semana negra para el sanchismo

La división interna, la revuelta pata negra... así naufragó el 'Diálogo por Presupuestos'

La semana del 'relatorgate' acaba con la derecha movilizada y en la calle, el Gobierno sin presupuestos, un PSOE dividido y con los puentes con el independentismo rotos

Foto: Reunión del Consejo de Ministros en Barcelona. (EFE)
Reunión del Consejo de Ministros en Barcelona. (EFE)

En diciembre de 2015, después de las elecciones que ganó el PP pero que dejaron un panorama ingobernable, el comité federal del PSOE aprobó un documento que dejaba claro que no gobernaría con los independentistas: "La autodeterminación, el separatismo y las consultas que buscan el enfrentamiento solo traerán mayor fractura a una sociedad ya de por sí dividida. Son innegociables para el Partido Socialista y la renuncia a esos planteamientos es una condición indispensable para que el PSOE inicie un diálogo con el resto de formaciones políticas". El texto supuso una tregua entre los barones y Pedro Sánchez de la que el hoy presidente confesó que se había arrepentido. Tras una repetición de elecciones acabó gobernando Mariano Rajoy gracias a la abstención del PSOE impulsada por la gestora.

Ese debate, el del 'Gobierno Frankenstein' sí o no, ha vuelto de nuevo a desgarrar al PSOE esta semana. Ese debate, el de la decisión de Sánchez de aguantar lo posible con 84 diputados, es el trasfondo del naufragio de la Operación Diálogo II, la maniobra política de alto riesgo de aprobar los presupuestos a cambio de una mesa de negociación con el independentismo.

El caos de esta semana comenzó a gestarse en diciembre. Tras las elecciones andaluzas, el Gobierno rectificó y anunció que enviaría sus presupuestos al Congreso. La irrupción de Vox y el temor a la suma de la derecha hicieron que Moncloa decidiera enviar las cuentas públicas incluso sin tener garantizados los apoyos del independentismo. Los socialistas mantenían que la operación era un éxito sí o sí: si las cuentas eran rechazadas habría demostrado que no tenía ningún pacto con los independentistas y Sánchez quedaría en el centro del tablero político y podría presentar a Ciudadanos como un apéndice del PP en unas elecciones en mayo o en otoño; si por el contrario conseguía los apoyos suficientes aguantaría hasta 2020.

"Queda la derecha movilizada, un PSOE dividido y sin presupuestos y unos candidatos que van a las municipales y autonómicas con plomo en las alas"

Pero rápidamente el Gobierno se inclinó por la segunda opción y se puso a hacer lo posible por sacar los presupuestos. Aceptó una minicumbre bilateral en Barcelona antes de un Consejo de Ministros de la que salió un comunicado conjunto sin mención a la Constitución, propuso unos presupuestos generosos con Cataluña y Miquel Iceta se abrió a aprobar las cuentas de los independentistas. Los barones críticos fueron clamando contra las cesiones porque temían verse arrastrados el 26-M, pero eran los sospechosos habituales (Lambán, Page y Vara por este orden) y eso estaba descontado. Los últimos gestos se sumaban a la rebaja de la acusación de la Abogacía del Estado en el 'procés'.

Todo iba según lo previsto hasta esta semana, cuando todo ha saltado por los aires. El lunes, ERC sube la apuesta y anuncia, adelantándose al PDeCAT, una enmienda a la totalidad de los presupuestos. Teóricamente, hay tiempo para retirarla hasta el miércoles que viene, el día que se debaten todas en bloque. Pero esa votación se celebrará un día después del inicio del juicio del 'procés', por lo que levantarla exigía una cesión mayor.

El Gobierno ahí podía haber dicho basta y retomar el plan original de ir al matadero del Congreso, presentarse como alguien que buscó el diálogo pese a todo pero que no funcionó por la pinza entre la derecha y el independentismo. Pero no lo hizo. Hay quien culpa de todo a Carmen Calvo y a Miquel Iceta y hay quien dice que fue el empeño personal de Sánchez por mantenerse en Moncloa y evitar ir a unas elecciones con la derecha hipermovilizada.

Las palabras de Calvo e Iceta lanzaron la bola de nieve. (EFE)
Las palabras de Calvo e Iceta lanzaron la bola de nieve. (EFE)

Pero el martes, de forma caótica, Iceta y Calvo lanzan lo que ha terminado por matar el diálogo. Iceta anuncia en TV3 que el Gobierno y la Generalitat han pensado en nombrar una especie de notario "dé fe de lo que se está hablando". "La palabra mediador no me gusta", puntualiza. Horas después Calvo lo llama relator, la palabra que se asociará siempre a esta crisis. El bumerán está lanzado y pronto se ve que iba a acabar impactando contra el Gobierno. Un diálogo de igual a igual con una mediación —a ser posible internacional— era una vieja aspiración del independentismo. Le permitiría dar una imagen de bilateralidad y de que España tiene un problema democrático serio. Para los partidarios, ese relator solo sería alguien para ordenar los debates en un diáologo inevitable para acabar con la deriva independentista de Cataluña.

Los ministros, que están aislados y desconocen los detalles porque todo se lleva desde Moncloa, se empiezan a inquietar. Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, entre otros, expresan sus dudas en privado. Pero todos miran a Josep Borrell. Es el más crítico con el independentismo y el único con peso político específico. Aunque fuentes de su entorno niegan que amenazara con dimitir, sí llegó a preguntar en confianza qué pasaría si daba un portazo. Es muy complicado que su salida se llegue a producir —su mujer, Cristina Narbona, es la presidenta del PSOE— pero fuentes del partido lo ven cada vez más alejado de Sánchez. Significativamente, cuando le preguntan en el Senado, él remite a Calvo: "Pregúntenle a la vicepresidenta que es quien lo lleva". No acudió el viernes al Consejo de Ministros por un viaje a Uruguay.

El ambiente enrarecido, la perplejidad y la sensación de descontrol crece con el anuncio de que Planeta ha fichado a Pedro Sánchez, algo que ningún presidente en activo había hecho antes. La editorial va a publicar un libro que había desechado dos años antes y escrito en realidad por Irene Lozano, a la que Sánchez nombró después secretaria de Estado. La sensación de que Moncloa es una burbuja al margen del Gobierno se va extendiendo.

La gestión no mejora el día siguiente, el día clave. El miércoles, Calvo da una entrevista en la SER y aumenta la confusión. Se ve obligada a dar una rueda de prensa posterior en la que cada uno entiende una cosa. La vicepresidenta, que ya estaba tocada por su gestión de la exhumación de Franco, sale achicharrada del caso relator. Inmediatamente, la oposición anuncia una gran movilización el domingo bajo la bandera de España. Casado y Rivera están en su propia carrera y compiten por apuntarse el tanto. Los independentistas insisten en que el relator estaba para coordinar una mesa de partidos en la que se tendría que hablar de la autodeterminación. Por si faltara gasolina, el Govern hace públicos los 21 puntos que Torra planteó a Sánchez en diciembre, un relato del independentismo duro que Moncloa había mantenido bajo siete llaves. Un acto de Alfonso Guerra en el Congreso se convierte en un aquelarre de la vieja guardia, que se rompe las manos a aplaudir las maldades del exvicepresidente contra Sánchez. Soraya Rodríguez y José María Barreda critican en público lo que otros diputados cuentan solo en privado.

El dique de la crítica interna esta roto y el jueves sale Felipe González. Sus ganas de decir basta se evidencian en que su propia fundación graba un vídeo y lo sube a YouTube. Horas antes sus colaboradores fueron calentando el ambiente avisando. "No necesitamos relatores, me preocupa la degradación institucional", declara a la cámara el expresidente. No hay repreguntas, solo un mensaje enlatado de crítica interna. Es un shock para muchos votantes. Las llamadas entre exministros socialistas se multiplican. "Hay que salir a apoyar a Felipe", es la consigna entre algunos notables. De alguna forma, es la revancha fría de la gestora, de los que decían que no se podía gobernar con 84 diputados y el apoyo de los independentistas y Podemos. 2019 vuelve a ser 2015. En la Cadena SER, la emisora de cabecera de los votantes del PSOE, periodistas como Iñaki Gabilondo o Àngels Barceló, critican la mediación. Incluso Ángel Gabilondo, tradicionalmente muy moderado, se ha terminado por mostrar en contra.

El Gobierno no rompió el diálogo con los partidos independentistas pero sí lo dio por roto

El jueves por la tarde, pese al ruido, el Gobierno busca un último intento y da un ultimátum a ERC y PDeCAT. Pero estos siguen empeñados en que el documento del diálogo incluya una mención a la autodeterminación y en pactar nombres del mediador. Sánchez comprende que el incendio estaba alcanzando unas dimensiones excesivas, que el empeño en sacar los presupuestos está poniendo al límite al Gobierno en tres frentes: alienta una división interna de consecuencias imprevisibles, moviliza a la derecha y mantiene al independentismo subiendo la apuesta en la competición interna.

Calvo es entonces reemplazada de la gestión por el jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, aunque para que mitigar el golpe es la encargada de comparecer tras el Consejo de Ministros del viernes, algo reservado a las ocasiones especiales. La rueda de prensa, prevista para la una y media, se retrasó hasta después de las dos. Según 'La Vanguardia', el Gobierno dio esa media hora a los partidos catalanes para que retirasen las enmiendas a la totalidad y aceptasen el documento. Cuando estos pidieron más tiempo y seguir hablando, Calvo contestó por WhatsApp que no lo había: "Tenía que ser ahora. Entiendo que es un no. Suerte". Eran las 13.50 y se dirigió a la rueda de prensa ante las caras largas del personal de Moncloa.

La vicepresidenta no rompió el diálogo con el independentismo pero sí lo dio por roto y presentó la última propuesta del Ejecutivo. "Lo hemos intentado hasta ese documento" que, dijo, acababa de ser rechazada por el independentismo. En esas tres páginas se establece una mesa de partidos con diputados en el Parlament pero con representantes también de Madrid que negocie sobre el encaje de Cataluña. Según eso, las partes llevarían sus propuestas "con total libertad", lo que incluye la independencia o los presos. Y no crea la figura de un notario, sino algo más parecido a un mediador, una "persona encargada de facilitar el diálogo" y que "será quien facilite la coordinación de los trabajos, de las convocatorias y fije el orden del día. Asimismo, ayudará a crear las condiciones idóneas para el diálogo, dará fe de los acuerdos alcanzados y determinará el seguimiento de su aplicación". El documento va más lejos de lo que el Gobierno había admitido en público que estaba dispuesto a conceder pero lo da a la prensa cuando ya estaba oficialmente enterrado. Calvo asegura que el Gobierno nunca iba a aceptar la autodeterminación.

Después de tanto intentarlo, el Ejecutivo forzó que se rompiera ese diálogo para volver al plan inicial: situar a Sánchez entre las derechas montanas y el independentismo irredento. Fuentes del Gobierno destacan que han ido todo lo lejos que han podido, que el documento está abierto a todo pero que ERC y PDeCAT insistieron en introducir una mención a los presos y a la autodeterminación y que eso era del todo imposible. La versión oficial es que si el diálogo ha muerto no es por la crítica interna, sino por la falta de voluntad del independentismo.

La manifestación del domingo sigue convocada y será previsiblemente un éxito (incluso si no va tantísima gente, las banderas darán una foto espectacular), pero con la rectificación el Gobierno embrida a los socialistas díscolos. "Hemos sido muy prudentes. No han salido ni Rubalcaba, ni Javier Fernández ni Susana Díaz", señala uno de los críticos. Quedaba furia interna contenida. Calvo amenazó a los independentistas con convocar elecciones, algo que estos tampoco quieren. La intención mayoritaria del complejo mundo soberanista era que Sánchez aguantase sin presupuestos al menos hasta después del 26 de mayo y/o del juicio, cuando en teoría se relaje el ambiente o se parta definitivamente la relación ERC/PDeCAT.

El independentismo no quiere apoyar las cuentas públicas pero tampoco ir a elecciones. Tras el 26 de mayo sí puede haber pactos

La situación ahora queda muy complicada para el Gobierno. El domingo hay marcha multitudinaria, el martes empieza el juicio del 'procés' y el miércoles caerán previsiblemente los presupuestos antes de haber empezado la tramitación. Salvo que Sánchez retire las cuentas. Un cambio de postura del independentismo alentada por el miedo a las derechas permitiría darles unos meses más de vida, hasta que vuelvan del Senado, cuando volverían a depender del voto independentista. Pero la opinión mayoritaria en el PSOE, la oposición e incluso en el independentismo es que eso no ayudaría a los socialistas. "Aunque no hubiera cesiones, la oposición atacaría con que hay un pacto oculto", explican fuentes parlamentarias. Ni los independentistas ni el Gobierno mostraron alegría. Como con el Gobierno de Mariano Rajoy en 2017, parece que a ambos se les ha ido de las manos la partida de póker.

Hasta principios de abril, Sánchez tiene tiempo para convocar el superdomingo o puede seguir más tiempo con decretos leyes. El superdomingo es, paradójicamente el segundo mayor temor de los barones socialistas solo por detrás de que el Gobierno saque los presupuestos con los independentistas. Así que ahora Sánchez les puede hacer pasar por ese mal trago. En sus ocho meses de mandato, y más en su vida anterior, el presidente ha superado situaciones muy duras y hace gala de su resistencia a la adversidad. Ahora tiene otra prueba de nivel. Un veterano socialista resume el panorama: "Queda la derecha movilizada, un PSOE dividido y sin presupuestos y unos candidatos que van a las municipales y autonómicas con plomo en las alas".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios