SE CREE QUE LA INCIDENCIA SERÁ PEQUEÑA

Moncloa, Ferraz y el PSOE-M se coordinan para contener la primera 'crisis' con Pepu

El partido se moviliza para defender al precandidato, que no dará la cara públicamente hasta el domingo. Sánchez, al tanto de los movimientos desde México, en la última jornada de su viaje

Foto: Pedro Sánchez, con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, este 31 de enero en la capital mexicana. (Reuters)
Pedro Sánchez, con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, este 31 de enero en la capital mexicana. (Reuters)

Llegó un día gris poco más de 24 horas después del impacto por el anuncio de la candidatura de Pepu Hernández. El Confidencial publicaba a mediodía de este jueves que el ex seleccionador nacional de baloncesto, el ungido por Pedro Sánchez para recuperar el Ayuntamiento de Madrid, había creado en 2006 una sociedad instrumental para cobrar a través de ella por la cesión de sus derechos de imagen, conferencias y edición de publicaciones. Dar vida a esa empresa le habría permitido pagar menos impuestos a Hacienda: pudo tributar por esos ingresos al 25% del impuesto de sociedades, bastante por debajo del tipo máximo del IRPF (en Madrid, llegó a estar en 2012 al 51,9%) que podría haberle correspondido.

El equipo de Hernández había sido contactado por este periódico de manera previa a la publicación con el fin de recabar su versión. Por eso la maquinaria de respuesta se encendió rápidamente en la casa socialista. En distintos espacios. No era la primera vez que alguno de los fichajes estelares del presidente se veía envuelto en informaciones que apuntaban a la existencia de sociedades interpuestas para ahorrarse dinero en impuestos. Ya sucedió con Màxim Huerta, que cayó fulminado como ministro de Cultura menos de una semana después de acceder al cargo, o con el titular de Ciencia, Pedro Duque.

La Moncloa, Ferraz, la cúpula del PSOE-M, el propio Pepu y su núcleo de campaña trabajaron de manera coordinada para contener el primer 'golpe' a la candidatura estrella del partido de este 26-M. Incluso el propio Pedro Sánchez estuvo pendiente y al tanto de los movimientos desde México, donde encaraba la última parte de su viaje de tres días por Latinoamérica. El resultado se tradujo en un comunicado a los pocos minutos: el aspirante, a través de un comunicado, negó haber cometido cualquier "irregularidad", subrayó que su sociedad siempre tributó conforme a la ley y que Hacienda "jamás cuestionó" esa tributación. La dirección, mientras, orquestó un cierre de filas total con Hernández, asumiendo que pueden llegar "insinuaciones y descalificaciones" en las siguientes semanas y meses. El PSOE se puso a la defensiva, aduciendo que se "ataca" a quienes se acercan a la política por el simple hecho de hacerlo.

"Todos coordinados", insisten distintas fuentes concernidas en las conversaciones de las últimas horas. Y era lo esperable, ya que Hernández es la apuesta clara y personal del propio presidente del Gobierno, como él mismo se encargó de dejar claro este miércoles desde Ciudad de México, por si acaso quedaba ya alguna duda. El lanzamiento de la noticia pilló al jefe del Ejecutivo de madrugada en el país latinoamericano, pero desde Ferraz sí aseguran que estuvo al corriente de los pasos que se iban dando. "Pedro está muy pendiente del partido siempre", recuerdan.

"No ha habido mayores sobresaltos. Todo ha sido muy tranquilo y estaba todo preparado", aseguran en el círculo del extécnico de baloncesto


La coordinación entre la Moncloa y la sede federal se engrasó a través del jefe de Gabinete de Sánchez, Iván Redondo, y de sus colaboradores, mientras que en Ferraz pilotaban la coordinación de la respuesta el responsable de Coordinación Territorial, Santos Cerdán, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la encargada de dar la cara después por el candidato. En el equipo de este manejaron la situación las dos dirigentes del PSOE-M que la cúpula ha situado de su lado: Mercedes González, como coordinadora de campaña, y Mar Espinar, como su portavoz, ambas ediles socialistas en el Ayuntamiento de Madrid. En la estructura regional estaban al corriente de las conversaciones el secretario general, José Manuel Franco, y el responsable de Madrid ciudad, Agustín Vinagre.

Al día con Hacienda

El objetivo era lanzar, pues, un comunicado de respuesta en defensa de Hernández "con la mayor celeridad". "No ha habido mayores sobresaltos, ni una sensación de '¿qué hacemos?'. Todo ha sido muy tranquilo y estaba todo preparado", aseguraban en el círculo del extécnico de baloncesto. Desde Ferraz, añadían que no se habría podido responder "en minutos" si Sánchez no hubiera sabido previamente que Hernández estaba "limpio".

La dirección expresa la "confianza" en el candidato, una persona "trabajadora" y "honrada" de la que todos los españoles pueden sentirse "orgullosos"

En una primera nota, el equipo de campaña de Hernández aclaró que el precandidato "nunca ha cometido ninguna irregularidad para rebajar ilícitamente el pago de sus impuestos", que su sociedad mercantil, Saitama 2006 SL, "siempre ha tributado" conforme a la ley vigente, que nunca la Agencia Tributaria cuestionó esos pagos y que tanto la empresa como el exentrenador están al corriente de "todos los pagos con Hacienda".

Moncloa, Ferraz y el PSOE-M se coordinan para contener la primera 'crisis' con Pepu

Más tarde, cuando El Confidencial publicó que a través de la sociedad Hernández controló cuatro inmuebles en su localidad de veraneo, en Ribadesella, se lanzó un segundo comunicado: la mercantil compró un terreno rústico en el municipio asturiano, "que en el Registro de la Propiedad consta como cuatro fincas independientes, como es habitual en aquella zona", y "nunca ha especulado con ese terreno rústico", tributó "escrupulosamente lo exigido por la ley" y la adquisición del inmueble, añadieron, "forma parte del objeto social de la empresa", pese a que no figuraba esa actividad en los estatutos de Saitama.

El precandidato no dio la cara. No aparecerá hasta el domingo, cuando Sánchez lo presente en sociedad en el teatro de La Latina de la capital. Espinar fue quien puso rostro y voz a sus explicaciones: en el equipo están "muy tranquilos" porque está "todo en orden", aunque son conscientes de que tendrán que "soportar" presiones, aseveró. Desde la cúpula federal, terció Adriana Lastra: sabían que su candidato estrella se iba a tener que enfrentar a la "picadora de carne" de la política, que se cuestionaría desde el primer minuto "la honradez, la honestidad de una persona como Pepu por acercarse a la política", por ser "valiente" y comprometerse con un partido. La vicesecretaria general reiteró la "confianza" de la dirección en su elegido para liderar una lista del PSOE en una plaza tan complicada como la del Ayuntamiento de Madrid. Los españoles pueden sentirse "muy orgullosos" de él, remató.

Sánchez, desde México, fue preguntado por los periodistas que le acompañaron en su viaje si creía que Hernández podía seguir representando a los socialistas en la capital. Silencio. No quiso contestar. Y eso que menos de 24 horas antes había confesado en rueda de prensa a los informadores que al hablar de la candidatura del exseleccionador se le "enciende una sonrisa".

"No hay nada ilegal"

En las cúpulas federal y regional y en el equipo de Hernández creen que el bache, al menos de momento, estaría superado por esa "rapidez" de la respuesta. "Todo parece controlado. Salimos vivos y aguantamos el tirón", indicaban en Ferraz, donde admitían que siguen pesando (y lastrando) las palabras del hoy presidente en 2015 —"Si yo tengo en la ejecutiva federal de mi partido, en mi dirección, a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi ejecutiva. Ese es el compromiso que yo asumo con mis votantes y también con los españoles"—. Esas declaraciones vuelven al primer plano, en la medida en que distintos fichajes de Sánchez se han visto salpicados por un caso similar. Ahora, con su flamente elegido para el Ayuntamiento de Madrid.

La sensación en Ferraz, la cúpula del PSOE-M y el equipo de Hernández es que las informaciones no tendrán demasiado "impacto" en la militancia

La sensación, por ahora, es que las informaciones aparecidas "no tienen recorrido" —no hay nada "ilegal", repiten— ni tendrán "impacto" en los militantes madrileños, que son los que tienen que respaldar a Hernández para que les represente en las municipales del 26-M. Los cargos consultados subrayan que "el parecido con Màxim Huerta es cero", ya que el entonces ministro sí había defraudado a Hacienda y pesaban sobre él dos demoledoras sentencias judiciales, que le acusaban de no haber actuado de "buena fe". Huerta fue sancionado por haber repercutido a su mercantil gastos ficticios de su casa de la playa para rebajar su deuda con el fisco.

En el PSOE-M hay quienes, no obstante, sí subrayan que la noticia destapada este jueves por El Confidencial ha generado "mucho más malestar" del que ya había. Un cargo en Ferraz reconoce que, aunque es pronto para calibrar las consecuencias en las bases, sí puede ocurrir que haya afiliados que se sientan "desanimados" y no acudan a votar en las primarias del 9 de marzo. Un miembro de la cúpula del PSOE-M sostiene lo contrario: que este proceso será muy "concurrido", porque al haber varios candidatos, la militancia "se moviliza".

Pepu Hernández, en diciembre de 2011. (EFE)
Pepu Hernández, en diciembre de 2011. (EFE)

Por ahora, son tres los aspirantes a hacerse con la cabecera de cartel de los socialistas el 26-M en la capital. Pepu Hernández (Madrid, 1958) es el oficialista, el bendecido por Ferraz y Buen Suceso (la dirección regional). Manuel de la Rocha Rubí (Madrid, 1947), exdiputado nacional, exalcalde de Fuenlabrada y miembro de Izquierda Socialista, encarna la veteranía y podría agrupar a la contra de Hernández.

Ya hay tres precandidatos en liza: Pepu Hernández, Manuel de la Rocha Rubí y el concejal Chema Dávila, también líder socialista en Centro


Pero hay una tercera vía que se confirmó este jueves: también se lanza al ruedo Chema Dávila (Madrid, 1972), secretario general de la agrupación de Centro y edil en el Ayuntamiento de Madrid. El concejal ha confrontado en los últimos meses con la dirección regional por su defensa, por ejemplo, de Madrid Central, la superárea de tráfico restringido en la capital. Es el más joven de los tres aspirantes. Para Dávila, licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma, la portavocía de Medio Ambiente y Movilidad es el único cargo público que ha ocupado, porque desde el año 2000 y hasta 2015 trabajó como ferretero, primero como autónomo y luego como copropietario de un negocio.

Quien ya se ha descartado definitivamente es la actual portavoz del grupo, Puri Causapié. Ella misma anunció este jueves que no concurrirá a las primarias, pero sí quiere formar parte de las listas electorales del PSOE-M, aunque no adelantó si prefiere como concejala —opción que en la cúpula regional ven más complicada— o como diputada autonómica, porque cree que puede seguir aportando a su partido haciendo vida institucional. Causapié no quiso decantarse por ninguno de sus compañeros. Desde su entorno, dijeron que tampoco valorará informaciones como las que este diario publicaba este jueves sobre Hernández. De la Rocha no quiere entrar en esta pelea. "Tengo un enorme respeto a Pepu y ha dado una explicación de la que no tengo por qué dudar y que me parece válida", manifestaba el exdiputado a El Confidencial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios