consejo ciudadano estatal extraordinario

Podemos encara su semana decisiva con vistas a una refundación y nuevos liderazgos

"Es la hora de cooperar y no de competir", reza la denominada 'Declaración de Toledo', firmada por una decena de secretarios generales, en clara referencia a evitar las dobles candidaturas

Foto: Imagen de archivo de Pablo Iglesias en la sede de la formación en Madrid. (EFE)
Imagen de archivo de Pablo Iglesias en la sede de la formación en Madrid. (EFE)

Semana decisiva en Podemos. El cisma generado tras el lanzamiento de Íñigo Errejón de la plataforma electoral Más Madrid, que supuso un terremoto en la organización y un posterior tsunami con la dimisión de Ramón Espinar, secretario general autonómico, provocó un colapso en Podemos tras el que se convocó de forma urgente y extraordinaria un consejo ciudadano estatal. El máximo órgano de decisión entre asambleas, al que se llega con el liderazgo de Pablo Iglesias tocado, con una decena de líderes territoriales que han tomado la iniciativa, de forma colegiada, para dirigrir y salvar la situación a cuatro meses de las próximas elecciones, y con el horizonte de sobrevivir mediante una refundación.

"Es la hora de cooperar y no de competir", reza la denominada 'Declaración de Toledo' firmada por estos secretarios generales autonómicos, en clara referencia a evitar las dobles candidaturas, y añade el compromiso de "trabajar unidas". El consejo ciudadano estatal, que tras la dimisión de Espinar se convocó para el sábado 2 de febrero, se decidía en pleno fin de semana adelantar a la tarde del próximo miércoles. Errejón, que no ha dimitido de su asiento en este órgano, se inclina por acudir a la cita.

Entre el repliegue y la evolución, parece que gana adeptos la segunda opción, y, con más o menos resignación, cunde la sensación entre dirigentes de la formación de que "se acabó Podemos tal y como lo conocemos". Con todo, el núcleo duro apuesta por aguantar y no rendirse frente al envite errejonista, que ha mostrado músculo, aunque menos del que él mismo presuponía.

A tres meses del inicio de la campaña electoral, los tiempos no permiten un debate sosegado a la altura de la tarea que se está imponiendo. Es por ello que los acontecimientos se precipitan, contribuyendo a la ceremonia de la confusión y los mensajes contradictorios no solo en la dirección de Podemos sino en las de formaciones aliadas como IU. Durante los últimos meses, y de forma más intensa tras las elecciones andaluzas, ya se había comenzado a reflexionar en el largo plazo, en el escenario pos-Podemos. La siguiente parada que ya veían inevitable tanto errejonistas, como anticapitalistas y hasta pablistas, con Manolo Monereo a la cabeza. También dirigentes de IU e intelectuales afines.

Todo se precipitó con la decisión de Errejón de romper con su candidatura en Podemos y lanzar su propia plataforma en tándem con Manuela Carmena. Una operación que pactó con el equipo de la alcaldesa varias semanas antes de anunciarla. Las dificultades para la refundación se dejan entrever en el cruce de palabras gruesas a través de los medios y las redes sociales. Asimismo, las desconfianzas personales entre Iglesias y Errejón hacen impracticable el diálogo. De hecho, el propio Espinar justificó su dimisión porque "cuando no tienes margen para dirigir y no compartes el rumbo, te tienes que ir". Había intentado tender puentes y entablar conversaciones discretas con el equipo de Errejón. Aquí es donde entran en juego los promotores de la 'Declaración de Toledo'. Todos ellos tienen asiento en el consejo ciudadano estatal, con mayoría de afines a Iglesias.

Existen muchas otras opciones intermedias sobre la mesa. Desde buscar una integración con Errejón pero reclamando unas primarias abiertas en Más Madrid —y no solo una ratificación de nombres ya elegidos, como se pretende— hasta convocar una consulta para que la militancia decidida si competir en dos candidaturas, preservando las siglas de Podemos, o hacerlo integrándose en Más Madrid. No se descarta nada, tampoco cambios orgánicos al máximo nivel. De hecho, la amenaza de dimisiones se ha convertido ya en un recurso a modo de presión para forzar decisiones.

El liderazgo de Iglesias se ha debilitado estos días, y no se descarta nada. La mayoría de consejeros consultados dicen encarar esta semana con más incógnitas que certezas. El fundador de la formación Juan Carlos Monedero afirmaba durante la noche de este sábado en una entrevista en el programa 'La Sexta Noche' que "Podemos tiene que reiventarse". Un eufemismo entre la refundación y la evolución. Al mismo tiempo, descartaba que Iglesias fuese a dar un paso a un lado. Un extremo, añadía, que ni siquiera se habría planteado.

Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa en la que anunció que abandonaba el escaño. (EFE)
Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa en la que anunció que abandonaba el escaño. (EFE)

Los argumentos para mantener una posición firme frente a Errejón, compitiendo electoralmente y salvando la 'nave nodriza', pasan por que no presentar batalla supondría situarse detrás de Más Madrid. Y si su apuesta consigue buenos resultados, manteniendo el Ayuntamiento de Madrid y sumando con el PSOE en la comunidad para pactar un cogobierno que desaloje al PP del Gobierno regional —o permitiendo un Ejecutivo de PSOE y Ciudadanos—, comenzará a proyectar su plataforma electoral a nivel estatal. Una plataforma que, además, serviría de pasarela para otros cargos orgánicos e institucionales que estuviesen bajo la disciplina de Podemos.

En la práctica, se considera que esta decisión sería liquidar Podemos. En el aspecto más ideológico, y mirando también en el medio plazo, quienes apuestan por aguantar hacen hincapié en mantener un proyecto alejado del centro-izquierda, independiente del PSOE, al que se subrogaría Más Madrid. Otros entienden que es inútil aferrarse a algo que considera en descomposición y apuestan por una refundación menos centrada en los hiperliderazgos y los "bandazos". La duda es si esta refundación o "reinvención" se producirá antes o después de las próximas elecciones del 26 de mayo.

Desde el sector anticapitalista, tienen claro ue "urge un nuevo proyecto transformador y de lucha para Madrid". En esta línea, ya han mantenido reuniones y celebrado asambleas de cara a "conformar candidaturas amplias y construidas con bases democráticas, participativas y con programas radicalmente transformadores tanto al ayuntamiento como a la Comunidad de Madrid". Este miércoles se producirá un debate de calado, dejándose entrever una reorganización orgánica en diferentes niveles, con Pablo Iglesias acechado por propios y extraños, y una reformulación más 'marketiniana' que ideológica. Una suerte de Vistalegre III exprés, rápido pero presumiblemente no indoloro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios