Moncloa cede ante las exigencias de cataluña

¿Cuál es el significado de "relator" y cómo funciona esta figura?

Calvo cataloga la figura interventora como "relator", mientras que Artadi la ha denominado "figura notarial" para las negociaciones

Foto:

En un inicio de semana frenético para el Gobierno debido a sus idas y venidas ante las exigencias de Cataluña para votar a favor de los Presupuestos Generales y ante la presión del inminente juicio en el Supremo de los presos del 'procés', Moncloa ha aceptado la figura de un "relator" en las negociaciones con los secesionistas. El independentismo llevaba meses pidiendo un "testigo" o "mediador" internacional que presenciara, "con neutralidad", las conversaciones entre ambas partes. Sin embargo, ante la incomodidad que le producía esta palabra a Sánchez, el Gobierno ha preferido utilizar otro término, el de "relator", con parecido significado y poder. En palabras de la vicipresidenta, Carmen Calvo: "No, no hacen falta mediadores, ni para el Gobierno ni para el PSOE. Si acaso alguien que pueda tomar nota, que pueda convocar, que pueda coordinar porque hay diferentes partidos, pero no hacen falta mediadores para estar dentro de la ley".

Mientras que la Real Academia señala que un "mediador" es un "profesional que interviene en la preparación de un contrato de seguro o reaseguro, en su celebración o en su gestación y ejecución"; la figura del "relator" se explica como "la persona que en congreso o asamblea hace relación de los asuntos tratados, así como de las deliberaciones y acuerdos correspondientes". La ambiguedad (en algunas ocasiones) de la lengua española juega, esta vez, una buena pasada al Gobierno.

Calvo ha querido defender esta decisión: "El Gobierno cede al diálogo siempre", dijo ayer en el Senado. Más tarde, en la Cadena Ser quiso aclarar que se tratará "simplemente de una persona de confianza de los partidos que se sienten en la mesa y que hará el trabajo de convocar, ordenar el debate, recordar de qué se está hablando y recapitular lo tratado". No obstante, y ante la perplejidad incluso de algunos barones y dirigentes del PSOE, la vicepresidenta se ha visto hoy obligada a volver a aclarar su postura sobre el "relator": "No es un mediador, no hay un conflicto internacional. Hay una mesa donde se van a sentar los partidos en Cataluña que utilizará a una persona para ayudar a organizar y a negociar. No tiene más trascendencia".

Por su parte, Elsa Artadi, la número dos de la Generalitat, ha aceptado la figura del "relator" y la ha calificado como una "figura notarial" para las negociaciones. También, ha señalado hoy que el Gobierno se adentra en un peligroso juego porque está mintiendo tanto "a la parte catalana" como "a la parte española" porque "se están diciendo cosas diferentes de las que se han hablado en las reuniones en privado".

Esta figura, poco habitual en la política española, es bastante frecuente en las Naciones Unidas. Se denomina "relator especial" y se trata de un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar e informar sobre la situación de un país o un tema específico de violación de derechos humanos. El organismo aclara que es una posición honoraria y que el experto no es personal de la ONU ni se le paga por su trabajo.

La última vez que España ha recibido la figura de un "relator especial" fue el pasado septiembre cuando la ONU envió al argentino Fabián Salvioli para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición. En este caso, acudió a Madrid para instar al Gobierno a seguir con la exhumación de Franco, además de juzgar a los franquistas por los delitos contra los derechos humanos cometidos durante la dictadura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios