además de la rebaja para 2019 hasta el 2,2%

Economía admite que la economía flaquea y bajará el crecimiento de 2018 otra décima

El crecimiento en 2018 quedará fijado en el 2,5% después de dos rebajas de una décima en las previsiones. La oposición cree que la economía es una baza de desgaste de Sánchez

Foto: Nadia Calviño, tras una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)
Nadia Calviño, tras una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

La rebaja del Gobierno de la previsión de crecimiento para 2019 hasta el 2,2% anunciada el jueves por la ministra de Economía, Nadia Calviño, tendrá una segunda parte. El crecimiento económico de 2018 será finalmente del 2,5%, frente al 2,6% que figuraba como última previsión del Ejecutivo, según fuentes del Gobierno. La rebaja de la décima al cierre de 2018 se suma a otras anteriores, pues en octubre ya hubo una rebaja en la estimación, del 2,7% al 2,6%. El goteo de noticias sobre el enfriamiento económico puede acabar pesando sobre la duración de la legislatura, hasta ahora solo pendiente del tema catalán.

Los datos de 2018 no se conocerán hasta que el Instituto Nacional de Estadística los publique a final de enero, pero en el Gobierno ya se da por hecho que el crecimiento en 2018 será del 2,5%. España seguirá por encima de lo previsto para la zona euro, un 2%, pero por debajo de las previsiones de hace meses. En abril, el Gobierno de Mariano Rajoy elevó la previsión hasta el 2,7%. Así, el cierre del año estará dos décimas por debajo de lo previsto hace ocho meses.

El cierre del año estará dos décimas por debajo de lo previsto hace ocho meses

"Si hubiéramos mantenido la senda de déficit del 1,8%, hubiéramos revisado al alza el crecimiento económico, pero un ajuste fiscal más fuerte supone un menor crecimiento", justificó el jueves Calviño en RNE, y añadió que la previsión del 2,2% supone un crecimiento "sólido y muy por encima de los países del entorno". El Ejecutivo culpa de esa revisión a la baja al menor objetivo de déficit impuesto por el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.

El crecimiento del 2,5% en 2018 se ajusta a las previsiones del Banco de España, que a principios de diciembre ya realizó esa nueva estimación a la baja. Entonces, el banco central culpó al deterioro del sector exterior de esa revisión, entonces la más pesimista de los organismos internacionales. España, un país con una elevada aportación de las exportaciones al PIB, sufre cuando el comercio mundial flojea.

El goteo de pequeñas malas noticias económicas tiene influencia política. En la ecuación de Pedro Sánchez para prorrogar su estancia en Moncloa y no adelantar elecciones, está introducida la variable catalana y el juicio del 'procés', más las aspiraciones del PSOE en las elecciones de mayo. Pero el efecto económico puede empezar a pesar. El PP y Ciudadanos consideran que la economía es una baza de oposición para ellos. Consideran que incluso medidas populares como la subida del SMI no compensan el recelo que muchos españoles muestran hacia el PSOE en temas económicos desde la gestión de la crisis de Zapatero, y más porque los Presupuestos dependen del voto del independentismo catalán. El Ejecutivo quiere dar la batalla del discurso económico con un plan a final de mes que, según publicó 'El País', vire el debate del independentismo a la economía.

Según el último barómetro del CIS, los españoles son cada vez más pesimistas sobre la economía. Un 26% de los encuestados consideró que la economía dentro de un año estará peor que ahora. Solo un 15,2% contestó que estará mejor. El número de optimistas es el más bajo desde 2013, en el peor momento de la crisis económica.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios