la independencia, Juntos por el Sí, no Juntos porque Sí. No es ninguna anormalidad que intentes por la vía democrática hacer aquello con lo que te has comprometido con los ciudadanos de Cataluña. Intentábamos, amparándonos en nuestros derechos, tirar adelante". También manifestó que la palabra 'resignación' no existe "en el diccionario político en Cataluña".

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

La refriega continuó a lo largo de toda la declaración. Esa concertación de la que habla la acusación, que le pide 16 años por rebelión y malversación, no era más que un intento, a través del acuerdo y el diálogo, de decidir sobre el futuro de Cataluña, aseguró Turull. El 'exconseller' ironizó además con su afiliación a Òmnium Cultural y dijo que también pertenece a Intermón, Cáritas o el RAC. El tono de escaramuza se prolongó hasta el punto de que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, se vio obligado a intervenir varias veces.

Hubo quejas por parte del 'exconseller' de que no se le dejaba contestar. También juicios de valor en sus respuestas. Marchena pidió a unos y otros que controlaran la deriva. Reclamó al fiscal que permitiera al procesado que hiciera valoraciones extendidas para a continuación avisar a Turull de que tampoco es correcto aprovechar las preguntas para hacer juicios de valor. "Haga un esfuerzo por no valorar", le avisó en otro punto.

La declaración comenzó con un alegato a favor del catalán. "No por motivos sentimentales sino por derechos fundamentales", lanzó Turull, que incluso pidió al tribunal que se replantee la traducción simultánea y el reparto de auriculares a todos los presentes en la sala. "No mire los auriculares como un gasto, mírelo como una inversión", defendió.

Ponderación, la palabra

Las palabras de Turull buscaron también transmitir la idea de que, aunque eran conscientes de que incumplían el mandato constitucional, estaban dispuesto a ello por "ponderación": midieron hasta dónde podían llegar para cumplir ese mandato popular sin violar leyes de más y consideraron que no obedecer al Constitucional no lleva aparejado "reproche penal", ya que la celebración de referéndums estaba despenalizada. Nunca dejaron de aplicar, eso sí, los requerimientos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en sus disposiciones sobre el referéndum del 1 de octubre, en el que "no se gastó ni un euro" de dinero público, indicó durante su declaración.

A este respecto, volvió a pasar al ataque, en este caso contra el Gobierno de España que, según aseguró, también deja de escuchar al Constitucional cuando le conviene. Así, subrayó que el Estado central lo ha hecho hasta en 25 ocasiones. "Esto de ponerse el traje de constitucionalista es un chollo, puedes desobedecer la Constitución cuando te dé la gana", denunció.

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

A media declaración, la cosa se pacificó e incluso hubo intercambios amables acusado-fiscal. El 'exconseller' le alabó su comprensión del catalán y Moreno se lo agradeció diciendo que hace "sus pinitos" y que ya tiene experiencia desde la causa por la consulta del 9-N, que también llevó él. El representante del Ministerio Público tuvo, entrado ya el interrogatorio en el detalle y a cuenta del anuncio en televisión del 1-O con las vías de tren, un momento de pericia destacable. Pidió a Turull que leyera el eslogan: "Naciste con la capacidad de decidir", resonó la enunciación de Turull del lema. Del dinero con el que sufragaron las urnas, sin embargo, ni idea: "No sé cómo se costearon".

Turull anduvo como un equilibrista, en ese filo de la 'ponderación'. Respecto al referéndum, indicó que todo el Govern estaba implicado, pero que no hubo "ningún elemento fáctico que lo desarrollara". "Hay una ley del referéndum, al Govern le toca hacer el decreto de convocatoria de referéndum que tiene una línea y media, después por parte del consejo técnico y secretarios generales prepararon ese acuerdo para que se viera que todos íbamos a una. Cuando hacemos esto, la ley de referéndum no está suspendida, de acuerdo con el decreto de convocatoria".

El relato de la violencia "es delirante"

Tardó, pero la violencia, indispensable para el delito de rebelión, acabó saliendo a escena. Al hilo de los hechos del 20 de septiembre y la manifestación de la Conselleria de Economía, Turull negó que aquella concentración fuera violenta. "Quien intente generar violencia en Cataluña ahora o antes fracasará. Cualquier partido que insinúe que para conseguir la independencia es necesaria la violencia pequeña o pasiva fracasará, piense lo que piense, la gente es pacífica y siempre ha militado en el pacifismo, somos el país de Pau Casals. El relato no tiene sentido y es delirante".

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

Turull defendió, pese a este apunte, que siempre hay elementos que escapan de ese espíritu y que, por ello, él redactó distintos tuits apelando a la calma. "Siempre que había un acto de incivismo, lo hemos criticado", argumentó antes de contraatacar con "los grupos de ultraderecha" que "se liaron a porrazos" en otras manifestaciones, como la convocatoria a favor de la unidad de España. En cuanto a la declaración unilateral de independencia (DUI) y en la línea de Joaquim Forn, insistió en que fue una medida política sin consecuencias reales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios