COMPARECENCIA TRAS EL CONSEJO DE MINISTROS

Moncloa pide a Torra que calme "pasiones" para el juicio y admite atasco en el diálogo

La portavoz hace un llamamiento a la "moderación y la sensatez" a una semana de que comience la vista, arranque que coincidirá con el debate en el pleno de las enmiendas a los Presupuestos

Foto: Furgonetas de los Mossos salen de la cárcel de Lledoners para trasladar a los presos soberanistas a Madrid. (EFE)
Furgonetas de los Mossos salen de la cárcel de Lledoners para trasladar a los presos soberanistas a Madrid. (EFE)

Ya hay fecha para el arranque del juicio del 'procés'. 12 de febrero de 2019, en el Tribunal Supremo. No muy lejos de allí, en el Congreso, el pleno comenzará a debatir casi simultáneamente las enmiendas de totalidad a los Presupuestos Generales del Estado de 2019, de cuya aprobación depende en buena medida la continuidad de la legislatura. El Gobierno espera que ambas situaciones no se contaminen, y de hecho lo que pide constantemente al Ejecutivo de Quim Torra es que separe ambos asuntos, puesto que la Justicia va por su cauce y la política y la discusión de los números, por otro.

Pero también el Gobierno es consciente de que esa primera imagen de los presos soberanistas sentados en el banquillo de los acusados tendrá un enorme impacto ante la opinión pública catalana. Será una vista que se prolongará durante unos tres meses, retransmitida en directo. Probablemente, el juicio del año. Y calcula que los ánimos en Cataluña se pueden excitar, algo que no le favorece de cara a la tramitación de las cuentas públicas. Eso explica el llamamiento que la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, a la calma.

"Pedimos moderación, racionalidad, sensatez. Vamos a tratar de apaciguar las emociones" para que no se susciten en los ciudadanos "pasiones que no interesan en este momento", que no son "útiles para la resolución de los problemas", aseguró la también ministra de Educación. Celaá demandó "responsabilidad" a todas las fuerzas políticas, también a las catalanas, para facilitar la tramitación de los Presupuestos y para que ambos acontecimientos, el debate de las cuentas del Estado y el juicio a los dirigentes soberanistas, se vean "de una manera normal".

Celaá insiste en que el juicio tendrá "todas las garantías", como corresponde a un Estado de derecho, "absolutamente contrastado"


Celaá, como era esperable, defendió la independencia de la Justicia: subrayó que la vista del 'procés' será televisada, emitida en directo, y tendrá "todas las garantías", como corresponde a un Estado de derecho, "absolutamente contrastado y homologable a todos los países de nuestro entorno".

El juicio que "cambiará" las relaciones

Ese objetivo de apaciguamiento que persigue Madrid no casa con las intenciones de Torra de utilizar el juicio para despertar al universo soberanista. Este mismo viernes, el 'president' aseguraba que los dirigentes encarcelados quieren situar "un espejo de la vergüenza" ante los poderes del Estado. "Estamos en las horas previas de un juicio que cambiará para siempre nuestro país [Cataluña] y su relación con el Reino de España —dijo—. Se juzgarán personas honorables por haber querido dar voz al pueblo de Cataluña de manera escrupulosamente democrática y pacífica. Estamos, por lo tanto, ante un juicio también contra el derecho de autodeterminación de Cataluña y la democracia".

Reconoce que la cita de Calvo con Aragonès y Artadi no fue bien: "Cuando una conversación llega a un punto ciego, lo mejor es dejarla unos días"

La portavoz no quiso polemizar con Torra. Se limitó a recordar que es una autoridad del Estado y así "será recibido cuando llegue a Madrid por el presidente del Tribunal Supremo". El 'president', añadió, es "libre de expresarse", pero, enlazando con lo que había manifestado acerca de los Presupuestos, mantuvo que la "moderación en la retórica es bastante bien recibida a la hora de apagar pasiones, que no son útiles para resolver los conflictos".

Moncloa pide a Torra que calme "pasiones" para el juicio y admite atasco en el diálogo

La ministra, por último, fue preguntada por la reunión de hace una semana en Barcelona entre la vicepresidenta, Carmen Calvo, y el número dos del Govern, Pere Aragonès, y la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi. La cita acabó sin acuerdos porque ambas partes discrepan sobre cómo debe conformarse esa mesa de partidos que discuta sobre el futuro de Cataluña. El Govern exige que se sienten los partidos nacionales y que haya un "testigo", a modo de mediador, mientras que el Gobierno de Sánchez insiste en que han de sentarse las fuerzas catalanas, puesto que primero hay un problema de "convivencia".

La portavoz reconoció que las negociaciones se han detenido. Que no avanzan, así que es mejor enfriar. "Cuando una conversación llega a un punto ciego, lo mejor es dejarla unos días". Las negociaciones, agregó, "no se han roto ni han encallado, pero sencillamente se ha dejado por unos días para repensar mejor".

España reconocerá a Guaidó el lunes pero no anticipa los siguientes pasos

Como ya adelantaba este diario hace una semana, la posición del Ejecutivo de Pedro Sánchez no tiene vuelta atrás: mantiene su propósito de reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela el próximo lunes, con el objetivo de que sea él quien convoque unas elecciones libres, justas y democráticas en el país

Así, habrá "una ratificación formal" de esa decisión que anunció Pedro Sánchez el sábado pasado. Fuentes de la Moncloa, no obstante, no precisaron aún cómo se sustanciará esa ratificación y si habrá un acto que consagre ese portazo definitivo a Nicolás Maduro

El Ejecutivo tampoco anticipó qué más hará a partir del lunes. Cuando se preguntó a la portavoz, Isabel Celaá, si España reconocerá al embajador que Guaidó pueda designar para España, demandó ir "paso a paso" para poner "las piezas en su sitio". "España está firmemente decidida a ayudar a reconducir esta crisis venezolana", y para eso lo primero es el reconocimiento a Guaidó "y a partir de ahí, avanzaremos", sostuvo. 

Celaá remarcó que el objetivo ha de ser "evitar el derramamiento de sangre, el enfrentamiento civil", para lo que exigió a PP y Ciudadanos, en línea con lo que hizo Sánchez el pasado miércoles desde México, que apoyen al Ejecutivo. "Es irresponsable, irresponsable, tratar de, por prisas o por hacer más oposición al Gobierno, no alinearse en esta posición tan de Estado".

La portavoz recordó que en todo momento el presidente "ha liderado" la respuesta tanto dentro de la UE como en los países iberoamericanos. Así que el Ejecutivo "no se siente frustrado, de ninguna de las maneras", por el hecho de que haya sido el Parlamento Europeo la primera institución comunitaria en reconocer a Guaidó

Celaá censuró el comportamiento del conjunto de la oposición, pues "con el único objetivo de desgastar" a Sánchez lanza "duras críticas", "acusándole de tibieza en unos casos [PP y Cs] y de dureza en otros". "En Venezuela, precisamente, España además experimentó otras fórmulas que dieron justo el resultado contrario al que se buscaba, algunos deberían aprender de su propia historia", cargó la ministra. Se refería, explicaron fuentes de su entorno, a lo que ocurrió en 2002, cuando el expresidente José María Aznar apoyó el golpe de Estado contra Hugo Chávez, que solo sirvió para fortalecerlo. Ahora, el Gobierno cree que es mejor ir paso a paso y de la mano de la Unión Europea. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios