en plena polémica por su estado de salud

La jueza prorroga el secreto del caso Zaplana pero le oculta sus argumentos

Notifica un auto en el que mantiene la reserva sobre los fundamentos de derecho que le llevan a alargar, un mes más, la reserva de las actuaciones

Foto: Zaplana antes de su ingreso en prisión. (EFE)
Zaplana antes de su ingreso en prisión. (EFE)

La instructora del caso Zaplana decretó hace unos días una nueva prórroga del secreto que pesa sobre el procedimiento en el que se investiga al expresidente de la Comunidad Valenciana y que estalló el pasado mayo con la entrada en prisión del 'popular'. La responsable del caso Erial dictó un auto para argumentar su decisión, pero ha mantenido los motivos que le llevan a hacerlo también en reserva para las partes.

El escueto escrito notificado a Zaplana, al que ha tenido acceso El Confidencial, no incluye por tanto argumentación alguna y se limita a reflejar la parte dispositiva. Como antecedentes de hecho muestra, exclusivamente, la fecha de la anterior prórroga del secreto, dictada en noviembre. Los fundamentos de derecho quedan sustituidos por unos puntos suspensivos. En la disposición final acuerda "prorrogar el secreto de las actuaciones para todas las partes excepto para el Ministerio Fiscal" y precisa que se dará cuenta a estas únicamente de la parte dispositiva y los antecedentes.

La prórroga se ha producido en pleno repunte de la polémica por el mantenimiento en prisión de Eduardo Zaplana, que fue ingresado hace unos días en La Fe por complicaciones en una dolencia derivada del trasplante al que se sometió para paliar su leucemia. La magistrada le ha denegado la salida de prisión en varias ocasiones y no considera que su delicado estado de salud sirva para paliar el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.

En un auto de hace unas semanas rechaza la oferta de colaboración del acusado bajo la justificación de que puede tratarse su dolencia en cualquier lugar, también allí donde hay "paraísos fiscales". La magistrada María Isabel Rodríguez asegura que la enfermedad del considerado cabecilla del caso Erial no congela el peligro de que escape a la acción de la justicia. "Hospitales hay en todos los países, incluidos los paraísos fiscales", destaca la magistrada que no da crédito a la oferta de cooperación que formuló Eduardo Zaplana, dispuesto a facilitar el detalle de sus cuentas que el Juzgado rastrea a través de comisiones rogatorias a distintos estados que aún están pendientes de respuesta.

El que fuera ministro de Trabajo con el PP ingresó en la cárcel de Picassent hace más de siete meses junto a varios de sus colaboradores en el caso Erial, los presuntos testaferros Joaquín Barceló y Francisco Grau. En el caso, que también afecta al exdirector general de la Policía Juan Cotino, se le atribuyen delitos como cohecho, prevaricación, malversación, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, fraude en la contratación, delito fiscal, falsedad documental y de formar una asociación ilícita y un grupo criminal organizado para delinquir.

A cargo de la Fiscalía Anticorrupción y la titular del Juzgado de Instrucción 8, la causa trata de delimitar el blanqueo de más de 10 millones de euros procedentes del cobro de comisiones ilegales por la adjudicación de contratos públicos entre ellos la concesión de las ITV y el plan eólico, durante la etapa de Zaplana al frente de la Generalitat.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios