mañana, los interrogatorios

De la artillería de la Fiscalía al perfil bajo de la Abogacía y Vox: día dos del 'procés'

Los fiscales emplearon dos horas en tratar de desmontar, con la contundencia del que tiene ganas de argumentar, el relato que sobrevoló ayer el Supremo

Foto: Los fiscales Javier Zaragoza y Fidel Cadena, junto al vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández, y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith. (EFE)
Los fiscales Javier Zaragoza y Fidel Cadena, junto al vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández, y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith. (EFE)

La segunda jornada del juicio al 'procés' comenzó fuerte este miércoles. La Fiscalía tomó buena nota en el primer día de juicio de la enumeración de vulneraciones que esgrimieron las defensas en un discurso con carga política y las miras puestas en Estrasburgo. En el día dos, llegó el turno del Ministerio Público, encarnado en dos de los fiscales del equipo, Javier Zaragoza y Fidel Cadena, que emplearon dos horas en tratar de desmontar, con la contundencia del que tiene ganas de argumentar, el relato que sobrevoló ayer el Supremo.

De la artillería de la Fiscalía al perfil bajo de la Abogacía y Vox: día dos del 'procés'

Los dos fiscales sacaron toda su artillería contra "el victimismo" de las defensas. Rebajaron su discurso a la categoría de "panfleto" y acusaron a los abogados de los acusados de distorsionar la realidad en su beneficio. Esos alegatos pretenden —dijeron— "cuestionar la calidad democrática de nuestro Estado de derecho" y "sentar al Estado en el banquillo" de los acusados.

De la teoría a la práctica, la Fiscalía no se dejó por enumerar ninguno de los actos por los que los 12 políticos se sientan aquí. Comenzaron defendiéndose para pasar después al ataque. La acción de la Justicia ha estado dirigida —dijeron— a "restaurar el orden político mediante el único instrumento en una sociedad democrática, que es la aplicación de la ley".

Hubo un par de frases de esas que sirven para 'enmarcar' titulares. La política no es "patente de corso" para saltarse la ley y menos aún para "expulsar la Constitución y el Estatuto del ordenamiento jurídico y sustituirlo por una legalidad paralela", "planificar y ejecutar un proceso de segración al margen de los procedimientos legales", "desobedecer de forma reiterada y contumaz al Constitucional" y "convocar a miles de ciudadanos para retener y tener secuestrada a una comisión judicial so pretexto de un ataque a Cataluña", ni para "incitar, llamar o agitar a miles de ciudadanos que como muros humanos han protegido las urnas y los centros electorales sabiendo que se les abocaba al enfrentamiento violento con las fuerza policiales".

Los acusados. (EFE)
Los acusados. (EFE)

También hubo 'toques' para otros. Para los Mossos, "que se pusieron completamente al lado de la rebelión", para el tribunal alemán de Schleswig-Holstein, que en julio decidió no extraditar a España a Carles Puigdemont y que se extramilitó al creer "que podía enjuiciar los hechos", y hasta para los catedráticos de penal que rechazaron en noviembre la acusación por los delitos de rebelión, "no sé de dónde saca la defensa que hay 120 catedráticos en España, en realidad lo firman un 15% de los catedráticos de España y no los de más autoridad ni prestigio académico".

La soberanía catalana, ese "poner las urnas" en las calles, no quedó fuera. Cadena lo resumió de forma muy gráfica: "No hay una soberanía catalana, hay una soberanía española y está proclamada por la Constitución". En respuesta a las defensas que sostienen que votar es una acción democrática, Cadena ha recordado que "no hay legalidad democrática fuera de la legalidad constitucional"y que "desde el punto de vista de la unidad territorial, Segovia no es de los segovianos ni Zaragoza de los zaragozanos; ni Cataluña solo de los catalanes separatistas sino de todos". Una situación que, según ha afirmado, se repite en toda Europa: "A nadie se le ha ocurrido calificar a Alemania o Italia de estados opresores".

El discurso armado de los fiscales deslució la intervención de la abogada del Estado. La sustituta de Edmundo Bal, descabalgado por el Ministerio de Justicia por su defensa de la rebelión y no la sedición que finalmente reflejó en su escrito de acusación, dedicó más de º' minutos a defender a la secretaria de Estado Irene Lozano de las críticas por sus comentarios sobre el juicio. Y poco más.

De la teoría a la práctica, la Fiscalía no se dejó por enumerar ninguno de los actos por los que los 12 políticos se sientan aquí

La esperada intervención de Vox tampoco brilló. Pedro Fernández no bajó en ningún momento al terreno político y se ciñó a una densa interpretación técnica. Defendió que los acusados no solo deberían estar procesados por rebelion o malversación sino también por integración en organización criminal. Criticó también al Tribunal Constitucional y dejó esta perla: "La libertad de expresión está sometida a los límites de la seguridad nacional y la integridad terroritorial".

Eso sí, fue esencial para uno de los momentos del día. El tribunal verbalizó a través de su presidente, Manuel Marchena, que no ve problema en que los políticos luzcan lazos si así lo desean. En respuesta a una pregunta del abogado del partido de Santiago Abascal, explicó que la jurisprudencia de Europa al respecto deja claro que los símbolos religiosos deben permitirse en sala, lo mismo que los ideológicos. Y el lazo lo es.

Mañana toca día grande con el inicio de los interrogatorios, que arrancarán con la declaración de Oriol Junqueras. De fondo, unas generales a la vista tras el fracaso de los Presupuestos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios