LAS CONVERSACIONES SE ATASCAN

Moncloa y Govern siguen sin concretar la mesa de partidos sobre el futuro de Cataluña

La vicepresidenta mantiene un segundo encuentro con Aragonès y Artadi, esta vez en Barcelona, y de él sale el compromiso de seguir avanzando en las negociaciones, que no se han cerrado

Foto: Carmen Calvo, con el 'president', Quim Torra, y su número dos, Pere Aragonès (d), y el jefe del Parlament, Roger Torrent, el pasado 10 de octubre. (EFE)
Carmen Calvo, con el 'president', Quim Torra, y su número dos, Pere Aragonès (d), y el jefe del Parlament, Roger Torrent, el pasado 10 de octubre. (EFE)

La mesa de partidos que aborde el futuro de Cataluña continúa sin estar cerrada. Gobierno y Generalitat intentaron avanzar este viernes pero de la reunión en Barcelona de las dos partes no salió un acuerdo definitivo, por lo que seguirán avanzando.

Es, al menos, lo que se desprende del sucinto comunicado que enviaron los dos ejecutivos después del encuentro que mantuvieron en la ciudad condal la vicepresidenta, Carmen Calvo, con el número dos de la Generalitat, Pere Aragonès, y la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi. Entrevista que se producía justo una semana después de otra celebrada en el palacio de la Moncloa.

Tras la cita en Barcelona, que comenzó a las cinco de la tarde y se desarrolló durante algo más de dos horas en la Conselleria de Economía en un "clima constructivo", los dos gobiernos lanzaron un comunicado conjunto muy escueto y que trasluce que no hubo acuerdos cerrados. "Durante la reunión se ha avanzado en la negociación de la composición de una mesa de diálogo político de partidos. Las dos partes se emplazan a seguir trabajando en las próximas semanas en este ámbito. También se ha abordado el seguir trabajando con comisión bilateral Estado-Generalitat". Según indicaron fuentes de La Moncloa, no hay fecha fijada para el siguiente encuentro entre los tres dirigentes.

El encuentro se desarrolló durante algo más de dos horas en la Consellería de Economía, en Barcelona, en un ambiente "constructivo"


La mesa de partidos es el nuevo punto central de las conversaciones entre los dos gobiernos. De hecho, fue la novedad que se introdujo en el encuentro del 17 de enero en la Moncloa. El objeto del mismo era "establecer los mecanismos para un diálogo efectivo que vehicule una propuesta política sobre el futuro de Cataluña". El Ejecutivo central y catalán acordaron entonces establecer dos espacios de diálogo diferenciados. Uno, en la comisión bilateral Generalitat-Estado, que es el que rige las relaciones institucionales entre los dos gobiernos. El segundo, en una mesa de partidos, por "concretar".

Las dos partes esperaban "concreción"

Dado que no se llegó a precisar los términos de este segundo foro, Calvo quedó con Aragonès y Artadi en verse el 25 de enero, aunque en Barcelona. Este viernes, por tanto, se tenía que bajar al detalle. Así lo confirmaba tras el Consejo de Ministras y Ministros la portavoz del Gabinete: el Ejecutivo, dijo Isabel Celaá, esperaba "concreción" sobre cómo se configurará esa mesa de partidos. Lo mismo pensaba el Govern: la 'consellera' de Presidencia señalaba el martes que el despacho de este viernes debía servir para "concretar los detalles".

El Gobierno quiere una mesa en la que estén solo las fuerzas catalanas, y el Govern pide que se sienten partidos estatales y que haya un mediador

La discrepancia radica en que el Gobierno central defiende que de ella formen parte solo fuerzas políticas catalanas, mientras que la Generalitat quiere que participen formaciones de ámbito estatal (Podemos y PSOE, aunque el Govern no se opone a que este delegue en el PSC) y que asista "un mediador o un testigo, que dé fe de lo que está pasando, que verifique lo que está pasando", con el objeto de arrojar "transparencia" y haya "garantías de todas las partes", según explicó el pasado martes la propia Artadi. El Govern entiende que haría falta esa mirada "neutral" para "no generar más confusión" y para que la ciudadanía "sepa los acuerdos" que se alcancen.

Moncloa y Govern siguen sin concretar la mesa de partidos sobre el futuro de Cataluña

Consecuencia de Pedralbes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha venido sosteniendo que el problema en Cataluña es de "convivencia", no de "independencia", y por eso ha emplazado enérgicamente al líder del Govern, Quim Torra, a que abra el diálogo con las formaciones no nacionalistas en el Parlament. La mesa de partidos catalanes en realidad ya existe: se puso en pie a mediados del pasado noviembre a instancias del PSC, pero no participan de ella ni la CUP, ni el PP, ni Ciudadanos. De hecho, el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, demandó a Torra el miércoles que sume a las fuerzas que no se sientan en esa mesa. La siguiente reunión prevista es la del 1 de febrero.

La mesa de diálogo entre partidos catalanes se montó en noviembre pero de ella no participan ni PP, ni Cs, ni CUP. La siguiente cita, el 1 de febrero

El Ejecutivo central, por tanto, quiere dar un impulso a ese espacio de interlocución, que se unan todos los partidos catalanes. Que se sumen las direcciones nacionales visualizaría que el conflicto se sitúa entre Cataluña y España, cuando lo que denuncia Sánchez es la fractura de la convivencia dentro de la propia comunidad, entre sus propios ciudadanos. Para la Generalitat, en cambio, no tiene sentido que a la mesa solo estén convocadas las formaciones catalanas, porque ese espacio existe ya y por el impulso del PSC.

Pedro Sánchez y Quim Torra, con la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi, el pasado 20 de diciembre en el palau de Pedralbes, en Barcelona. (Reuters)
Pedro Sánchez y Quim Torra, con la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi, el pasado 20 de diciembre en el palau de Pedralbes, en Barcelona. (Reuters)

Los dos encuentros de este enero —el del 17 de enero y el de este viernes— son la consecuencia de la 'minicumbre' entre los dos gobiernos que tuvo lugar 20 de diciembre en el palau de Pedralbes. Entonces se vieron Pedro Sánchez y Quim Torra, por un lado, y Calvo y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, junto con Aragonès y Artadi, por otro. Tras esa cita salió un comunicado en el que Gobierno y Generalitat se comprometieron a potenciar un diálogo "efectivo" que vehicule "una propuesta política que cuente con un amplio apoyo en la sociedad catalana". Ha de avanzarse, decían, en una "respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña, en el marco de la seguridad jurídica".

En el encuentro de este viernes en Barcelona, como en el de la Moncloa de la semana pasada, no participó Batet. Sobre la mesa sigue estando, además, la negociación de los Presupuestos de 2019. Sánchez necesita que ERC y PDeCAT permitan la tramitación de las cuentas públicas y las respalden. Ahora se respira optimismo en el Ejecutivo, pero no hay ninguna certidumbre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios