TRIPLICABA LA TASA DE ALCOHOL PERMITIDA

Un conductor borracho baja unas escaleras con su coche y echa la culpa al GPS

Se quedó encallado en una acera cuando intentó dar marcha atrás para salir por donde había venido

Foto: Varias personas tuvieron que empujar el vehículo hasta las escaleras por las que llegó (Foto: Twitter)
Varias personas tuvieron que empujar el vehículo hasta las escaleras por las que llegó (Foto: Twitter)

Ha sucedido este martes en Avilés, Asturias, cuando apenas eran las diez de la noche. Un conductor se introdujo con su vehículo en una zona peatonal, giró y bajó unas escaleras con el coche que dan acceso al paseo junto al río Magdalena, también peatonal. Intentó seguir adelante pero cuando la zona se estrechó, se dio cuenta de que no podía seguir y trató de dar marcha atrás.

Fue ahí cuando su vehículo, un Volkswagen Golf de color rojo, se quedó encallado junto a la pared y no puso continuar la marcha. Tal y como explica El Comercio, la Policía Local llegó pocos minutos después y sometió al conductor a la pertinente prueba de alcoholemia, que dio positiva con una tasa de 0,69, triplicando casi el máximo legal permitido de 0,25.

El protagonista del episodio es un hombre de 40 años y vecino de Gijón. Responde a las iniciales L. M. L. G. y en su versión de los hechos aseguró a los agentes que había llegado hasta allí siguiendo las indicaciones de su GPS. La Policía Local abrió diligencias judiciales contra él por conducir bajo los efectos del alcohol.

No es la primera vez que alguien culpa al GPS de un error en su trayectoria, aunque el caso de una mujer belga aún se recuerda. En enero de 2013, Sabine Moreau viajó desde Solre-sur-Sambre en Bélgica hasta la capital de Croacia, Zagreb, por un error en su GPS. Un trayecto aproximado de 84 kilómetros se convirtió en más de 1.300.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios