una plaza codiciada para la exministra

Justicia destina a Cospedal a la Abogacía del Estado en el Supremo a defender al Gobierno

La ex secretaria general del PP se incorpora al Supremo a defender resoluciones del Ejecutivo. Se descartó que fuera a un ministerio a asesorar en la elaboración de normas

Foto: Dolores de Cospedal en la campaña por el congreso del PP. (Foto: Fernando Ruso)
Dolores de Cospedal en la campaña por el congreso del PP. (Foto: Fernando Ruso)

Dolores de Cospedal, exministra de Defensa y ex secretaria general del PP, hasta la moción de censura y el Congreso del PP, una de las personas más poderosas del país, ha sido destinada a la Abogacía del Estado en el Tribunal Supremo, según fuentes del sector. Allí entra al departamento de contencioso, donde defenderá decisiones del Gobierno recurridas por particulares y empresas. Por fechas, le corresponderá previsiblemente defender acuerdos de la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy, aunque si algún recurso ha ido rápido podrá tener que respaldar también decisiones del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

La Abogacía del Estado ha sido el refugio de Cospedal después de que el despacho Hogan Lowells se echara atrás en su fichaje. El bufete tenía apalabrado su contrato y había recibido el visto bueno de la autoridad encargada de vigilar las incompatibilidades. Cospedal es muy cercana a Lucas Osorio, el jefe de la firma en Madrid, abogado del Estado en excedencia, pero las grabaciones de Villarejo, que le afectaban y la llevaron a dimitir, frustraron su pase a la privada.

La Abogacía ha sido el refugio de Cospedal después de que el despacho Hogan Lowells se echara atrás en su fichaje por las grabaciones de Villarejo


Así que su opción era el reingreso en la Abogacía del Estado. Cospedal sacó su oposición en 1991, cinco años antes de la promoción conocida como 'la gloriosa', de la que salieron multitud de altos cargos del Gobierno de Rajoy. Aunque compañeros de promoción la recuerdan como progresista, con la llegada del Gobierno del PP en 1996 empezó a ocupar cargos en la Administración. Fue ascendiendo y llegó a ministra de Fomento y secretaria general del PP. Ha sido durante años una de las personas más poderosas del país.

El pasado 8 de noviembre, Cospedal dimitió de sus cargos y pidió el reingreso a la Abogacía del Estado. En principio era solo un trámite hasta pedir una nueva excedencia, pero las reticencias de Hogan Lowells y de muchas grandes empresas a fichar políticos la han llevado de vuelta a su plaza de alta funcionaria. El destino es el habitual para los expolíticos que pertenecen al cuerpo de abogados del Estado: contencioso en el Supremo. Se trata de una plaza tranquila y bien remunerada. Por razones evidentes, la Abogacía no ha considerado conveniente enviar a Cospedal a un ministerio, donde los abogados del Estado informan y asesoran sobre las normas que prepara el departamento. Nadie descarta que su reingreso sea transitorio.

Sacó la oposición en 1991 y lleva más de 20 años en servicios especiales, en política


Cospedal allí defenderá al Estado en contenciosos. Cuando empresas y particulares recurren decisiones del Ejecutivo, los abogados del Estado defienden al Gobierno. Por fechas, lo normal es que la mayoría de los contenciosos sean de decisiones de la etapa de Mariano Rajoy. Aunque si algún caso va rápido le puede tocar defender también al Gobierno de Pedro Sánchez.

Aunque el contencioso no es tan vistoso como el penal, rara vez hay vistas y no hay acusaciones de cárcel, sí que hay pleitos con cientos de millones de euros en juego. Como la Abogacía del Estado tiene a un 40% de sus efectivos en excedencia, en servicios especiales (en cargos políticos) y otro grupo con la compatibilidad concedida, siempre faltan manos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios