TIENEN 30 DÍAS PARA RECAUDAR 15.000 EUROS

Nueve vecinos y una odisea: salvar el retablo que un 'genio loco' esculpió hace 444 años

Quintanilla de Riofresno (Burgos) posee un excelente retablo del escultor renacentista Juan de Esparza. Los vecinos han lanzado una campaña para recaudar fondos y poder restaurarlo

Foto: Los vecinos de Quintanilla de Riofresno (Burgos) se han propuesto restaurar su retablo mayor. (D. B.)
Los vecinos de Quintanilla de Riofresno (Burgos) se han propuesto restaurar su retablo mayor. (D. B.)

Restaurar un fantástico retablo renacentista de 35m² para luchar contra la muerte de Quintanilla de Riofresno. Esa es la misión que se han propuesto los últimos nueve habitantes de este pueblo de origen medieval enclavado en los páramos del norte de Burgos. No saben si en 15 años Quintanilla seguirá existiendo, pero una cosa sí tienen clara: van a llegar hasta donde haga falta para que su retablo mayor, la única joya que ha tenido el pueblo, perdure como testigo de su existencia. Necesitan 30.000 euros para que una empresa de restauración acometa la obra. Han recaudado y apalabrado algo más de la mitad. Ahora lanzan un grito de ayuda a todo aquel que desee ser mecenas de su iglesia del siglo XVI, dedicada a San Román.

Queremos que el retablo sea el legado de los últimos habitantes de Quintanilla a las futuras generaciones

"Que cada cual aporte lo que pueda, toda ayuda es bienvenida. O hacemos esto ahora o en unos años quizá ya sea tarde. Queremos que este sea el legado de los últimos habitantes de Quintanilla a las futuras generaciones", exclama el alcalde pedáneo, Roberto Castro. Para ello, los vecinos han lanzado una campaña de micromecenazgo con el apoyo de la asociación por la protección del patrimonio Hispania Nostra. Más de 100 particulares y un puñado de empresas han puesto su granito de arena. La campaña finaliza el próximo 10 de marzo.

Retablo mayor de la iglesia de San Román, construido por Juan de Esparza en 1575. (EFE)
Retablo mayor de la iglesia de San Román, construido por Juan de Esparza en 1575. (EFE)

La odisea de los últimos vecinos de Quintanilla, casi todos jubilados, no es un mero capricho. El retablo mayor de la iglesia de San Román es una obra excelente de inspiración manierista (Renacimiento tardío) a cargo del escultor y arquitecto Juan de Esparza. El porqué un pueblo humilde como Quintanilla de Riofresno, que siempre ha rondado los 100 habitantes, casi todos agricultores y ganaderos, pudo hacerse con una importante obra artística se explica por la figura misma de Esparza. De origen vasco y probable discípulo de Domingo de Amberes, Esparza pululó entre 1563 y 1593 por los pueblos de Burgos en busca de encargos con los que cubrir sus numerosas deudas causadas por la mala vida y su nefasta gestión del patrimonio. Por eso Esparza nunca fue famoso. Y por eso un buen puñado de pueblos burgaleses pudieron hacerse con retablos fabulosos a precio de saldo.

Juan de Esparza pululó entre 1563 y 1593 por los pueblos de Burgos en busca de encargos con los que sufragar las deudas causadas por la mala vida

"Esparza se dedicó a la mala vida: el alcohol, el juego y líos de faldas. Vicios que no tenía dinero para mantener. Estuvo incluso preso en la cárcel por las deudas y le embargaron su casa en Burgos, que debió ser una buena vivienda. Vivía ahogado y ofrecía sus servicios por los pueblos pequeños de Burgos. Su nombre nunca fue relevante, pero en los últimos años los expertos están poniéndole en valor porque sus obras son realmente buenas. Si hubiera llevado otro tipo de vida, posiblemente habría sido un maestro de su época", resume Castro, quien además de alcalde pedáneo es titulado oficial en Restauración de Patrimonio.

Iglesia de San Román, en Quintanilla de Riofresno (Burgos). (D. B.)
Iglesia de San Román, en Quintanilla de Riofresno (Burgos). (D. B.)

Así fue como Esparza llegó a un acuerdo con los vecinos de Quintanilla de Riofresno (entonces Quintanar de San Felices) y construyó el retablo mayor de la iglesia de San Román en 1575. En él pueden apreciarse distintas escenas de la Biblia muy bien ejecutadas a pesar de las grietas y los desconchones. "Hemos sido capaces de cobijar este retablo durante 444 años. Necesita cuidados y solos no podemos llegar. Con la restauración del retablo, queremos hacer un homenaje a nuestros mayores y dejar a los que nos sigan un ejemplo de trabajo en comunidad. El esfuerzo y la lucha por una ilusión", dicen los vecinos en su carta de petición de ayuda. Por ahora no quieren hacerse ilusiones sobre la supervivencia de Quintanilla gracias a este retablo. Aunque soñar es gratis. "Esto no va a fijar población y el futuro es muy negro, pero quizá con un poco de suerte atraiga a aficionados al arte o a estudiantes y nos permita tener el bar abierto varios meses al año", dice Castro.

Los vecinos han apalabrado más de 15.000 euros para restaurar el retablo. (D. B.)
Los vecinos han apalabrado más de 15.000 euros para restaurar el retablo. (D. B.)

Si algo tienen claro los vecinos es que los 30.000 euros en que se ha presupuestado la obra no van a salir de las cuentas municipales. Quintanilla de Riofresno es una pedanía de Sotresgudo y dispone de un presupuesto anual de 24.000 euros. "Si ya es poco dinero, no vamos a dejar de pavimentar una calle o arreglar unas cañerías por esto. Ante todo, hay que ser responsable", subraya el alcalde pedáneo.

"Si dejamos morir esta iglesia, ya no nos queda nada. Aquí hay días en que por la carretera no pasa un coche. Puedes pasarte la tarde entera dando vueltas por el pueblo sin ver un vecino", dice Dolores Castilla, una de las más mayores del lugar. Ella ha sido testigo de la agonía de Quintanilla. Medio centenar de habitantes que luego pasaron a 30 y ahora son nueve. "Y a veces no sabes ni si alguno se habrá ido del pueblo". Quintanilla no ve un nacimiento desde hace muchísimos años. La escuela cerró hace más de 40 años. Se encuentra en mitad de los principales pueblos de la comarca (Villadiego, Sasamón, Melgar de Fernamental) pero cerca de ninguno de ellos.

El retablo mayor de San Román es de estilo renacentista tardío. (D. B.)
El retablo mayor de San Román es de estilo renacentista tardío. (D. B.)

La Iglesia decide pero no ayuda

Ironías del destino, si hace 444 años fue el pueblo quien pagó a Juan de Esparza la construcción del retablo, ahora vuelve a ser el pueblo quien pague su restauración. El Arzobispado de Burgos, propietario del retablo y teórico encargado de su mantenimiento, ya le ha dicho al alcalde que no tiene dinero para ello. La paradoja es que si los vecinos logran reunir el dinero, será el arzobispado, como propietario de la pieza, quien decida qué empresa se hace cargo. Incluso el dinero recaudado está yendo a la cuenta del párroco de Quintanilla. "Tengo fe en que podremos negociar con el obispado qué empresa es la más idónea", espera Castro.

Tampoco la Diputación de Burgos da un céntimo para lo que considera una extravagancia. "Para eso no hay ayudas", le dijeron secamenta al alcalde. La asociación regional Adeco Camino ha prometido 8.000 euros de financiación, pero solo una vez la obra esté terminada y pagada y sin comprometerse con la fecha de pago. "Es dificílisimo, pero lo vamos a conseguir", se conjuran los nueve de Quintanilla.

Ni el Arzobispado de Burgos, propietario del retablo, ni la Diputación Provincial ofrecen un solo euro

De hecho, los vecinos han encontrado más sensibilidad en empresas que en instituciones públicas o en la Iglesia. Como el director de un concesionario de coches que, al recibir la carta de ayuda de Castro, decidió donar 1.000 euros sin conocer siquiera el pueblo porque el proyecto le conmovió. O la empresa en la que trabaja el propio alcalde, Gonvarri Burgos, que decidido aportar un importante granito de arena.

El retablo mayor es la mayor joya artística de Quintanilla de Riofresno. (D. B.)
El retablo mayor es la mayor joya artística de Quintanilla de Riofresno. (D. B.)

"Estos pueblos tienen un patrimonio muy valioso que se está deteriorando por la falta de cuidados", advierte Castro. “Mucha gente no es consciente del valor que tienen los objetos de sus iglesias. Aquí mismo, hace unos años, se hizo la cubierta nueva y al retablo le cayó polvo, yeso y todos los restos de las obras. Nadie se había molestado en taparlo".

Mucha gente no es consciente del valor que tienen los objetos de sus iglesias

Según el informe preliminar de Hispania Nostra: "Su estado de conservación es irregular. Desde el punto de vista estructural no hay desajustes importantes, pero en lo referente a otros aspectos como el estado del soporte, la capa de preparación, la policromía y la capa de protección sí aparecen zonas con importantes deterioros o pérdidas. La degradación debe minimizarse antes de que los daños sufridos sean de mayor magnitud".

Faltan 30 días para que termine el plazo de la campaña de micromecenazgo y 15.000 euros por reunir. Aunque desde el pueblo advierten: "Si nos quedamos a poco para los 30.000 euros, apretaremos hasta conseguirlo. Y si nos falta mucho, seguiremos intentándolo hasta alcanzar el sueño de dejarles esta joya a nuestros hijos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios