debate DE las enmiendas a los presupuestos

Podemos abre distintas vías de diálogo para mantener vivo el bloque de la moción

Desde la formación morada confían en que se retomen las negociaciones entre el Gobierno y las formaciones independentistas durante las próximas horas

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de la vicepresidenta, Carmen Calvo, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de la vicepresidenta, Carmen Calvo, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

"Todos están hablando con todos". Dirigentes de Podemos y sus confluencias mantienen abiertas distintas vías —discretas— de diálogo, según fuentes del partido, con los actores que conformaron el bloque de la moción de censura para intentar salvar el primer trámite de los Presupuestos y con ello no solo la legislatura, sino "un proyecto de país". El único proyecto de progreso viable, según advertía Pablo Iglesias a través de las redes sociales la tarde de este lunes: "Se acabaron el bipartidismo y los consensos entre los viejos partidos de gobierno (PSOE-PP-CIU-PNV)".

Desde Podemos no quieren tirar la toalla y hasta confían en que se retomen las negociaciones entre el Gobierno y las formaciones independentistas durante las próximas horas, de cara a que ERC y PDeCAT retiren sus respectivas enmiendas a la totalidad antes de la votación del miércoles en el Congreso. En ello tratan de ayudar para reconstruir los puentes exigiendo, por un lado, "valentía" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que dio por agotado el diálogo el pasado viernes, y por otro "responsabilidad" a ERC y PDeCAT, formaciones a quienes también exigen que no utilicen los Presupuestos como "moneda de cambio para reclamaciones políticas en otros ámbitos". Alberto Garzón (IU), Joan Mena (En Comú Podem) y Yolanda Díaz (En Marea) serán los encargados de defender la posición de Unidos Podemos este martes durante el inicio del debate de totalidad.

La polarización visibilizada en la manifestación convocada el pasado domingo en la madrileña plaza Colón con foto final de PP, Ciudadanos y Vox, para reclamar elecciones anticipadas, podría jugar a favor, paradójicamente, de un acercamiento de las formaciones. No se quiere tirar la toalla, y en las reflexiones que Iglesias lanzaba a través de Twitter incidía en la idea de que "la foto del bloque de partidos reaccionario la vimos ayer: Casado, Rivera y Abascal con la Brunete mediática descargando toda la artillería. Su proyecto: uberización de la economía y mano dura para reprimir los conflictos derivados de la plurinacionalidad". En esta línea remarcaba también, lanzando un aviso a Sánchez, que no tendrá los apoyos electorales suficientes un hipotético "bloque de 'gran centro' con PSOE y Ciudadanos y una nueva fuerza progresista [escisión de Podemos] que lo facilitara desde fuera".

El único camino de progreso en España "no es el PSOE, es la mayoría que salió de la moción de censura, que tiene que consolidarse en un proyecto de país y no en medidas de 'marketing", insisten desde Podemos, reconociendo que el bloque de la moción está en riesgo. "La política de gestos puede ser eficaz en el corto plazo pero no es una política de gobierno", expresaba por su parte Iglesias. Hay tiempo, pero hay que ser realistas, añaden estas mismas fuentes, que siguen viendo en la fallida mesa de partidos el mejor espacio para llegar a puntos de encuentro.

Podemos abre distintas vías de diálogo para mantener vivo el bloque de la moción

Este mismo lunes, tras la celebración de la ejecutiva de Podemos, la coportavoz Noelia Vera explicaba que "Sánchez debe entender que con 84 diputados no se puede sacar adelante este país, necesita del bloque de la moción" y defendía que se pusiese en marcha la mesa de partidos sin líneas rojas, "poniendo el diálogo en el centro" y sin oponerse tampoco a la polémica figura del relator.

Desde ERC, la primera formación independentista que registró la enmienda a la totalidad, el diputado Gabriel Rufián rebajaba pretensiones sacando la autodeterminación de las condiciones para retirar la enmienda a la totalidad, limitándolas a "una declaración formal del Gobierno de España que evite la deriva represiva del Estado y una mesa de negociaciones con todas las partes y con ambos gobiernos". La paradoja de Colón, puesto que la manifestación puede ayudar a reconstruir el deshilachado bloque de la moción de censura. El diputado de PDeCAT Jordi Xuclà ya deslizaba la pasada semana que habría que "tomar nota" de la manifestación unionista contra el diálogo con Cataluña. Nada mejor que el rearme y visibilizar el enemigo común para evitar la ruptura.

En caso de que las cuentas no salgan adelante, la formación liderada por Pablo Iglesias entiende que sería difícil para el Gobierno prolongar la legislatura. "El presidente se vería forzado a convocar elecciones anticipadas", ha reconocido el secretario de Organización, Pablo Echenique, sin querer proponer fechas. Sean cuando sean, avanzó ese dirigente, "nosotros estamos preparados para salir a ganarlas, pero en todo caso estamos trabajando en los Presupuestos porque en diciembre ya tuvimos nuestras primarias para las generales".

En los mismos términos se expresaba horas después Pablo Iglesias: "Si hay adelanto, saldremos a ganar. España necesita un Gobierno que asegure los pactos ya alcanzados para estos PGE (un SMI de 900 euros, vincular pensiones al IPC por ley, recuperar el subsidio por desempleo para mayores de 52 años...) y ampliar derechos". Concluía también que "si se vuelven a dar las condiciones para que el bloque de la moción negocie una investidura y un Gobierno, habrá que asumir los mismos retos: recuperación del Estado del bienestar (que sería un mensaje a la UE) y reconocimiento de la plurinacionalidad y el diálogo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios