la dirección DEBATIRÁ SU EXPULSIÓN ESTE DOMINGO

La salida anunciada de Llamazares en IU: de bestia negra de Podemos al refugio 'astur'

La travesía política que inició de la mano de Baltasar Garzón hace ya siete años se topa con otro bache. Ahora seguirá "construyendo referentes de izquierdas en Europa y en España" fuera de IU

Foto: El portavoz de IU en el parlamento asturiano, Gaspar Llamazares. (EFE)
El portavoz de IU en el parlamento asturiano, Gaspar Llamazares. (EFE)

Ocho años, once meses y siete días después de inscribir el partido político Izab (Izquierda Abierta) en el registro de formaciones del Ministerio del Interior, Gaspar Llamazares (Logroño, 1957) será expulsado de Izquierda Unida. La salida anunciada se consumará este domingo durante la reunión de la dirección federal del partido liderado por Alberto Garzón, donde se debatirá y, con total probabilidad, se expulsará definitivamente a este histórico dirigente de la izquierda por "transfuguismo", una falta muy grave según recogen los estatutos. Un "juicio inquisitorial", protesta Llamazares, por haberse opuesto a "la disolución de IU en Podemos". Con cierta resignación —ya dimitió de sus cargos orgánicos en diciembre—, dejará IU pero no la política activa, cuyo primer cargo institucional obtuvo hace casi dos décadas, como diputado en el Congreso. Pretende seguir "construyendo referentes de izquierdas en Europa y en España". La izquierda verdadera, esa que algunos escriben jocosamente con 'b'.

Tertuliano 'full time' y tuitero sin mordazas (ha publicado 76.600 tuits desde mayo de 2011, paradójicamente la fecha en la que surgió el movimiento que provocó un tsunami en su organización llevándose por delante a la mayor parte de la vieja guardia), en los últimos tiempos se ha mostrado tanto o más incisivo contra sus rivales políticos internos que contra los externos. Bestia negra de Podemos, desde que tuvo que dimitir como coordinador federal en la organización que lideró entre 2000 y 2008, paradójicamente también, con el cofundador del partido morado Juan Carlos Monedero como asesor de confianza en su primera etapa, ha centrado buena parte de sus esfuerzos organizativos en construir sus propios proyectos.

Tras dimitir del cargo en el que lo relevó Cayo Lara, asumiendo que había dejado a IU con la peor representación de la historia de la formación —dos escaños en el Congreso, de los cuales uno era de su aliado electoral ICV—, comenzó su exilio interior en Asturias. Fue entonces cuando fundó Izab, ya como diputado regional y coportavoz. Desde esta trinchera, cuyo domicilio social se situó en la madrileña calle Olimpo 35, curiosamente la sede de IU, reeditó sus viejos postulados de acercase al PSOE y enfrentarse al PCE. La convivencia con el llamazarismo comenzó así a deteriorarse durante el mandato de Cayo Lara, pero con la llegada de Alberto Garzón se rompieron todos los puentes.

El coordinador federal de IU, Cayo Lara. (EFE)
El coordinador federal de IU, Cayo Lara. (EFE)

Una travesía que ha realizado principalmente de la mano del exjuez Baltasar Garzón, aunque por este camino también ha unido fuerzas con otras personas como Beatriz Talegón, Cristina Almeida o Federico Mayor Zaragoza, con quienes ultimó en 2015 una candidatura progresista alternativa a Podemos que finalmente no se acabó fraguando. Más bien se firmó una tregua al constatar que no se producía la confluencia entre Podemos e IU en las elecciones generales de aquel mes de diciembre, las primeras a las que se presentó la formación liderada por Pablo Iglesias.

Su principal objetivo era evitar un "desembarco" en Podemos recogiendo bajo el paraguas de la plataforma, Por la Izquierda, a la militancia reticente a esta operación de lo que denominaron "liquidadores garzopodemitas". La lista electoral comenzó a elaborarse con la ayuda de cuadros pertenecientes a otras pequeñas organizaciones como Somos Izquierda (Talegón), Ezkerra-Berdeak, Los Verdes, Nova Esquerda Socialista Galega, el Partido Humanista y la plataforma Convocatoria Cívica del exjuez Baltasar Garzón. Sin embargo, la tregua duró solo unos meses, puesto que en la repetición electoral de junio de 2016 se produjo la confluencia entre ambas formaciones.

Para entonces, el proyecto de Por la Izquierda ya había eclosionado. Talegón anunciaba que dejaba la plataforma y cargaba contra Baltasar Garzón y Llamazares. Solo buscan "quitarle votos a Alberto Garzón", afirmaba, criticando que en realidad lo que Garzón y Llamazares pretendían era "destrozarlo todo", en lugar de unir a la izquierda. "Y yo a eso no juego", justificaba mientras dejaba claro que se había sentido utilizada. "Desde Somos Izquierda hemos visto la jugada. Nosotros no somos matarifes de la izquierda", sentenciaba.

Una de las primeras paradas del largo viaje del tándem Gaspar Llamazares-Baltasar Garzón se produjo en el año 2012

Una de las primeras paradas del largo viaje del tándem Llamazares-Baltasar Garzón, que desemboca ahora en la expulsión del primero de IU por querer competir electoralmente desde el partido Actúa contra su propia organización, se produjo en 2012. Concretamente el 22 de diciembre de aquel año, coincidiendo con la presentación de 'El libro rojo de Gaspar Llamazares', que Baltasar Garzón había prologado.

El exjuez abría la puerta a la vuelta de ambos a la primera línea política al responder, a preguntas de los periodistas: "Para mí no es una prioridad en este momento dar ese paso, pero aquí estamos". Y añadía: "Que nadie vea en este libro un testamento o legado de su autor para la historia. Estamos ante una propuesta de futuro, que comparto, como llamamiento para toda la izquierda. La organizada y la movilizada. La frustrada y la atomizada. La transformadora y la institucionalizada. Solo juntos, sumando, podremos articular un nuevo horizonte de futuro para todos. Y ese futuro se escribirá. Se hará. Con personas como Gaspar Llamazares".

Ambos volvieron a la carga en agosto de 2017, cuando inscribieron el partido político Actúa, según dijeron en un principio, "sin vocación electoral". Eso sí, se matizaba, reciclando un ya clásico argumentario: "Actúa solo empezaría a construirse como tal —y solo si así se decidiese en el seno de la plataforma—, en el caso de que las políticas de unidad de acción dentro de la izquierda y entre las fuerzas del cambio no diesen el fruto deseable". Entre los representantes legales que figuran en la ficha de partidos políticos del Ministerio del Interior figuran la hija de Garzón, María Garzón, o el coordinador general del 'think tank' del exjuez, Ángel Viviente. Como domicilio social ya no se eligió la calle Olimpo, por razones obvias, sino el número 37 de la calle Ribera de Curtidores, donde tiene su local de reuniones Izab.

El exjuez español Baltasar Garzón. (EFE)
El exjuez español Baltasar Garzón. (EFE)

Nuevas siglas y viejas amenazas, aunque esta vez con total vocación de consumar su vocación disidente en escisión, como demuestran unos audios a los que tuvo acceso este diario. Se trata de una reunión celebrada el pasado mes de mayo en la que Llamazares y Baltasar Garzón plantearon su propósito de formar una candidatura electoral propia, que pudiese arrastrar a una parte de las bases de IU. El ex coordinador federal de IU asumía que, para dar el salto de una formación a otra nueva, tendría "que desvestir un santo para vestir otro", en referencia a IU y Actúa.

"Yo tengo disponibilidad, porque sé que, para las europeas, o vamos como cabeza [de lista] o no sacamos nada. Y no solo una cabeza, sino que hay que buscar en algunos territorios que tienen mucho voto, como Cataluña y Andalucía, más referentes para las europeas", argumentaba Llamazares. Exigía también a los presentes que no se produzca "ruido interno, porque como lo haya, detrás del nuestro [nombre] no va nadie". El resto de las conversaciones ponían de manifiesto algunos de los temores que ya expresó el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, sobre un posible caso de transfuguismo y que había llevado a la comisión colegiada del partido a pedir a sus afiliados que participan en Actúa que aclarasen si apoyarán candidaturas que compitan electoralmente con IU.

"Presento una candidatura y luego construyo un partido. Eso decimos", lanza Llamazares, hablando siempre en plural acompañado de Baltasar Garzón, que apenas realiza breves matizaciones o añadidos. "Tanto Baltasar como yo queremos dar una respuesta que sea al mismo tiempo unitaria y que nos permita llegar a las municipales, autonómicas y europeas, porque este señor y yo vamos a tener que comernos las candidaturas, las más importantes por lo menos", insiste el ex coordinador general de IU. Unas intenciones que este domingo pondrán punto y final a la andadura política de Llamazares en IU. Próxima parada: el salto electoral de Actúa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios