conversacion interceptada por la guardia civil

Zaplana, a su testaferro: “Necesito liquidez. Ignacio no me está dando dinero de Andorra”

La UCO captó las llamadas y reuniones del exministro de Trabajo con sus presuntos testaferros para tratar de repatriar los fondos que ocultaba en el extranjero

Foto: Eduardo Zaplana, el pasado mayo, tras su detención. (EFE)
Eduardo Zaplana, el pasado mayo, tras su detención. (EFE)

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil intervino decenas de conversaciones a Eduardo Zaplana durante el transcurso de la llamada operación Erial, en la que se le acusa de haber cobrado hasta 10,5 millones de euros en comisiones ilegales por el amaño de licencias eólicas y de ITV. Gran parte de los contactos interceptados fueron telefónicos, pero los investigadores también consiguieron registrar encuentros presenciales en los que el exministro de Trabajo (2002-2004) presuntamente habría tratado de repatriar parte de los fondos que mantenía ocultos en el extranjero.

Una de las citas intervenidas más relevantes para la causa tuvo lugar el 18 de abril de 2018, solo un mes antes de que Zaplana fuera detenido en Valencia, según recoge el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Confidencial. El exdirigente del PP se citó con el abogado uruguayo Fernando Belhot en el hotel Wellington de Madrid para comentar varias operaciones mercantiles. La jueza que instruye el caso sostiene que Belhot formaría parte del nutrido grupo de testaferros que supuestamente utilizó Zaplana durante años para evitar que le vincularan con la fortuna procedente de los sobornos.

En un momento de la conversación, que duró unos 30 minutos, Zaplana confesó a Belhot que no estaba pasando por un buen momento económico. “(…) Para algunas cosas que a mí me pide (…) necesito liquidez. A mí Ignacio no me está dando [ininteligible] dinero de Andorra, pero como nos ha dejado… tampoco pasa nada”. El sumario no aclara quién es el Ignacio del que habla Zaplana, pero por las referencias que ambos hacen en pasajes previos parece evidente que se trata del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. La UCO ya detectó en otro caso, la operación Lezo, conversaciones a tres bandas entre Zaplana, Belhot y González sobre posibles inversiones en España con fondos supuestamente opacos.

A continuación, en otro instante de la reunión en el Wellington, Zaplana se mostró desesperado. “Pero… joder… estoy, ¡que no hay forma! Sin riesgo, eh… sin riesgo”, se lamentó ante su interlocutor, probablemente admitiendo que era difícil mover los fondos que guardaba sin correr el peligro de que fueran descubiertos. Belhot se mostró dispuesto a ayudarle, pese al riesgo. "(...) Si mañana me dices, ¡bah!, necesito urgente por temas de [ininteligible] si nos arriesgamos...".

El expresidente de la Comunidad Valenciana (1995-2002) admitió que le vendría bien la ayuda. "Ahora necesitaría... pero a corto plazo (...) A mí me pasa lo mismo, yo tengo mi sueldo, que es un buen sueldo... yo puedo sacar [ininteligible] que no pasa nada, pero no puedo sacar cinco millones de... primero, porque no los tengo ahora porque me he metido en un problema, pero segundo es que aunque los tuviera...", afirmó Zaplana. "Claro... es que, ¿qué explicación tienes?", aseveró Belhot con una pregunta retórica. "Tengo que decir aquí en España, me van a decir, ¿usted dónde va?".

El abogado uruguayo habló entonces de "billetes de 500". "Es complicado", añadió Zaplana, sin que la UCO pudiera recoger todo el contexto de este otro tramo de la conversación. En los siguientes segundos quedó más claro. "Pero bueno... si son de 50 los puedo (...)", comentó el exministro del Gobierno de José María Aznar. Belhot convino entonces en que esa opción era la más favorable: "Claro, exacto [ininteligible]. Yo te iré devolviendo de poco a poco [ininteligible] y no te digo que sea en dos días... en una semana, 10, 15 días". "Si puede ser en un mes, mejor", matizó Zaplana.

Eduardo Zaplana e Ignacio González, en 2013, escoltando en un acto a la entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (EFE)
Eduardo Zaplana e Ignacio González, en 2013, escoltando en un acto a la entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (EFE)

El letrado planteó luego cómo podían hacerlo. "Y entonces ahí (...) Cada vez que venga te puedo dar...", dijo, refiriéndose a los continuos viajes que realizaba a España, que también fueron registrados por la Guardia Civil. "Evidentemente", afirmó el exdirigente del PP. "Sí, y luego cada mes y medio [ininteligible] podría ir sacando. ¿Me entiendes?", preguntó Belhot. "Pues vamos a ver si... Vamos a arreglar eso ahora", zanjó Zaplana.

Solo unos minutos después terminó la reunión, aunque quedaron en comer al día siguiente para cerrar los flecos de esta operativa, que según los investigadores sería una de las muchas que habría puesto en marcha Zaplana para reintroducir en España las comisiones ilegales que presuntamente le abonó la empresa Sedesa, controlada por la familia Cotino, por el amaño de concesiones públicas durante su etapa como jefe del Ejecutivo autonómico de la Comunidad Valenciana.

Según recoge uno de los informes policiales incluidos en el sumario, ese encuentro y otros interceptados apuntarían a que "Belhot pudiera ser la persona que administra y mantiene el control sobre los fondos cuya ubicación se encuentra pendiente de determinar (3,5 millones de euros), teniendo capacidad operativa para trasladar fondos ocultos en favor de los investigados o de manejar las sociedades que estos pudieran tener en el extranjero". La UCO señala que, como se deduce de la conversación en el Wellington, los fondos podrían estar en Andorra a nombre de una sociedad panameña, Plaza Fountains, gestionada por Belhot y un abogado de Barcelona, Saturnino Suanzes, socio del despacho Crowe Horwath Legal y Tributario.

Los siete tomos del sumario a los que ha tenido acceso este diario recogen otras conversaciones similares de Zaplana y también numerosas llamadas entre sus presuntos testaferros. La UCO ha logrado reconstruir cómo llegaron los sobornos al círculo del dirigente mediante pagos a sociedades de Luxemburgo (Imison Internacional SA y Fenix Investments) y con el abono de facturas falsas por servicios inexistentes a consultoras radicadas en Valencia (Dobles Figuras Consultores SL e Imirol SL).

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios