y políticos como ernest maragall

Condenan a entidades independentistas por ataques contra Sociedad Civil Catalana

La sentencia, sobre la que cabe recurso de apelación, obliga a los condenados a abonar solidariamente a la entidad, en concepto de indemnización, la suma de 15.000 euros

Foto: El actual presidente de SCC, José Rosiñol (c), junto a dirigentes políticos durante la movilización con motivo del 12 de octubre en Barcelona. (EFE)
El actual presidente de SCC, José Rosiñol (c), junto a dirigentes políticos durante la movilización con motivo del 12 de octubre en Barcelona. (EFE)

Diversas entidades independentistas y políticos, como el dirigente de ERC Ernest Margall, Josep María Terricabras o Ramon Tremosa, han sido condenados por intromisión en el derecho al honor de Societat Civil Catalana. Así lo ha resuelto el juzgado de primera instancia número 41 de Barcelona tras una denuncia interpuesta por la entidad a raíz de la difusión y firma del manifiesto titulado 'La societat civil de Catalunya per la dignitat', con el que se denuncia que el Parlamento Europeo hubiese premiado a esta entidad civil.

La sentencia, sobre la que cabe recurso de apelación, obliga a los condenados a abonar solidariamente a Societat Civil Catalana, en concepto de indemnización por daños y perjuicios, la suma de 15.000 euros, además de al pago de las costas del juicio. El escrito aduce que el manifiesto difundido por los demandados vierte "insidias difamatorias de extrema gravedad, que solo pueden haber sido proferidas de mala fe y con pleno conocimiento de su falta de veracidad y del daño que causan".

En el fallo se añade que los demandados dan por ciertos hechos que no solo son en sí falsos sino que también lo son desde el punto de vista jurídico, pues no aportan prueba alguna de los mismos, ni de las supuestas investigaciones en que pretenden sustentarlos, y deben presumirse inexistentes, con lo que la actuación no se incardina en el derecho a la libertad de expresión e información, al no tratarse de meros juicios de valor políticos negativos sino de afirmaciones de hecho ajenas a la verdad que no pueden prevalecer sobre el derecho al honor.

Los demandados acusaron al entonces presidente de la junta directiva de SCC, Josep Ramón Bosch, de ser un declarado admirador de Blas Piñar, "famoso líder político de extrema derecha", y animaban a las instituciones europeas a no conceder más premios, como el que recibió SCC, a “movimientos y asociaciones vinculadas con ideas extremistas y xenófobas que no tendrían que recibir nunca más ningún premio por parte de esta institución”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios