informe ampliatorio de cuatro páginas al supremo

La directora de Lledoners explica el permiso a Rull: "Estaba en riesgo la vida del niño"

Su hijo pesentaba "dos indicadores de muy mal pronóstico, la somnolencia y episodios de vómito", ambos factores graves en un traumatismo craneal

Foto: Acto de celebración del 50 cumpleaños del 'exconseller' Rull. (EFE)
Acto de celebración del 50 cumpleaños del 'exconseller' Rull. (EFE)

La directora de Lledoners, Paula Montero, ha ampliado sus explicaciones sobre la decisión de permitir, sin autorización judicial expresa, una salida del 'exconseller' Josep Rull la víspera de Reyes para visitar a su hijo en el hospital. En un informe de cuatro páginas remitido al Supremo y conocido por El Confidencial por fuentes penitenciarias, la gerente de la prisión que alberga a los presos preventivos de la causa de 'procés' concreta que la doctora que reconoció al niño tras sufrir una fuerte caída constató riesgo vital en el menor.

La directora de Lledoners explica el permiso a Rull: "Estaba en riesgo la vida del niño"

Montero explica que fue la doctora de la cárcel la que reconoció al hijo de Rull, que se cayó desde una altura de un metro y medio cuando jugaba con su padre en el patio y recibió un impacto directo en la frente contra el suelo, perdiendo el conocimiento. La médica manifestó verbalmente que el niño presentaba "dos indicadores de muy mal pronóstico, la somnolencia y episodios de vómito" y que ambos factores son importantes tras un traumatismo craneal, dice el informe.

Agrega que la propia doctora solicitó la presencia de una ambulancia para realizar una salida vital y que, en la praxis penitenciaria, cuando un médico determina una salida de este tipo, equivale a que la situación que se aborda es "muy grave y se ha de gestionar de manera muy urgente". "Estaba en riesgo la vida de la persona afectada, en este caso un niño", dice. Con estos indicadores se manejó la responsable de la prisión catalana, que precisa que era imposible, en ese punto, saber cómo podía evolucionar el menor en las horas posteriores.

La directora de Lledoners, Paula Montero.
La directora de Lledoners, Paula Montero.

Montero detalla que la secretaria técnica jurídica de la cárcel le hizo una llamada en la que comentó que ella "veía al niño muy mal" y que, tras la visita médica el menor, "no respondía y continuaba medio inconsciente". La prioridad primera fue trasladar al niño al hospital junto a su madre y a continuación se pasó a valorar qué hacer con la salida de Rull, "que se encontraba con un elevado nivel de ansiedad, dado el estado en que vio que salía el niño".

Consideraron por ello que la única posibilidad legal era la concesión del permiso penitenciario con solicitud a un magistrado. Siendo conscientes de que el tribunal competente es el Supremo y que aquel día era sábado, 5 de enero, se consultó con la Dirección General de Servicios Penitenciarios, que fue la que determinó que había que recurrir al juzgado de guardia. Tras tramitar la solicitud y con informe favorable de la Fiscalía, el juez de Manresa dispone que "no ha lugar a conceder el permiso aunque también dispone que no ha lugar a denegarlo".

Montero detalla que es el propio juez quien se refiere a que el centro penitenciario puede autorizar el permiso amparándose en lo establecido en el reglamento penitenciario, que ofrece competencias a las prisiones en casos de urgencia. "En función de esta valoración del juzgado de guardia y teniendo en cuenta que, por la información disponible, el supuesto es de urgencia, esta directora interpreta que el centro puede ser competente para autorizar la salida", afirma.

El informe ampliatorio enviado incluye adjunto el informe del director sanitario de Lledoners, que transcribe la información que consta en los servicios médicos sobre el reconocimiento y precisa que no aporta información sanitaria del centro hospitalario porque se trata de información confidencial que afecta a un menor. "La información que nos llegó por parte de la familia una vez el niño ya estaba en el hospital es que, cuando recuperó la consciencia, no reconocía a su madre y que cuando intentaron hacerle caminar, lo hacia de manera desviada", dice, y agrega que, en ese momento, estaba pendiente de pruebas y en observación.

Identificación biométrica

El escrito de la directora detalla, además, las horas de salida de Rull del centro, acompañado de los Mossos d' Esquadra. Abandonó el centro a las 17:18 y reingresó dos horas después, a las 19:20. Adjunta el registro de las identificaciones biométricas realizadas ese día a todos los internos que salieron y regresaron a la prisión, que queda grabado automáticamente en el momento en que se recogen sus huellas digitales.

La directora finaliza su informe con la precisión de que el niño, afortunadamente, evolucionó bien y fue finalmente dado de alta por la noche, después de que Rull ya hubiera vuelto a la cárcel hacía horas. Se pone, además, a disposición del Tribunal Supremo para atender cualquier requerimiento que se le haga sobre este caso.

La salida sin autorización de Rull se encuentra bajo la lupa del alto tribunal, que debe determinar si da traslado a la Fiscalía, si valora que existieron indicios delictivos en la actuación de la gerente penitenciaria. Hasta la remisión de este informe detallado, el tribunal solo contaba con una escueta comunicación en la que se daba cuenta de la decisión por ingreso hospitalario grave.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios