sin disolver NI LA marca NI EL PROYECTO podemos

Pablo Iglesias cede para negociar una lista única y Errejón insiste en superar Podemos

Sobre las siglas de Podemos y el proyecto político, no hay margen para el debate. Al menos por ahora. Desde el entorno de Errejón, no se muestran del todo satisfechos y piden superar la marca

Foto: Reunión del consejo estatal de Podemos convocada este miércoles de forma urgente para abordar la crisis interna tras el lanzamiento de Más Madrid. (Dani Gago)
Reunión del consejo estatal de Podemos convocada este miércoles de forma urgente para abordar la crisis interna tras el lanzamiento de Más Madrid. (Dani Gago)

Consenso de mínimos en el consejo ciudadano estatal de Podemos, el máximo órgano de dirección convocado de urgencia este miércoles, para negociar con la plataforma electoral de Íñigo Errejón —Más Madrid— y tratar de evitar la fragmentación de la izquierda. Tras cinco horas de encuentro, la presión de los líderes territoriales, que han instado a la dirección estatal a cerrar cuanto antes la crisis que ha abierto en canal la organización, para minimizar daños a menos de cuatro meses de las elecciones autonómicas, se ha sumado a la llamada inicial de Pablo Iglesias para intentar entenderse "con el partido de Íñigo y Manuela".

Pablo Iglesias cede para negociar una lista única y Errejón insiste en superar Podemos

Quieren que se negocie, incluso quienes no firmaron la 'Declaración de Toledo', impulsada por el secretario general en Castilla-La Mancha, Javier García Molina, y apoyada por una decena de líderes territoriales demandando "cooperación y no competición". "Vamos a seguir trabajando por una candidatura unitaria", explicaba Rafa Mayoral, miembro de la ejecutiva, a la salida de la maratoniana reunión. García Molina ratificaba este consenso para abrir vías de negociación, aunque insistiendo en que "decisiones no se han tomado, tenemos que seguir debatiendo", y que será la dirección colegiada en Madrid quien lidere este proceso.

Hasta ahí las coincidencias, puesto que los más cercanos a Errejón, quien optó por ausentarse de la reunión quejándose de "vetos", apuestan por trascender las siglas del partido, que consideran caducas, y abrir el proyecto. Una máxima que no compartió prácticamente ningún líder territorial —aunque alguno sí priorizó la unidad a preservar la marca electoral—, y a la que desde la dirección estatal se cerró la puerta tajantemente. El mensaje que se les trasladó fue el de recoger su llamada a la unidad para "salir todos a una a ganar en todos los territorios". Iglesias gana tiempo y frena el conato de rebelión de los líderes territoriales convertidos en barones, erigiendo una suerte de dirección colegiada y coordinada paralela a la dirección estatal.

Ahora se abren conversaciones entre Podemos y Más Madrid sin que estos espacios abandonen sus propias hojas de ruta

Sobre las siglas de Podemos y el proyecto político, no hay margen para el debate. Al menos por ahora. Desde el entorno de Errejón no se muestran del todo satisfechos con el resultado del encuentro, pero sí recalcan que se están dando pasos al encauzarse una negociación, dicen, que hace unos días parecía imposible. Su propuesta sigue siendo la de una candidatura amplia, plural e inclusiva "que incorpore a partidos pero que sea capaz de ir más allá de estos, consiguiendo una unidad más importante que la unidad de las siglas". Proyectos líquidos, en la línea con la apuesta por el hiperliderazgo que encarna Manuela Carmena.

Las negociaciones quedarán en manos de Madrid, que tras la dimisión del secretario general autonómico en esta comunidad, Ramón Espinar, dirige un equipo técnico que, como antes, componen una mayoría de afines a Pablo Iglesias. Entre ellos, el exJemad y también secretario general municipal, Julio Rodríguez, y otros ocho miembros que o bien formaban parte de la ejecutiva anterior o tenían cargos institucionales en la Asamblea de Madrid.

Ahora se abrirá un proceso de negociaciones entre Podemos y Más Madrid, mientras ambas organizaciones mantienen sus propias hojas de ruta por si finalmente no hay acuerdo. De este modo, la formación morada reconstruirá su candidatura, buscando sumar también a otros actores del denominado espacio del cambio, como es el caso de Izquierda Unida y Equo, mediante un proceso "democrático" y participativo para elegir su lista electoral. Por otro lado, el Más Madrid de Errejón sigue levantando los cimientos para su campaña electoral y tiene previsto ratificar una lista electoral, conjuntamente con la que llevará Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid, los próximos días. "Para los votantes, el candidato de Podemos es Errejón", se advirtió este miércoles en Princesa 2, adelantando los términos de la negociación que está por venir.

Las negociaciones quedarán en manos de Madrid, que tras la dimisión de Ramón Espinar dirige una gestora afín a Pablo Iglesias

La ausencia de Errejón y de Iglesias, que se limitó a intervenir mediante videoconferencia al estar de baja por parternidad, ha propiciado un "debate tranquilo y sincero", según fuentes presentes en la reunión. El encuentro arrancó, sin embargo, con la intervención inicial de la portavoz en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, quien no ahorró críticas al movimiento "secreto" de Errejón, a quien acusó de generar un fuerte daño a la organización precisamente en un momento en el que se había logrado un pacto presupuestario con el PSOE y se había facilitado previamente una moción de censura para echar al PP.

Tras esta primera intervención, varios turnos de palabra incidían en la idea de que "el movimiento secreto de Íñigo ha sido un error y nos ha hecho mucho daño". Con todo, resignación porque "ahora se ha ido y ha montado otro partido", por lo que tocaría pasar pantalla y buscar un acuerdo con Más Madrid y el resto de actores a la izquierda del PSOE.

Se seguía así la línea marcada incialmente por Pablo Iglesias, a través de una serie de reflexiones difundidas una hora antes de que se iniciase la trascendental reunión. El secretario general calificaba "la propuesta de superar Unidos Podemos como referencia política del cambio, que representa lo poco que conocemos del nuevo partido de Íñigo y Manuela", como un planteamiento "que me parece erróneo pero que es legítimo". Advertía asimismo sobre las formas, esto es, "hacer las cosas en secreto, por sorpresa y sin contar con los espacios colectivos", por lo que asumía que esto es "incompatible con formar parte de Podemos y sus espacios colectivos".

Situaba así tanto a Errejón como a quienes impulsaron la plataforma electoral Más Madrid al margen de Podemos, fuera de la organización: "Con todo, es legítimo que, por la vía de los hechos consumados, haya compañeros que abandonen nuestra formación. Hay que asumirlo con naturalidad y madurez". Hablaba por tanto en plural, consciente de que varios diputados en el Congreso, desde Carolina Bescansa a Tania Sánchez, y también en la Asamblea de Madrid, han participado en este movimiento. Decía comprender también que "la indignación ante la falta de respeto a nuestros espacios colectivos es natural y lógica, pero debemos afrontar la situación con madurez y responsabilidad"; es decir, buscando una alianza con Errejón y "tratando de construir una confluencia lo más amplia posible".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios