HOJA DE RUTA DE SANTIAGO ABASCAL PARA EL 28-A

La prueba de fuego de Vox: entre el efecto del juicio del 'procés' y la ley electoral

Los actos públicos, las redes sociales y tratar de igual a igual a Casado y a Rivera estarán en una estrategia cuyas líneas concretas serán definidas la próxima semana por los líderes del partido

Foto: Abascal con su plana mayor en las puertas del Supremo el pasado 12 de febrero. (Reuters)
Abascal con su plana mayor en las puertas del Supremo el pasado 12 de febrero. (Reuters)

El juicio del 'procés' que estos días tiene lugar en el Tribunal Supremo será el principal escaparate que tenga Vox durante los próximos meses. La vista se alargará previsiblemente hasta finales de abril, con lo que correrá en paralelo al desarrollo de la precampaña y de la campaña electoral que culminará el día 28 de ese mes, fecha elegida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para celebrar los próximos comicios generales.

La casualidad ha venido como anillo al dedo a los de Santiago Abascal en términos de comunicación política. El jefe del Ejecutivo se ha visto forzado a adelantar las elecciones por no conseguir el respaldo necesario en el Congreso para aprobar los presupuestos. La votación clave coincidió con el juicio del 'procés' y ERC y PDeCAT se negaron a apoyar sus cuentas en ese contexto. El Supremo se niega a suspender el juicio del 'procés' durante la campaña por lo que podrá marcar agenda.

La vista contra los líderes independentistas acusados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia no se interrumpirá, explican fuentes de la institución, porque ya estaba programada. Nueve de los 12 acusados se encuentran en prisión preventiva y la deriva política no condiciona el calendario judicial, que representa un poder autónomo. Esta negativa del Supremo a verse condicionada por elementos externos tiene por lo tanto un virtual beneficiario, el partido dirigido por Abascal, que tendrá cada día un púlpito a las puertas del tribunal para expresar sus reivindicaciones ante las decenas de medios que se agolpan cada día en la calle del Marqués de la Ensenada.

El presidente del tribunal del 'procés', Manuel Marchena, advirtió a los representantes legales de Vox, Pedro Fernández y Javier Ortega Smith, que no va a tolerar que su sala se convierta en un púlpito político. "Los interrogatorios de las acusaciones y también de las defensas solo van a poder centrarse en los aspectos fácticos, no va a permitirse un debate ideológico de cada uno de los acusados ni tampoco de la representación de la acusación popular", anunció Marchena, que sin embargo no puede controlar lo que ocurre al aire libre.

Es en este último contexto, de hecho, donde Vox está teniendo más repercusión mediática. La intervención en inglés y en francés del responsable de relaciones internacionales del partido, Iván Espinosa, da cuenta de la importancia que el partido le da a estos episodios en la puerta del Supremo, que permiten trasladar el punto de vista de la formación hasta fuera de las fronteras españolas. De momento, casi todos los días ha habido algún representante del partido haciendo declaraciones, ya sea el mencionado Espinosa, ya sea Ortega Smith, ya sea Fernández.

Fuentes jurídicas explican que dentro de la sala el comportamiento de los abogados de Vox es técnico y correcto, aunque de momento muy limitado, ya que los acusados no están respondiendo a las preguntas del partido, con lo que los de Abascal únicamente pueden disfrutar del altavoz callejero. En un par de semanas, sin embargo, cambiarán las tornas, ya que llegará el turno de los testigos, que sí deberán contestar a los letrados de la acusación popular. Además, en el caso del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y el actual presidente del Parlmament, Roger Torrent, los abogados de Vox serán los primeros en preguntar, ya que ambos fueron propuestos por ellos.

Junto a esta plataforma que las circunstancias han querido que tenga la formación, Vox también se volcará en los actos políticos que desde hace más de dos años lleva protagonizando por toda España. Fuentes de Vox explican que el partido se centrará durante toda la campaña en tratar de trasladar a la ciudadanía en estos actos públicos las denominadas 100 medidas urgentes para España, que han servido de guía ideológica durante las últimas semanas. El partido aprovecha las redes sociales como medio para comunicar sus reacciones a determinadas decisiones o intervenciones políticas. Esta última política de comunicación ha cambiado en cierto modo la manera tradicional de hacer comunicación en este ámbito y Vox seguirá utilizándola porque le ha dado buen resultado.

Abascal y Casado durante la manifestación de Colón del pasado domingo. (EFE)
Abascal y Casado durante la manifestación de Colón del pasado domingo. (EFE)

El partido pondrá toda la carne en el asador para aprovechar esta deriva positiva en la que se encuentra desde las elecciones andaluzas. La próxima cita electoral representa la entrada definitiva en las instituciones (Congreso y Senado, primero, y municipios y autonomías apenas días después) de un partido que hasta hace unas semanas estaba completamente fuera de todas ellas y el punto crítico que determinará si el proyecto es algo pasajero o ha llegado para quedarse. Sus líderes lo saben y la mencionada agenda repleta hasta los fines de semana desde ya da cuenta de esa conciencia.

Como también son conocedores de lo que penaliza la ley electoral a los partidos pequeños que en el conjunto del país pueden recoger una gran cantidad de votos pero que en cada circunscripción no alcanzan el número de sufragios necesarios para conseguir al menos un escaño. Esta peculiaridad de la ley electoral podría jugar en contra de los de Abascal en las próximas generales, las primeras que aborda el partido con posibilidades reales de entrar en Cortes. Ya en los pasados comicios andaluces el voto útil era uno de los argumentos que esgrimía el Partido Popular para evitar que los ciudadanos eligiesen a Vox. El discurso, sin embargo, no dio resultados. En este caso, está por ver cómo afronta cada formación este reto, que no poco daño ha hecho en el pasado a partidos muy respaldados a nivel global que sin embargo no alcanzaban los votos suficientes en cada provincia para lograr representación.

La estrategia política concreta, en cualquier caso, la definirá el Comité Ejecutivo Nacional del partido la próxima semana, cuando se reúnan todos sus miembros y acuerden las líneas determinadas que van a seguir, en las que las nuevas tecnologías, los actos públicos y el juicio del 'procés' tendrán sin duda cabida, pero también la relación que decide mantener Vox con esas otras formaciones más o menos afines ideológicamente, como el Partido Popular o Ciudadanos, que beben del mismo caladero de votos que los de Abascal, como quedó claro durante la manifestación del pasado domingo en Colón, que dejó constancia gráfica de la unión entre los tres partidos. En esta última movilización ciudadana que reivindicaba elecciones, el líder de Vox se puso a la altura de sus rivales a pesar de que él actualmente no cuenta con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios