acto del presidente popular en Pamplona

El pacto en Andalucía, síntoma del plan de Casado para España tras los comicios de 2019

Casado deja constancia de que lo ocurrido hoy en esta comunidad no va a ser el único caso de la suma de fuerzas "constitucionalistas" tras las elecciones autonómicas y municipales de mayo

Foto: Casado posa junto a las candidatas Ana Beltrán (izquierda) y Carmen Alba, este jueves en Pamplona. (EFE)
Casado posa junto a las candidatas Ana Beltrán (izquierda) y Carmen Alba, este jueves en Pamplona. (EFE)

Apenas unos minutos después de que el PP y Ciudadanos consumaran el cambio de rumbo político en Andalucía con la elección de la Mesa del Parlamento provincial que precederá al nombramiento en los próximos días de Juanma Moreno como nuevo presidente con el apoyo de Vox, a casi mil kilómetros de distancia de Sevilla, en Pamplona, el presidente de los populares, Pablo Casado, ha dejado constancia de que lo ocurrido en esta comunidad no va a ser el único caso de la unión constitucionalista tras las elecciones autonómicas y municipales del próximo mes de mayo.

La fotografía de hoy en Andalucía evidencia las pretensiones del PP de cara a los comicios de 2019, que van a ser fundamentales para construir un "dique de contención" ante "abertzales y radicales". Casado ha sido muy elocuente al respecto. “Si hay un acuerdo entre los constitucionalistas en Andalucía, por qué no va a haberlo en Navarra y en tantas autonomías, ciudades y provincias de España que lo que quieren es tener mejores políticas y, sobre todo, un partido al frente que respete la creación de empleo, la unidad de España y nuestro prestigio internacional”, ha aseverado.

"Si hay un acuerdo entre los constitucionalistas en Andalucía, por qué no va a haberlo en Navarra y en tantas autonomías y ciudades de España", asevera

Es más, Casado ha asegurado que el “cambio histórico” que se ha consumado esta mañana en el Parlamento de Andalucía, que va a estar presidido por Ciudadanos con Vox con presencia en la Mesa de la Cámara autonómica, va a ser el “preámbulo” de lo que va a ocurrir tras las elecciones autonómicas y municipales, donde ha apostado porque las fuerzas "constitucionalistas" sumen sus fuerzas para dar “unas nuevas expectativas de futuro más optimistas” a los españoles. Y con la mirada a más largo plazo, Casado ha afirmado que Andalucía constituye la "primera piedra" para que el PP vuelva a recuperar el Gobierno español. No obstante, en todo momento ha eludido aludir a la formación de Santiago Abascal como posible compañero de este pretendido cambio, tal y como va a ocurrir en la comunidad todavía presidida por Susana Díaz.

El líder del PP ha dejado claras sus pretensiones de constituir frentes "constitucionalistas" en el conjunto de España tras los comicios de mayo en un acto celebrado en Pamplona para presentar a los candidatos del partido de cara al Gobierno de Navarra, donde repetirá la presidenta de los populares navarros, Ana Beltrán, y al Ayuntamiento de la capital, cuya lista estará encabezada por el exdelegada del Gobierno en esta comunidad, Carmen Alba. En su intervención han sido numerosas la alusiones a Navarra y a la necesidad de desalojar al nacionalismo de sus instituciones. No ha faltado tampoco el simbolismo. Sujetando la bandera de Navarra que estaba situada en un lado del escenario junto a otras enseñas, el presidente del PP ha reivindicado que Navarra "no es anexo de nadie ni apéndice de nadie" frente a las pretensiones del nacionalismo vasco, ya que "tiene suficiente historia para seguir siendo una comunidad foral, española, europea y libre". "Navarra lleva 40 años siendo parte esencial de la Constitución y de la España democrática", ha remarcado.

Casado ha advertido de que existe una "situación límite" en Navarra y "una hoja de ruta negativa para los intereses" de los ciudadanos configurada por el PNV y EH Bildu. En concreto, ha denunciado el "adoctrinamiento intolerable" de los niños de hasta seis años a través del programa educativo Skolae, que entre otras cuestiones plantea "juegos eróticos" entre los más pequeños, la "discriminación de lengua" en una comunidad en la que solo el 7% de la población habla euskera y que está "aplastando la libertad lingüística de los navarros que quieren comunicarse en el idioma de la inmensa mayoría", o la pretensión del nacionalismo de "diluir los límites territoriales" para "equiparar" a Navarra con el País Vasco.

La alusión al "cambio histórico" que se inicia hoy en Andalucía, y que está "protagonizado" por el PP, ha cerrado la intervención de Casado, quien ha garantizado que el próximo gobierno de Juanma Moreno "no va a defraudar a los andaluces y al ansia de cambio que nos exigieron", en especial, de cara a "levantar alfombras y abrir cajones y ver que han hecho en estos 36 años esa red clientelar y corrupta del Partido Socialista con Izquierda Unida y ahora con Podemos". "Faltaba que tuviéramos la oportunidad de gobernar en Andalucía y de que sumáramos entre las fuerzas del cambio para que hubiera una nueva expectativa de futuro para los andaluces", ha enfatizado para, a continuación, celebrar que "hoy es un día que marca una expectativa optimista de la posible formación de gobierno a mediados del mes de enero".

La presentación de las candidaturas del partido para las dos plazas más importantes de la Comunidad Foral ha supuesto el regreso de Casado a Pamplona tras su visita a los pasados Sanfermines, en plena campaña interna para elegir al sucesor de Mariano Rajoy al frente del partido, cuando fue increpado por un grupo de personas, que le recibió con insultos, abucheos y algún empujón. Entonces, denunció "los intentos de los 'batasunos' para quitarnos la libertad". Hoy ha aludido estos hechos para denunciar el "totalitarismo, el matonismo y la cerrazón" de los 'abertzales', a quienes ha advertido de que los populares "seguiremos viniendo cuando nos dé la gana con la cabeza alta". Como también, según ha dejado constancia, a Alsasua, a donde Casado acudió en junio para mostrar en persona su apoyo a los guardias civiles tras la agresión a dos agentes y sus parejas en octubre de 2016, hechos por los cuales han sido condenados ocho jóvenes a entre dos y trece años de prisión por los delitos de atentado a los guardias civiles, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

Desvelar las "21 medidas" de Torra

En su intervención, que se ha prolongado por más de 40 minutos, no han faltado las duras críticas a la postura que mantiene Pedro Sánchez en relación al desafío soberanista de Cataluña. Así, Casado ha anunciado que su partido va a presentar en el Congreso de los Diputados una petición para que el presidente del Gobierno desvele de "forma oficial" el "documento con las 21 medidas propuestas" por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión que ambos mantuvieron el pasado jueves de forma previa a la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona de día siguiente. "Los españoles quieren saber lo que está negociando a espaldas de la sede de la soberanía nacional", ha aseverado el líder del PP, quien ha censurado que Sánchez "acudiera al Palacio de Pedralbes como si fuera el presidente de un país extranjero" y que "luego ocultara que en esa reunión ha recibido 21 propuestas" por parte del presidente catalán. "Su palacio no vale la humillación de toda España. Ponga orden ya y no acepte estas exigencias tan lesivas", ha reclamado al presidente del Gobierno.

Casado, durante la ofrenda floral en homenaje a las víctimas de ETA. (EFE)
Casado, durante la ofrenda floral en homenaje a las víctimas de ETA. (EFE)

Casado ha finalizado su visita a Pamplona con una ofrenda floral en homenaje a las víctimas de ETA ante el Monumento a las Víctimas del Terrorismo situado en la Plaza Baluarte. A este respecto, ha denunciado la "performance" que va a organizar este viernes y sábado en la capital navarra la red de apoyo a los presos etarras Sare, que va a reproducir una celda de ocho metros en el céntrico Paseo de Sarasate, frente al Parlamento de Navarra, para recrear cómo viven los etarras encarcelados. Durante estos dos días, según apunta esta entidad, representantes políticos, sindicales, sociales, culturales y de los medios de comunicación permanecerán en la celda durante unos 30 minutos cada uno dentro de una iniciativa que busca "socializar la conculcación de los derechos humanos" de los presos etarras. Ante este "show" que pretende "blanquear la historia criminal" de ETA, el presidente del PP se ha preguntado "qué tenemos que hacer los que defendemos a las víctimas que asesinaban esos presos". "¿Tenemos que poner ataúdes para que experimenten lo que sienten las víctimas?", ha clamado Casado, quien ha censurado que el alcalde, Joseba Asirón (EH Bildu), se "ensañe en estas fechas de forma tan atroz con más de 800 familias que vieron a su familiar asesinado".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios