DESHEREDÓ A SUS HIJOS POR UNA FUNDACIÓN

Balenciagas, fincas, pisos en París... Guerra por la fabulosa herencia de García-Trevijano

El antifranquista y teórico republicano deshereda a sus hijos al entender que le maltrataron en vida; sus vástagos reclaman sobre todo la inmensa finca en la que se ocultó Santiago Carrillo

Foto: Antonio García-Trevijano falleció el pasado 1 de marzo a los 90 años. (EFE)
Antonio García-Trevijano falleció el pasado 1 de marzo a los 90 años. (EFE)

Más de un centenar de prendas femeninas originales de Cristóbal Balenciaga creadas en los años sesenta y valoradas en 1987 en 1.000 millones de las pesetas de la época, vehículos de gran lujo de diferentes marcas y modelos, amplios pisos en los centros urbanos de Madrid y París, con muebles de Luis XVI, pinturas del siglo XIX y acuarelas japonesas del XVIII, fincas en Pozuelo de Alarcón, en Latinoamérica o en Ciudad Real, entre otros lugares, obras de arte, esculturas, mobiliario de reyes e incluso incontables acciones en sociedades. La retahíla de propiedades es solo una muestra de los innumerables bienes que el notario, abogado e intelectual antifranquista y republicano Antonio García-Trevijano atesoró en vida como consecuencia de sus actuaciones profesionales y de las pertenencias que mantuvo junto a su mujer, Francine.

Su capacidad para relacionarse con las altas esferas no tenía límite y ayudó a este enriquecimiento. En una ocasión, por ejemplo, recibió el encargo de los herederos de Luis XVI en Francia de hacerse cargo de un litigio contra el Gobierno galo. Cuando ganó la batalla jurídica, García-Trevijano exigió parte del pago en especie: un sillón de María Antonieta y un busto de Luis XIV, el Rey Sol. Solo esas dos piezas de colección tienen en la actualidad un valor incalculable.

"Ha sido un genio, el único pensador europeo moderno del que se guardan sus obras de teoría política en la Biblioteca del Congreso de los EEUU"

Uno de los cuatro letrados que designó García-Trevijano en su testamento para que administraran su herencia, Marcos Peña, asegura a El Confidencial que, desde el fallecimiento del jurista hace casi un año, la principal dedicación de los albaceas ha sido la de intentar delimitar y cuantificar con expertos internacionales el valor de la herencia, algo que todavía no han conseguido. “Piensa que su casa de Madrid [una mansión en la exclusiva urbanización de La Finca] está valorada en mas de 14 millones de euros”, afirma.

“Pero es que en su interior existe una enorme colección de obras de arte que van desde un jarrón de la Dinastía Ming a un busto de Donatello, que fue un regalo que le hizo el escultor italiano al conde Medicci el Viejo y que, cuando se acredite como tal, tendrá un valor superior a toda la colección Thyssen”, sostiene el albacea. Además de los citados pisos en Madrid y en París, cuenta con inmuebles en otros municipios de España y con una finca en Brasil que, según Peña, es tan grande como la provincia de Cáceres. A todo ello hay que añadir un número aún indeterminado de acciones y participaciones en distintas empresas que los albaceas están rastreando para incorporarlas a una herencia tan numerosa como polémica.

Desde su fallecimiento, la principal dedicación de los albaceas ha sido la de intentar delimitar y cuantificar con expertos el valor de la herencia

Tras su muerte el pasado 28 de febrero, el testamento de García-Trevijano desveló su decisión de desheredar a sus hijos Pablo Antonio y Juan Diego así como a sus nietos, al entender que todos ellos le maltrataron, le abandonaron en el hospital y le traicionaron como vástagos creando un clima violento en el seno de la familia. Así consta de hecho en el testamento del jurista, donde deja claro su deseo de que todas sus posesiones se inscriban a nombre de una fundación, declarada como heredera universal, y que ni un solo céntimo vaya a sus hijos, ambos ya en la cincuentena. El motivo de García-Trevijano sería uno de los dos únicos que se admiten para invalidar la parte proporcional de herencia conocida como ‘la legítima’, la indignidad, unos supuestos malos tratos ejercidos por los vástagos hacia su padre.

Tras conocer el testamento, los hijos interpusieron una demanda para que sea la Justicia la que decida sobre parte de esos bienes, en concreto los que el hombre tenía en gananciales con su mujer. El citado documento incluso trata de revocar la cesión que García-Trevijano hizo a sus hijos de la sociedad Cazasa, propietaria de una inmensa finca en Ciudad Real que, según publicó Ramón Pérez Maura en 'ABC' hace cuatro años, sirvió para ocultar a Santiago Carrillo cuando el comunista entró ilegalmente en España.

El motivo de Trevijano sería uno de los dos únicos que se admiten para invalidar la parte proporcional de herencia conocida como ‘la legítima’

La incalculable fortuna de tierras, inmuebles y pertenencias artísticas ha sido una enorme sorpresa para muchos de los que conocían la figura del intelectual. No tanto quizá para los que estaban cerca de él, como la abogada que le acompañó los últimos días de su vida, Helena Bazán, a la que García-Trevijano designó presidenta de la fundación que ordenó crear 'post mortem' para promover su pensamiento político. La mujer dirigirá presumiblemente junto a otros 21 patronos todo el legado del intelectual granadino que dependerá de esta fundación.

Los albaceas permitieron que, hasta hacerse cargo de la situación, Bazán siguiese viviendo en la mansión que ambos compartían en Madrid. Los albaceas no quieren entrar en el tipo de relación que mantuvieron en vida García-Trevijano y Bazán, porque entienden que “realmente importa muy poco”. “Lo que debe quedar claro es que Bazán solo es presidenta de la fundación, porque no le dejó ni un céntimo, y esa es la voluntad que vamos a hacer cumplir”, aseguran.

Los hijos discrepan de esta permisividad de los albaceas respecto al uso de la casa, hasta el punto de que una vez intentaron entrar en la mansión

Los hijos discrepan de esta permisividad de los albaceas respecto al uso de la casa, hasta el punto de que una vez incluso intentaron entrar en la mansión. Los responsables legales de la administración de los bienes lo impidieron y la cosa acabó en un enfrentamiento al que tuvo que poner fin la Policía. Tras ese episodio, los hijos enviaron un requerimiento para que Bazán abandonase la propiedad, algo que todavía no ha sucedido. “Nuestra obligación, que se basa en un mandato jurídico, es respetar la voluntad de don Antonio y la vamos a cumplir”, asegura Peña. “Tenemos conocimiento de que hay personas que están haciendo un uso ilegítimo de bienes, acciones y dinero que pertenecen a la herencia y no escatimaremos medios ni querellas para que vuelvan a su destino”, anuncia el letrado, que afirma no querer entrar en confrontación con los vástagos ni fomentar polémica alguna.

“Será un juez quien decida sobre el motivo de indignidad que alegó su padre para desheredarlos”, afirma. “Si la Justicia les da la razón, no habrá ni un solo problema a la hora de acatarlo y darles, en su caso, lo que les corresponda, como no puede ser de otra forma; pero hasta entonces procederemos de la misma forma que con el resto, lo que quiere decir que, si están ocultando bienes o patrimonio a la herencia, procederemos con reclamaciones notariales y querellas criminales”, asegura Peña.

El pensamiento político de García-Trevijano siempre se mantuvo a contracorriente. Se posicionó abiertamente en contra del franquismo y, cuando comenzó la Transición, se colocó también frente al rey Juan Carlos. A pesar de su confeso republicanismo, se puso de parte de su padre, don Juan, junto al que escribió una explosiva carta al legítimo monarca. “Hijo mío, la república está basada en la libertad y la monarquía en el honor, y tú has faltado al honor de tu padre el rey”, suscribieron ambos. De Felipe VI no tuvo mejor opinión. “Es un muñeco”, llegó a decir.

Despreció a la inmensa mayoría de los políticos españoles y, sobre todo, al sistema de partidos. En este último, afirmó, “solo creen los aprovechados y los tontos”. Era partidario de la república, pero tampoco en eso se sumó a la corriente, porque consagró su vida a la defensa de una democracia representativa que él consideraba la única válida, en la que la separación de poderes fuera real y efectiva. “El poder ejecutivo y el legislativo tienen que tener odio y estar deseando cargarse el uno al otro; es entonces cuando hay democracia”, afirmó. “Ha sido un genio, con sus excentricidades, pero un auténtico genio; el mejor jurista que ha tenido España y el único pensador europeo moderno del que se guardan sus obras de teoría política en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos”, afirma a El Confidencial el abogado.

En 1989, García Trevijano publicó en 'El País' un extenso artículo sobre una de sus pasiones, la Revolución Francesa, de la que era uno de los mayores expertos del mundo. En su texto, censuraba la perversión de sus verdaderos logros y conquistas para la humanidad. El artículo se titulaba "La pobreza es una idiotez" y comienza con una frase reveladora: “La historia, se sabe, la escriben los vencedores y sus herederos”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios