CONTINÚA LA PRECAMPAÑA EN MURCIA

Sánchez reivindica la "moderación" del PSOE frente a "la derecha decadente y radicalizada"

Insiste en que su partido es quien ha logrado las mayores conquistas sociales en democracia frente a un nuevo PP que ya "ni quiere llegar" a los avances para regresar a su "peor pasado"

Foto: Pedro Sánchez, con la presidenta y el líder del PSOE murciano, Teresa Rosique y Diego Conesa, este 20 de enero en la pedanía de Puente Tocinos. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez, con la presidenta y el líder del PSOE murciano, Teresa Rosique y Diego Conesa, este 20 de enero en la pedanía de Puente Tocinos. (Inma Mesa | PSOE)

No es ningún secreto que Pedro Sánchez quiere ocupar ese espacio de la "moderación". El de la centralidad política. Desde que accedió al poder lleva reivindicando ese lugar, más aún después de que el PP eligiera como líder a Pablo Casado, que desde el primer minuto eligió sintonizar más con José María Aznar que con Mariano Rajoy. Y el pacto de las derechas en Andalucía le sirve en bandeja, cree la cúpula, enarbolar esa bandera, que se presume como una de las piedras angulares de la próxima campaña de municipales, autonómicas y europeas.

El presidente del Gobierno volvió a defender ese espacio este domingo, desde Murcia, en el acto del partido programado para impulsar la candidatura del candidato a la alcaldía de la ciudad, José Antonio Serrano. Lo hacía mientras, en Madrid, Casado clausuraba la convención nacional del PP que tuvo como actor estelar ayer a Aznar. "Si uno mira los discursos de los distintos líderes políticos, el espacio de la moderación y del sentido común lo está representado el PSOE y el Gobierno de España frente a la derecha decadente, sumida en el desconcierto de su corrupción y su radicalización", proclamó.

Sánchez quiere recalcar que su Ejecutivo representa la España media, el que se preocupa de los problemas de los ciudadanos, el que no busca la crispación ni el enfrentamiento. En otras ocasiones ha definido a la oposición de PP y Cs como autora de una "política pendenciera", que solo persigue alimentar la tensión política sin ofrecer soluciones. Por eso en sus discursos y en sus mítines evita los términos gruesos y se viste de hombre de Estado para reforzar su perfil presidencial. Eso sí, el subrayado del riesgo del pacto de las derechas —"los 'voxonaros' que persiguen la involución" del país, dijo hace una semana en Barcelona— no falta en sus mensajes de partido o institucionales.

Sánchez enarbola la bandera del "sentido común", frente a una derecha decadente, sumida en el desconcierto de su corrupción y su radicalización"


Las próximas elecciones del 26 de mayo las va planteando el presidente como una suerte de elección binaria entre la moderación y la radicalidad, entre el progreso o la marcha atrás. Sánchez, en ese sentido, recordó que España, como ocurre en otros lugares del mundo, vive una "encrucijada", y el denominador común es el juego entre "progresar o involucionar". A los que dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, les dice que el futuro puede ser "mejor" en función de las "decisiones" que se tomen.

A vueltas con el patriotismo

La historia del PSOE, ahora que cumple 140 años, es la de la "modernización" del país, la "cohesión", la "recuperación de derechos y libertades", invocó. Sánchez señaló, como ayer ya hizo desde Las Palmas, que la derecha "llegó tarde" al aborto, al divorcio, al matrimonio homosexual, a la Constitución y "aún no ha asumido el Título VIII", el que detalla la organización territorial del Estado. Llegaba, pues, "siempre tarde, a rastras y mal" a los avances sociales, pero el nuevo PP de Casado, reprochó, ya "ni quiere llegar" a ellos, porque solo busca "volver a su peor pasado".

Viva España, pero no enfrentada como quieren las tres derechas. Que viva unida a la igualdad y a la diversidad territorial

"Algunos se quieren renovar dando pasos atrás, pero el futuro de España no puede ser su pasado. El futuro va a ser mucho mejor que su pasado", expresó, haciendo una referencia implícita a la muda de piel de los populares y su escoramiento más a la derecha por la presión de Vox.

El presidente volvió a animar a los suyos a movilizarse frente a las "derechas retrógradas". Es el mensaje que viene lanzando en sus últimos mítines, conscientes de que sacar a los votantes de la abstención será básico para que el PSOE aspire a tener un buen resultado en las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26-M. "No podemos quedarnos parados, no podemos quedarnos sentados, tenemos que ser conscientes de que nos estamos jugando mucho en mayo", avisó.

Sánchez reivindica la "moderación" del PSOE frente a "la derecha decadente y radicalizada"

Apoyo a Diego Conesa

De nuevo, Sánchez intenta evitar las acusaciones que le lanzan las derechas de provocar la ruptura del país subrayando que su partido trabaja por los ciudadanos, para buscar un mayor bienestar. "Ahora que escuchamos a muchos hablar de patriotismo y decir '¡viva España!', nosotros decimos que ser patriota es trabajar todos los días para que en España se viva mejor. ¡Viva España! ¡Claro! Pero no que viva enfrentada como quieren las tres derechas, sino que viva unida a la igualdad entre españoles y a la diversidad territorial de nuestro país", recalcó el presidente desde Puente Tocinos, pedanía de la capital murciana. Sánchez contrastó el "Gobierno en posición horizontal" de Rajoy, y el Ejecutivo con un horizonte de "ejemplaridad", "cohesión", "oportunidades" y "convivencia" que representa su Gabinete, que ha hecho "más por la justicia social" en siete meses que lo que hizo el PP en los siete años anteriores.

El presidente vuelve a defender sus Presupuestos y advierte de que quienes voten no rechazarán la reconstrucción del Estado del bienestar

El presidente volvió a defender sus Presupuestos de 2019 y sus partidas sociales. Y también la apuesta del PSOE por las políticas de igualdad frente a la "banalización de la violencia contra las mujeres" que preconizan las derechas, lo que demuestra que la lucha por la "defensa de las conquistas sociales no termina nunca". Sánchez continuó respaldando apoyo para sus cuentas, avisando a los grupos de que quienes voten no estarán rechazando el "impulso a la dependencia", la reconstrucción del Estado del bienestar, la recuperación del subsidio de desempleo para los mayores de 52 años o la ampliación de los permisos de paternidad.

Sánchez reivindica la "moderación" del PSOE frente a "la derecha decadente y radicalizada"

Sánchez cerró el acto en Puente Tocinos, en el que actuó de telonera —aunque desde luego no hizo una introducción breve— la presidenta del PSOE murciano, Teresa Rosique. También participaron en el mitin el candidato a la alcaldía de la capital regional, el médico José Antonio Serrano, y el delegado del Gobierno en Murcia, líder autonómico socialista y futuro candidato a la presidencia del Ejecutivo de la comunidad, Diego Conesa, de quien Sánchez se dijo convencido de que será un "extraordinario" presidente de Murcia, "comprometido, empático, familiar y consciente de que este trabajo se se hace solo". El mandatario socialista sostuvo que ahora hay una "oportunidad histórica" para derrotar a la derecha y propiciar un Gobierno del cambio. El PP está al mando de la región desde 1995. Sánchez agradeció el trabajo de todos los líderes murcianos del partido anteriores que precedieron a Conesa, como su inmediato antecesor, Rafa González Tovar, y el hoy secretario de Estado de Infraestructuras, el exdiputado nacional Pedro Saura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
71 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios