crisis de venezuela

Borrell asegura que España reconocerá a Guaidó el lunes

"El presidente lo dijo claramente, cuando se cumpla el plazo, él y todos los demás países que lo han hecho lo van a hacer", ha dicho Borrell a los periodistas a la salida de una reunión

Foto: Josep Borrell. (EFE)
Josep Borrell. (EFE)

España cumplirá con el ultimátum. Ese es el mensaje enviado la tarde de este jueves por Josep Borrell, ministro español de Asuntos Exteriores, que ha asegurado este jueves a la salida de la reunión informal de Exteriores celebrada en Rumanía que el próximo lunes España reconocerá a Juan Guaidó, líder de la oposición, como el legítimo presidente interino de Venezuela.

Este jueves era el día en el que muchos tenían esperanzas en que la UE lograría una postura común firme, pero no ha sido así. Continúan los bloqueos por parte de algunos países, como Italia, y las dudas por parte de otro buen puñado. Los esfuerzos continuarán hasta el lunes, pero todo parece indicar que no darán su fruto y que la posición europea se acabará dispersando en las capitales.

"El presidente lo dijo claramente, cuando se cumpla el plazo dado, él y todos los demás países que lo han hecho lo van a hacer, lo que pasa es que se sigue trabajando para crear un consenso mayor", ha asegurado el ministro, dejando entrever que no existe una postura común al respecto entre el resto de países europeos.

Italia ya bloqueó el pasado viernes que el comunicado conjunto de la UE diera un ultimátum claro de ocho días al régimen de Maduro para la convocatoria de elecciones, y otros países como Austria o Grecia rechazaban reconocer todavía a Guaidó.

Después de que el sábado por la mañana Federica Mogherini, alta representante de la UE para Exteriores, no hubiera sido capaz de encontrar un consenso entre las distintas posturas, España primero, y Francia, Alemania, Reino Unido y Países Bajos después, dieron un ultimátum de ocho días para la convocatoria de comicios, aunque en ninguna de las capitales había esperanzas reales de que Nicolás Maduro fuera a seguir las indicaciones.

Este jueves, Mogherini ha pedido que no se hable de “ultimátum”, que se trata de un espacio temporal que se da con el objetivo de que se hagan cosas, y no sencillamente para que el régimen gane tiempo.

Grupo de contacto

Borrell ha seguido defendiendo el grupo de contacto para facilitar el diálogo con la oposición, asegurando que España ha "hecho frente a muchas críticas" por esta propuesta, para la que contaba con el apoyo de Francia, Grecia, Italia y Portugal. En la reunión de este jueves, el resto de países ha dado un espaldarazo a la propuesta. "Me habría gustado que el grupo de contacto se hubiera creado hace un mes, aunque nunca es tarde si la dicha es buena", ha señalado el ministro.

España ha defendido esta iniciativa durante mucho tiempo frente a un ala más dura, capitaneada por Alemania, que era partidaria de establecer más sanciones contra el régimen de Maduro. Borrell señala que si se hubiera creado cuando Madrid empujó a ello, el grupo ya estaría hoy creado, con una serie de países de la región más o menos neutrales, así como con una serie de países europeos entre los que se encontraría España y que facilitaría lograr un punto de encuentro entre el régimen y la oposición.

Este jueves, se ha acordado que el grupo empiece a rodar, y que formen parte España, Francia, Alemania, Portugal, Suecia, Países Bajos y el Reino Unido, además de un representante de la UE. El grupo incluirá también a países latinoamericanos, entre los que están por el momento Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia.

Continuar con las sanciones, lejos de estar fuera de la mesa, es una opción que la UE sigue reservándose. “Se está en preparación para adicionales” sanciones, ha asegurado Mogherini, en referencia a una profundización de las que ya hay impuestas sobre Venezuela. “No queremos que afecten a la población, sino a la persona con especial responsabilidad en el Gobierno”, ha señalado la alta representante, que ha explicado que el bloque europeo las considerará en caso de que no se vean progresos en las próximas semanas.

El español también ha asegurado que los periodistas de la agencia EFE detenidos en Venezuela no serán expulsados del país.

Parlamento Europeo

La confirmación del ultimátum por parte de Borrell llega unas horas después de que el Parlamento Europeo haya votado masivamente a favor de una moción de resolución en la que han reconocido a Juan Guaidó como legítimo presidente de Venezuela.

El texto de la resolución se negoció entre el PP, PSOE y Ciudadanos, y ha recibido los votos favorables de las tres fuerzas políticas. Los socialistas incluyeron una referencia al grupo de contacto así como un rechazo frontal de la violencia. En la resolución, se pide a la Unión Europea y a sus estados miembros que procedan al reconocimiento de Guaidó como presidente venezolano.

Lo que está por venir

Antes de que el ultimátum expire el lunes, España y el resto de países harán todo lo posible por conseguir que los otros estados miembros de la UE se sumen a su acción. El club tiene una política exterior que se rige por la regla de la unanimidad, por lo que el bloque en su conjunto no podrá establecer una postura común si todos no están de acuerdo, y aunque sean pocas las resistencias, estas siguen existiendo.

Las próximas horas consistirán en intentar lograr un acomodo para todas las visiones: que la UE reconozca al líder opositor pero que a su vez incluya en el paquete una serie de medidas o peticiones destinadas a fomentar el diálogo, algo con lo que se puedan ganar la confianza de países escépticos como Grecia o Austria. El problema sigue siendo Italia, que por el momento parece no moverse de la posición con la que ya bloqueó un ultimátum claro por parte de la UE a Maduro.

Si para el lunes no se ha logrado un consenso, los países que se desmarcaron el pasado sábado para establecer el límite de ocho días tendrán que volver a actuar separándose de la postura del bloque europeo.

Pero las posiciones son bastante estables, y ahora mismo parece imposible ver cómo se podría conseguir un consenso antes del próximo lunes. La reunión de este jueves se consideraba una última bala, y ahora a Mogherini y a la UE solo le queda intentar mantener el equilibrio entre dos facciones internas que se distancian, a la vez que los países del ultimátum hacen lo que pueden para explicar por qué incluso reconociendo a Guaidó el único camino hacia delante es sentar a la mesa a la oposición con el Gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios