fue separado del grupo y tiroteado

La Fiscalía investiga la ejecución selectiva de un misionero español en Burkina Faso

El Ministerio Público ha abierto diligencias tras recibir un oficio de la Comisaría General de Información en el que se da cuenta de lo sucedido

Foto: Fotografía facilitada por Prensa Salesiana del misionero español, Antonio César Fernández
Fotografía facilitada por Prensa Salesiana del misionero español, Antonio César Fernández

La Fiscalía de la Audiencia Nacional investiga la muerte de un misionero salesiano español en un atentado que tuvo lugar este viernes en Burkina Faso durante un supuesto ataque yihadista en la provincia de Boulgou, a 40 kilómetros de la frontera sur del país. Además del religioso, fallecieron otras cinco personas. Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, el Ministerio Público ha abierto diligencias tras recibir un oficio de la Comisaría General de Información en el que se da cuenta de lo sucedido.

El atestado policial indica que el religioso Antonio César Fernández Fernández, de 72 años "fue detectado por los terroristas, separado del resto de misioneros con los que viajaba y ejecutado mediante disparos de arma de fuego". El ataque se produjo en torno a las tres de la tarde de este viernes en las proximidades de la localidad de Nohao, próxima a Ghana. Los atacantes, un grupo de yihadistas en motocicleta, interceptó al grupo en un control aduanero.

La Agreduría de Interior de España en la zona ha informado de que el misionero regresaba en automóvil a su comunidad en Uagadudú tras participar en una reunión de la Inspectoría Salesiana de Africa Occidental Francófona (AFO) en Lomé (Togo) cuando coincidió con la facción armada. Otros religiosos que viajaban con él han sobrevivido. El atentado acabó con la vida del chófer del vehículo y varios funcionarios burkineses. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha querido trasmitir a "la familia y compañeros del misionero" su cariño, además de expresar su "absoluta repulsa a este atentado".


Fernández, nacido en Pozoblanco (Córdoba) en 1946, era misionero desde 1982, año en el que fundó la presencia salesiana en Togo e hizo de este país de África Occidental su primer destino, si bien en la actualidad ejercía en Burkina Faso. El alcalde del consistorio cordobés, Santiago Cabello, ha lamentado la muerte de "este pozoalbense ejemplar, cuyo testimonio de vida no muere con él, sino que queda con nosotros para siempre" y ha trasladado sus condolencias a los familiares, a la comunidad salesiana y amigos del fallecido, a los que muestra "todo su apoyo y afecto en un momento tan doloroso". El ayuntamiento de la localidad ha decretado dos días de luto por su fallecimiento.

El ataque sufrido por el misionero, en el que resultaron heridos dos de sus acompañantes, se enmarca dentro de la ola de violencia que azota a Burkina Faso desde 2015, en un contexto que ha vivido un recrudecimiento de la amenaza terrorista en las últimas semanas tras la celebración de la V Conferencia de jefes de Estado del G5 del Sahel, cuya presidencia rotatoria asumió la presidencia rotatoria.

El pasado 4 de febrero, al menos 14 civiles perdieron la vida en otro ataque yihadista, y dos días antes, cuatro empleados de la Cruz Roja burkinesa desaparecieron en un aparente secuestro en el norte del país. Burkina Faso es uno de los cinco países que componen el G5 del Sahel, junto a Mali, Mauritania, Níger y Chad, grupo que combate el terrorismo yihadista en la región.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios