comparecencia en el congreso sobre indultos

El abogado de Puigdemont augura una fuga larga: "Le he dicho que aprenda flamenco"

Jaime Alonso Cuevillas avisa de que llevará a instancias internacionales una reforma que limite la concesión de indultos a delitos de rebelión por la parcialidad de España

Foto: Jaime Alonso Cuevillas, abogado de Puigdemont. EFE
Jaime Alonso Cuevillas, abogado de Puigdemont. EFE

El Congreso de los Diputados ha acogido una morbosa declaración. Uno de los abogados de Carles Puigdemont, Jaime Alonso-Cuevillas, catedrático de procesal, ha comparecido como experto en la comisión que tramita la reforma de la ley del indulto. Aunque ha sido una comparecencia técnica, todo se ha interpretado en clave del juicio del procés. Así, sus palabras cobraban otra dimensión. Como cuando por ejemplo ha dicho: "Los tribunales han de aplicar la ley sin hacer política, pero el Gobierno sí puede hacer política". Posteriormente ha aclarado que sus clientes no piensan pedir el indulto y que aunque en su exposición parecía confiar en la justicia española no aconseja a Puigdemont que vuelva a España: "Le he recomendado que aprenda flamenco".

La Comisión de Justicia del Congreso tramita la reforma de la ley del indulto, una norma de 1870 que deja manos libres al Gobierno para reparar condenas. El PP ha planteado que se prohíba conceder indultos a condenados por rebelión y sedición, en un intento claro por evitar que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tenga esa baza en su negociación con los independentistas. Alonso-Cuevillas ha advertido de que si se aprueba esa reforma lo intentaría convertir en un arma a su favor. "Si aprovechan esta tramitación, como algunos grupos pretenden, para limitar a futuro la posibilidad de que se puedan indultar los delitos de rebelión y sedición incluso me hacen un favor porque naturalmente lo llevaré a las instancias internacionales para que vean la falta de neutralidad respecto a este asunto".

"No he venido a solicitar ningún indulto que ni lo pretendo ni lo pretenden mis clientes"

"El derecho de gracia tiene por objeto mitigar la dura y fría aplicación de la ley que puede ser injusta", ha insistido Alonso-Cuevillas que se ha mostrado partidario de no limitar los supuestos. "Es un derecho de gracia. Nos equivocariamos si lo limitamos". Alonso-Cuevillas ha pedido abstraerse del momento político y pensar en una reforma legal que dure una generación. Su argumento es que en todos los delitos, por terribles que sean, puede haber circunstancias extraordinarias que aconsejen el indulto. "Si hacemos abstracción del momento político tan convulso no es conveniente poner un catálogo de delitos sobre el papel. Por muy execrable que sea un delito se pueden dar dudas, situaciones personales en las que sea conveniente conceder el indulto".

Carles Puigdemont en un acto en Bélgica. (EFE)
Carles Puigdemont en un acto en Bélgica. (EFE)

La tramitación de la ley ha contado con comparecientes algunos de los cuales han sugerido fórmulas para limitar la discrecionalidad de los indultos, como que el Congreso tenga algo que decir. La de Alonso-Cuevillas es de las que más interés ha suscitado. Como él mismo ha reconocido a los periodistas a la salida, no es solo un catedrático. "He comparecido como catedrático de procesal y exdecano del colegio de abogados de Barcelona pero a nadie se le escapa que soy abogado del president Puigdemont y de varios consellers acusados y por este motivo había mucha suspicacia en cuanto a mi intervención". Alonso-Cuevillas ha intentado hacer una exposición técnica aunque ha admitido que no hay forma de huir de cierta subjetividad. "Subjetivos lo somos todos, ni la estadística es objetiva porque depende de los datos que se tomen en consideración. He venido a dar mi opinión técnica respeto a la ley indulto actual y a la ley de indulto que se proponen. No he venido a solicitar ningún indulto que ni lo pretendo ni lo pretenden mis clientes".

"Cuando los tribunales hacen política, mal vamos. Pero la aplicación rigurosa de la ley puede resultar injusta"

Durante su comparecencia, insitió en que no espera resoluciones políticas de los tribunales. "Cuando los tribunales hacen política, mal vamos. Pero la aplicación rigurosa de la ley puede resultar injusta. Puedes estar ante un delito de la máxima gravedad y que sea injusto". "Los tribunales deben aplicar la ley incluso cuando la ley es dura, no hacer política. Cuando la ley es dura y requiere una condena deben condenar y no deben condenar cuando no hay delito aunque esté en juego la unidad de la patria", ha matizado luego ante la prensa.

Alonso-Cuevillas ha señalado que aún no han decidido si pedirán la comparecencia de Rajoy, Sáenz de Santamaría y de otros políticos clabves del procés, algo a lo que el tribunal del Supremo se muestra partidario, según publicó este diario. Como su comparecencia ha sido muy técnica a la salida le han preguntado si la confianza que parecía traslucir en la figura del indulto le llevaría a recomendar a Puigdemont que volviera a España: "No tengo ninguna confianza en el sistema judicial español ni en el indulto en este asunto y por tanto, como buen abogado, le he recomendado a Carles Puigdemont que aprenda flamenco".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios